Una prueba más de la manipulación política (#Cuba)


Por: Arthur González

Se conocen los planes de guerra sicológica llevados a cabo por Estados Unidos contra Cuba, desde el mismo año 1959 cuando triunfó la revolución comandada por el invicto Fidel Castro Ruz.

Los documentos oficiales de la CIA y del gobierno yanqui, ahora desclasificados, lo reafirman, pero estas acciones no han terminado, continúan a diario para intentar deformar la imagen de Cuba y crear en los lectores, radio oyentes y televidentes, criterios negativos y de rechazo hacia el proceso socialista cubano, intentado satanizarlo.

Como una prueba más de lo anterior resultó la noticia ofrecida el 18 de octubre del 2012 publicada en El Nuevo Herald y redactada por Jay Weaver, bajo el titular “Compañía enviaba a Cuba fondos robados al Medicare”,  explicándole a los lectores el robo y lavado de dinero del Medicare en el sur de la Florida, por varios ciudadanos norteamericanos de origen cubano.

De acuerdo con la información del diario miamense, se asegura que una compañía de envío de dinero en un paraíso fiscal llamada “Caribbean Transfers”, financió una compleja red de lavado de dinero que transfirió más de $ 30 millones en dinero robados al Medicare de Miami, al sistema bancario cubano, anchándole tal afirmación a las autoridades federales.

Con este titular se transmite la noticia con la malsana intención de crear rápidamente una matriz de opinión contra Cuba, sin embargo cuando se va a los detalles la situación es diferente e involucra a otros países, pero estos no aparecen en el titular del Nuevo Herald porque el objetivo solo es perjudicar la imagen de la Isla mayor de las Antillas y acusarla de ser causante de problemas que afectan a los ciudadanos norteamericanos, con el fin de sembrar el odio.

En junio del presente año, varios fiscales del Departamento de Justicia en Miami acusaron al dueño de una tienda de cambio de cheques en Naples, de conspiración para lavar millones de dólares del Medicare, al enviar dinero a Canadá y a Trinidad Tobago, no ha Cuba. El dinero  robado salió de los EE.UU. hacia esos dos países para ser depositado en cuentas bancarias, sin embargo el tratamiento noticioso es acusatorio contra Cuba, ¿y por qué no dicen lo mismo de los dos países receptores del dinero?.

A pesar de que en el cuerpo de la propia noticia se plantea que “la oficina del Departamento de Justicia ha dicho que no hay pruebas de que el gobierno cubano esté involucrado en la estratagema de lavado, y funcionarios cubanos han negado cualquier participación”, el titular afirma que la Compañía enviaba a Cuba fondos robados al Medicare. ¿Se percatan de la manipulación política?.

En el relato de los fondos robados se va entretejiendo la desinformación con la verdad, pero siempre con la ponzoña venenosa contra Cuba, tal es el párrafo donde se explica que la compañía Caribbean Transfers, se especializa en servicios de envío de dinero a Cuba, la República Dominicana y otros países. Como se observa el primer país mencionado vuelve a ser el objeto de la manipulación política, cuando las estadísticas oficiales norteamericanas reflejan que Cuba es uno de los países que menos remesas recibe en América latina, pues los norteamericanos la tienen regulada por la ley del Bloqueo. Tampoco se acusa a República Dominicana por darle abrigo al fundador de Caribbean Transfers.

Para  remarcar más aun la matriz de opinión contra Cuba, el artículo concluye diciendo que “El dinero lavado se depositaba en cuentas en el Royal Bank of Canada, en Montreal, y los fondos eran enviados posteriormente por cable a numerosas compañías fantasma en Trinidad. Después eran depositados en cuentas desconocidas en el Banco Nacional de Cuba”, cerrando finalmente el relato mal intencionado y anticubano con la siguiente aseveración “De acuerdo con registros de la corte y públicos, una de las supuestas compañías fantasma de Canadá que recibió los cheques lavados era Magnus Aviation Logistics, que el fiscal identificó el jueves en la corte. La compañía fue disuelta el año pasado.”

Sin el propósito de impartir una clase de guerra sicológica, el análisis de esta información de El Nuevo Herald, ilustra de forma clara y concisa como se maniobra con el tema Cuba en la prensa norteamericana.

Espero que cada cual saque sus propias conclusiones.

Publicado el 10/30/2012 en Contrarrevolución, Estados Unidos, Política y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: