Donde la juventud se impone (#Cuba)


Celebración popular por aniversario 52 de los CDR

“…Vamos a establecer un sistema de vigilancia revolucionaria colectiva. Están jugando con el pueblo y no saben todavía quién es el pueblo; están jugando con el pueblo y no saben la tremenda fuerza revolucionaria que hay en el pueblo”.
Fidel Castro, 8 de septiembre de 1960

La doble responsabilidad no ha sido limitante alguna para Rosmani Porte Limonta, porque no hay dudas de que tiene madera de líder. Su ejemplar actitud como estudiante trasciende el entorno del instituto politécnico Diosmedes Córdova, en Guantánamo, donde se forma como técnico medio en Normalización, Metrología y Control de la Calidad.

Pero no le basta la responsabilidad que implica la vicepresidencia de la Federación Estudiantil de la Enseñanza Media a nivel provincial y se propuso conquistar el barrio como dirigente cederista, otra de las empresas en que se empeña con apenas 18 años de edad.

Aunque muy joven, Rosmani asume el cargo de ideológico de la Zona número 2, en el reparto Obrero, con la dignidad y el compromiso que entraña una labor que requiere movilizar a las masas, hacerles conciencia del trabajo político de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), en sintonía con los momentos actuales.

Por esa postura quizás algunos de sus contemporáneos lo vean como un adolescente extraño, pero en la populosa barriada goza de estima, consideración y apoyo. Igual nada como pez en el agua en lo concerniente a la masiva organización cubana, sin descuidar sus estudios y los gustos propios de su edad.

“La edad no influye para nada, y creo que asumir esta o cualquier otra responsabilidad debe ser el compromiso de los jóvenes, porque es la manera de continuar haciendo la historia de nuestros antecesores y de defender el futuro de la Revolución, el principal deber.

INYECCIÓN JOVEN

“No recuerdo cuántas veces he abierto y cerrado las manos para llenar la bolsa utilizada en cada extracción; pero sí la primera vez que, acompañado de mi papá y mi hermano, llegué al Banco de Sangre como donante voluntario”, confiesa Abel Soubal Ferrer, del CDR #7 de la Zona 74, en el capitalino municipio de San Miguel del Padrón.

Su apariencia es la de una persona saludable y sencilla, de rostro fresco y sonriente, tras él se esconde -según dice- un hombre sensible.

Hace más de dos décadas este donante extendió su brazo por primera vez para el noble gesto, convencido de que la sangre es el regalo más valioso que se le puede ofrecer a otra persona.

Reconoce que aunque desde joven estuvo vinculado a las donaciones como tarea cederista, haber estudiado Medicina, atender a los pacientes y cumplir misión internacionalista, le ayudaron a reafirmarse en la convicción de acudir a los bancos de Sangre de manera altruista y voluntaria.

Es que Abel además de cederista, es especialista en Medicina General Integral y residente en Medicina Interna en el Hospital Julio Trigo. El ser médico, dice, no me obliga a donar sangre, pero si me sensibiliza y me conmueve.

Él, al igual que cientos de cederistas, ratifica el compromiso de mantenerse donando mientras tenga salud.

RECUPERANDO TODO

A la niña Sabrina Alfonso la vimos llegar cargada de pomos plásticos al Festival de Materias Primas del CDR No 5, de la Zona 25, en el Consejo Popular Pueblo Nuevo, en el capitalino municipio de Centro Habana.

“Mire, todo eso estaba en mi casa, y como la presidenta del CDR nos informó de la actividad lo traje para acá”, afirmó la niña, que se hizo acompañar de sus amiguitos Jonatan Sarial e Ismael Ouani. Ellos coincidieron en estar pendientes para que en sus casas no se bote a la basura lo que pueda ser recuperable.

Ellos, acompañados de varios cederistas concurrieron al punto de recogida habilitado para entregar papel, cartón, botellas, frascos, chatarra, aluminio, baterías, sin dejar de recoger todo lo que genera focos del mosquito Aedes Aegypti.

Las inclemencias del tiempo no fueron obstáculos para que los vecinos salieran a dar su aporte, a sabiendas de que la realización de actividades como estas marca el quehacer de la mayor organización de masas del país.

REFORESTAR EL BARRIO

Si usted es de los que transitan por el Vedado capitalino, allí en las intercepción de las calles 5ta y A tiene un referente, y seguro se irá dispuesto a hacer extensiva la experiencia de Alberto Alonso Suárez.

A este “botánico con conocimientos empírico”, vecino del CDR No.4 de la Zona 3 del Consejo Popular Vedado Malecón, el amor por las plantas le brota desde pequeño.

“Todo empezó sembrando maticas; unas se lograban, otras no. Cada vez que llegaba el mar las perdía. Poco a poco logré crear un vivero; primero reforesté el patio de la casa y luego, con ayuda de los vecinos, principalmente los niños, comencé a plantar árboles más resistentes en toda la cuadra”.

Basta verlo en el CDR orientar a Fernando o Floriana del cuidado que se le deben dar a los Almendros recién trasplantados, o acompañado de los niños Marlón, Daymara o Sergitoro en labores de siembra, resiembra y apodo, para comprender las razones que lo llevaron a promover un proyecto ecológico en una zona dónde, según sus propias vivencias, “el mar ‘acaba’, pero la unidad del barrio hace que los esfuerzos no sean en vano”.

Celebración popular por aniversario 52 de los CDR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: