Vergüenza contra Dinero.


Por:Arthur González.

El pasado 16.03.2012 un minúsculo grupo de asalariadas de Miami, en el marco de las acciones orientadas por la mafia anticubana para entorpecer la próxima visita de Benedicto XVI  a Cuba, intentaron orquestar una nueva provocación callejera en la Habana.

Para esta nueva acción, Berta Soler, su autotitulada  “presidenta”, conocida como “la Chiva prieta”, se vio obligada a recurrir al llamado de algunas de sus asalariadas del interior del país, para poder hacer un grupo mayor al que puede reunir con las de la capital y hacerle ver a la prensa que amplifica sus payasadas, que son muchas mujeres las que protestan.

Me pregunto, ¿no ve el mundo las imágenes de la TV cuando millones de cubanos y cubanas, llenan las principales plazas para demostrar su apoyo incondicional a la Revolución y su decisión de enfrentarse a los planes macabros del Imperio de intentar matar por hambre y enfermedades a este pueblo?

¿Qué representan en un país de 11 millones de habitantes 50 mujeres? Con esto basta para darse cuenta de la manipulación que se hace mediante campañas mediáticas de forma permanente contra la Revolución. Ese es el verdadero motivo de la prohibición del gobierno norteamericano para que sus ciudadanos no puedan viajar a Cuba, pues al ver la realidad, bien distinta a la que le hacen creen, se opondrían a que su gobierno asigne anualmente 20 millones de usd para la mafia miamense en su Guerra Sucia contra Cuba, dinero que pagan los contribuyentes para que los asalariados de aquí y de allá, puedan vivir sin trabajar.

Lo que no han dicho los cables fue el hecho vergonzoso de este 16 de marzo, cuando una veintena de estas asalariadas de Blanco, salieron a la calle usando unas caretas o máscaras de cartón con la imagen grotesca de Laura, llena de arrugas y una mueca que la hace parecer una bruja, en vez de un ser humano normal. Por supuesto que las mascaras las enviaron desde Miami. Realmente no me explico cómo su propia hija y viudo, permitieron ese espectáculo deprimente y burlesco que se parecía más al carnaval de Venecia que a una provocación contrarrevolucionaria.

Esta es entre muchas otras razones, por lo que en casi 9 años no han podido sumar a este engendro a jóvenes universitarias, trabajadoras, profesionales o personas con educación y decencia.

Por eso cuando el sitio Cubaencuentro, El Nuevo Herald y otros medios de prensa, se refirieron al hecho y al motivo de la celebración, se volvieron a equivocar al calificarlo del “aniversario de la Primavera Negra”.  Craso error. En todo caso fue el aniversario de “Las negras en Primavera”, pues sin racismo alguno, la mayoría de las que Berta Soler, “la Chiva prieta”, ha podido atraer a su “compañía” son de su misma raza, la negra.

Me gustaría ver si Ileana Ros Lehtinen, Silvia Iriondo y Ninoska Pérez son capaces se aceptar desfilar junto a esa comparsa de negras y mulatas. Estoy seguro que hasta ahí llegaría su reclamo de democracia y derechos humanos para la llamada oposición cubana.

Publicado el 03/20/2012 en Política, Religión. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: