La candanga de Miami.


Por:Arthur González

Con el dolor y rabia aun frescos por el papelazo que hicieron antes y durante la visita del Papa Benedicto XVI, la mafia anticubanade Miami continua con el viejo disco, ya rallado por su reiteración, tratando de que la gente se trague el cuento de que la contrarrevolución que ellos sufragan en Cuba, es reprimida por el régimen.

¿No habrán visto allá en la calle 8 y en el café Versalles el desfile domincal de sus asalariadas por la 5ta Avenida habanera, cual si fueran estrellas de Hollywood, seguidas y asediadas por las cámaras y micrófonos de 100 periodistas de 37 medios de prensa internacional, sin que nadie las reprimiera? Hasta cuándo van a seguir engañando a la gente con el cuento de la represión.

Por supuesto, los opositores recalcitrantes por la presencia del Santo Padre en Cuba, gritaron, amenazaron y presionaron hasta más no poder. Como era de esperar, entre ellos estaban los congresistas de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen, el demócrata Robert Menéndez y el republicano Marco Rubio, a los que no les importa el pueblo cubano un comino, sino el negocio millonario de la supuesta “disidencia” en Cuba, la que al fin y al cabo garantiza que el gobierno norteamericano desembolse 20 millones de dólares anuales, de los cuales ellos se llevan seguramente una parte

En Miami, se han declarado decepcionados porque su Santidad privilegió una reunión con Fidel Castro y no con la disidencia. ¿Pero alguien con cordura puede comparar a un estadista de la estatura internacional de Fidel con una Berta Soler, inculta y chusma? Podrán simpatizar con los Castro o no, tener opiniones positivas o negativas, pero no reconocer que su inteligencia, preparación y visión estratégica son excepcionales, hace a los representantes de la Mafia anticubana muy escasos de mente. Ninguno de los llamados “opositores” tiene carisma, capacidad de liderazgo, inteligencia y la oratoria de Fidel, decir lo contrario pone a los contrarrevolucionarios en el justo lugar que merecen.

La llamada “disidencia” no salen del mismo discurso, que si son reprimidas, que si detenidas, que les impidieron caminar, que no hay libertad de expresión, en fin más de lo mismo. Pero la otra cara de la baraja demuestra que ninguna ha estado en un centro hospitalario por golpeaduras, no hay una sola cabeza rota o un brazo partido, todos están llenos de grasa y celulitis por comer más de la cuenta y sin trabajar, sus energías solo las emplean en hablar con la prensa o con diplomáticos que únicamente se creen sus cuentos.

La gente se cansa de escuchar el mismo discurso y sus mentiras, como la que divulgó a los cuatro vientos Yoani Sánchez del supuesto tiroteo contra un auto de la embajada venezolana y al final fue una piedra de una cortadora de césped que le dio al cristal del auto. Así son todas las calumnias de esa contrarrevolución de centavos.

Por eso me pregunto ¿Señores hasta cuándo será la misma candanga?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: