La mentira Pecado Capital.


Por:Arthur González.

Ahora le tocó el turno a la iglesia católicacubana, para recibir ataques y calumnias de parte de la llamada “disidencia” que es realmente delincuencia. Los cubanos decentes y honestos llevamos 50 años denunciando las mentiras de los que al compás de los dólares norteamericano, han cumplido al pie de la letra sus planes subversivos contra esta Isla. Las mentiras inventadas han sido solo porque decidimos dejar de ser una neo colonia yanqui.

¿Cuántas veces los delincuentes, digo, “disidentes” nos han acusado de que son arrastrados, golpeados y otras falsedades más, siendo una total mentira  y que muchos se las han creído?  Algunos sacerdotes también han caído en esa trampa, incluso el propio arzobispo de Santiago de Cuba hizo declaraciones a la prensa, el pasado julio 2012, donde calificó de “indigna e injustificable” la “agresión” ocurrida el domingo 17.07.2011 a la salida del Santuario Nacional de El Cobre, contra las llamadas Damas de Blanco. Pura y burda mentira.

Ahora el obispo de Holguín-Tunas, Monseñor, Emilio Aranguren Echeverría, ha sido la víctima de estos ataques, acusándolo de haberle dado un manotazo a uno de los asalariados de la mafia anticubana de Miami, cuando se introdujo en la Catedral de San Isidoro de Holguín y se negaba a abandonar el Templo, siguiendo las órdenes de sus patrocinadores en los EE.UU.

Al igual que este caso, Roberto Betancourt, párroco de la iglesia de Nuestra Señora de la Caridad, ubicada en la Habana, también sufre los ataques difamatorios del ladronzuelo Vladimir Calderón Frías, uno de los que violó la tranquilidad y el espacio del templo, quedándose por la fuerza dentro de la iglesia junto con 12 personas más, siguiendo orientaciones de Miami. Vladimir dice que fue golpeado y arrastrado por las autoridades para sacarlo del Templo, lo cual fue negado por el sacerdote y aseguró que la acción fue filmada y se puede demostrar que este delincuente miente.

Ninguno o casi ninguno es realmente creyente de la fe cristiana, no tienen ética ni moral, no la conocen. Por eso mienten, difaman y manipulan a cuantos puedan, la meta es cobrar el dinero que envían desde Miami, una parte de los 20 millones de dólares que aprueba anualmente el gobierno norteamericano para las acciones de Guerra Sucia contra Cuba, entre ellas la de crear, preparar y sostener una supuesta disidencia interna, que por cierto muchos son agentes de la Seguridad del Estado que han declarado en la TV las orientaciones y planes diseñados en las organizaciones fomentadas por la CIA, según los propios documentos oficiales yanquis desclasificados en los últimos años.

También están difamando ahora al propio Cardenal Jaime Ortega por no prestarse al juego de mantener a estos delincuentes dentro de las Iglesias y hasta el vocero de la arquidiócesis de la Habana, fue acusado de comunista, comparando sus escritos con los del periódico oficial del Partido Comunista.

Con estas acciones somos más los que conocemos quien es quien. No obstante los “disidentes” no tendrán cabida en el Cielo. Veremos quién los acogerá.

Publicado el 03/20/2012 en Política, Religión. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: