El que no debe estar ausente. (#Cuba #Venezuela)


La campaña electoral tiene dos participantes que representan dos ideologías, dos visiones del mundo.
Uno, Capriles, el candidato oligarca. Se comporta como es tradición en las elecciones burguesas: promete cualquier disparate, se mantiene en la superficie de los problemas, se guía por lo que aconsejan las encuestas y, frecuentemente, cuando se sale del guión, mete la pata.
Para este candidato las elecciones son una vulgar operación de marketing, un problema técnico, él es una pieza en una inmensa operación de publicidad. Se vende como una mercancía novedosa, con mejor empaque, promete curarlo todo con solo dos cucharadas. Es, en otras palabras, un fraude, una oferta engañosa, se parece a los jarabes milagrosos que ofrecen en las fiestas patronales de los pueblos: mucho dulce, linda botellita y más nada.
Como este candidato conocemos muchos en más de medio siglo de elecciones burguesas, así eran todos en el pasado. El pueblo compraba el menjurje milagroso y al otro día caía en cuenta de la estafa, cuando ya era tarde. La democracia burguesa no acepta devoluciones.
Frente a este Capriles, al intento de regresarnos a lo viejo y sumergirnos en las “heladas aguas del cálculo egoísta”, aparece el Comandante Chávez. Tiene la compleja tarea de dirigir el tránsito hacia un nuevo mundo, de romper con la tradición de siglos de dominación y de hacer estallar la lógica del capitalismo. Debe hacerlo en dificilísimas condiciones, el escenario, las elecciones burguesas, se presta más para la manipulación que para la formación porque fueron diseñadas como instrumento de dominación, no son proclives a operaciones de liberación.
Es uno de los grandes méritos del Comandante Chávez: consiguió fracturar el opio electoral, triunfar en dificilísimas condiciones de manipulación y, varias veces, pudo romper el cepo de la manipulación de las elecciones burguesas.
¿Cómo consiguió la hazaña? La respuesta es directa: el Comandante planteó la batalla en el terreno espiritual, fue más allá de lo puramente material, esa es su fortaleza. A un pueblo mediatizado, narcotizado, hechizado por el consumo, le propuso, con su discurso y su ejemplo, una nueva manera de ver la vida, una nueva conducta.
El 4 de febrero corre todos los riesgos abriendo el camino hacia un nuevo mundo, asombra al país, se lanza en una empresa que pone en peligro su estabilidad, su futuro, su vida. Era algo no esperado por aquel mundo sumido en el practicismo, en el oportunismo. Pero además, en la derrota militar no busca excusas y asume la autoría del suceso. Fue un latigazo en la conciencia. Con su conducta Chávez dio una lección de humanismo, de fraternidad, que ya estábamos olvidando…
Esta es la clave del éxito de este milagro que llamamos Revolución Bolivariana, es el fundamento de la conexión Chávez-Pueblo. La propuesta del amor, de nuevas relaciones humanas, en la economía y en el espíritu, no debe estar ausente, tiene que ser el centro del discurso nuestro. El espíritu no debe ser aplastado por lo material.
¡Con Chávez!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: