¿Qué sucede en el escenario político del Sur de la #Florida? (#Cuba)


Por:  J.M. del Río

Los integrantes de ese sector recalcitrante que dice representar a los cubanos desde el Sur de la Florida, con apoyo de algunos mercachifles del patio, que promueven un cambio en Cuba, no el cambio que viene ocurriendo desde el día 1ro de enero de 1959 en que la Revolución victoriosa asumió el poder, sino la titulada “transición” hacía el pasado; no han sido capaces de percibir el cambio contra corriente que se está produciendo paulatinamente en el escenario político del mal llamado “exilio cubano” en esa parte de los Estados Unidos. Mejor sería decir que podría estar ocurriendo un cisma de tal envergadura, que los veleidosos  funcionarios electos de origen cubano, sobre todo aquellos que son herederos de lo más indecoroso de la politiquería de la Cuba del ayer, podrían navegar sobre aguas turbulentas  si continúan enarbolando sus tradicionales posiciones anticubanas “ad líbitum”,  sin “ton ni son”  y por las noticias que nos llegan algunos de ellos parecen no darse cuentas de lo que está sucediendo.

El pasado 6 de noviembre tuvieron lugar las elecciones generales en los EE.UU., donde fueron electos el Presidente, el Vicepresidente, un número de Senadores y todos los miembros de la Cámara de Representantes de ese país. Los elementos de la extrema derecha de origen cubano asentados en el Sur de la Florida, hasta fecha reciente se habían llenado la boca de basuras para proclamar que el voto cubano era decisivo para ganar las elecciones en la Florida y hasta para ganar la Presidencia de los EE.UU. Se conoce que en las elecciones del año 2000 cuando resultó electo presidente (¿fue una elección o fue una cañona?) George W. Bush, se produjo un galimatías electoral en la Florida, con una buena dosis de fraude, que ocasionó que la designación del ganador de las elecciones se pospusiera hasta una fecha nunca antes vista.

Las elecciones se celebraron el 7 de noviembre de 2000, pero Bush no fue reconocido ganador de los comicios por su oponente, el demócrata y vicepresidente en funciones Al Gore, hasta el 13 de diciembre. La demora se debió a un polémico recuento de sufragios en el que intervinieron las más altas instancias judiciales. El 12 de diciembre, el Tribunal Supremo decidió suspender el recuento manual de votos en el estado de Florida, principal escollo restante en la aclaración del escrutinio. Gore obtuvo más votos populares que Bush (el 48,3% frente al 48,1%), pero este último logró 271 de los 538 compromisarios del Colegio Electoral, que le proclamó nuevo presidente el 18 de diciembre.  En ese periodo de desconcierto y desorden que medio entre el 8 de noviembre y el 18 de diciembre, la mafia derechista de origen cubano que radica en esa zona de los EE.UU., se atragantó vociferando a diestra y sinistra que el “voto cubano” había sido decisivo en la elección presidencial y todo porque en la “victoria” de Bush en la Florida con una supuesta diferencia de 535 votos, los cubanos había votado mayoritariamente por los Republicanos y efectivamente, fueron los compromisarios del Colegio Electoral de la Florida los que finalmente hicieron la diferencia.

Pero eso ya es harina de otro costal. Desde la elección de Ronald Reagan hasta ésta última elección, la diferencia del llamado voto cubano entre Demócratas y Republicanos se ido reduciendo considerablemente y la composición socio-política-demográfica de ese estado igualmente ha variado, al punto que la Florida actualmente entra más bien en la categoría de “swing state” (estado que fluctúa). Analicemos las siguientes estadísticas postelectorales que indican el comportamiento del voto cubano en la Florida en las últimas elecciones.

  • 1980 Reagan obtuvo el 85 %.
  • 2000 Bush obtuvo el 75 %.
  • 2004 Bush obtuvo el 71 %.
  • 2008 McCain obtuvo el 65 %
  • 2012 Romney obtuvo el 52 %

¿Qué está sucediendo? Primero que todo, se ha producido un cambio en los antecedentes de las personas que han emigrado en los últimos años. Recordemos que cuando llegaron al sur de la florida los más de 125 mil cubanos que emigraron durante el llamado Éxodo del Mariel, se produjo una marcada división entre el titulado “exilio de oro”, compuesto por batistianos, burgueses pitiyanquis y revolucionarios arrepentidos y la nueva ola migratoria, compuesta por una generación de cubanos que ya había vivido por 20 años en la nueva Cuba. Los “establecidos” llamaron despectivamente “marielitos” a los recién llegados, la mayoría de los cuales dejaba parte o toda su familia en Cuba y no pretendía romper esos vínculos. Los anteriores habían llegado con toda su familia o parte de ella y cada vez era más lejano o reducido ese tipo de vínculo con Cuba. Ya eso marcaba una diferencia y 10 años después  se produjo la crisis de los balseros. En esa oportunidad trataron de  llegar a los EE.UU. unos 38, 560 cubanos gracia a la errática y desafortunada política migratoria de ese país con relación al nuestro. Se trataba de otro grupo de cubanos diferentes, muchos de ellos jóvenes que habían cursado estudios primarios, secundarios, preuniversitarios e incluso universitarios. Que aprendieron a saludar la bandera cubana con la consigna: “pioneros por el comunismo, seremos como el Che”.

Desde entonces hasta la fecha han llegado muchos otros por vía legal y por vía ilegal, favorecidos estos últimos, por la estúpida Ley de ajuste cubano, dictada única y exclusivamente para estimular el desorden migratorio y promover campañas difamatorias contra nuestro país. Los cierto es que la mayoría de esos cubanos que llegan a los EE.UU. desde hace bastante tiempo, lo hacen más por razones económicas que por razones políticas o de otro tipo, aunque los perritos falderos del imperio se desgañiten gritando que son personas que “huyen del castro-comunismo” y otras mentecatadas parecidas. A los que llegan a los EE.UU. se les otorga el calificativo de “exiliados políticos” y observen Uds. que tipo de “exiliados políticos” son que cada vez que tienen oportunidad y dinero, viajan a Cuba a compartir con sus familiares y amigos, a caminar por el barrio, a bañarse en las límpidas y soleadas playas de nuestro país sin, al menos por la parte nuestra, impedimento alguno[1]. Ellos saben perfectamente que en Cuba no son perseguidos y el calificativo “les resbala”. Se sienten tan cubanos como el que nunca ha salido de su barrio ni para visitar otro barrio de la ciudad.

Y mientras esto sucede los perritos falderos del “exilio de oro”, batistianos, recalcitrantes por naturaleza, son tan obtusos en sus posiciones contrarrevolucionarias a todo trance,  que no perciben que a su alrededor el escenario cambia. No solo se trata de un cambio generacional, aunque eso también cuenta. Los hijos y nietos de aquellos que salieron de Cuba en los primeros años de la Revolución, donde había buena cantidad de esbirros de la tiranía, abundantes “siqutrillados”[2] y algún que otro equivocado que quería Revolución, pero no tanta, ya no piensan como ellos. Nacieron en los EE.UU. y por generación espontánea han sido asimilados por la sociedad norteamericana.  Muchos de ellos ni siquiera han visitado Cuba y otros sienten curiosidad y quieren conocer de primera mano lo que es este país sobre el que tan mal hablan sus mayores. Esa nueva generación de norteamericanos de origen cubano, a la que se une la nueva oleada migratoria de gente que nació con la Revolución o que salió de Cuba después de vivir varios años como parte de la nueva sociedad; piensan y  actúan de otra forma y deben saber que son bienvenidos en nuestro país, no importa como piensen, lo que importa es el respeto a la ley y  muchos de ellos incluso, cumpliendo lo establecido en la nueva Ley migratoria, podrían retornar a vivir en su suelo patrio sin algún día así lo decidiesen.

Sin que esto sea concluyente, porque es solo una observación y no el producto de una investigación con el rigor que eso requiere, analicen conmigo los siguientes antecedentes: el llamado “Tema Cuba” ya no tiene la prioridad que hace algunos años le quisieron dar. Se sigue hablando de Cuba; pero otros temas pasan a ocupar un plano más relevante para los cubanos con derecho al voto, en áreas sociales, económicas y de salud. Lógicamente, en época de crisis, interesa más poder garantizar un buen empleo, tener acceso a un programa de salud adecuado o asegurar la posesión de un lugar donde vivir, que la política que se sigue  en Cuba.

Otro indicativo interesante: Obama ganó el condado Miami Dade. Eso quiere decir que en el lugar donde supuestamente los cubanos son más fuertes, la política del actual Presidente resulta más aceptable que la propuesta por el candidato Romney quién, por ejemplo, abogaba por retrotraer las regulaciones de los viajes a Cuba a como estaban en la época de Bush y anular los cambios introducidos por Obama, que aunque nada novedoso, al menos flexibilizan los periplos. Analicen esto otro que también llama la atención: el demócrata Joe García desbanco al republicano David Rivera y esto si es noticia. Rivera ocupaba la banca que fue casi propiedad absoluta de Lincoln Díaz Balart, furibundo integrante de la mafia anticubana del Sur de la Florida. Contaba con el furibundo apoyo de los Díaz Balart, de la congresista Ileana Ross (la loba feroz), del ilusorio posible candidato a Presidente por el Partido Republicano, el Senador Marco Rubio, y de otros conocidos pejes de esa misma calaña. En la cruzada contra García sus iracundos adversarios lo acusaron de ser un elemento “procastrista”[3], que eso es algo así como, a la entrada del paraíso, acusarlo de ser discípulo del diablo y a pesar de todo eso ganó. ¿Les dice esto algo?

En mi prudente opinión, es obvio que se está produciendo a pasos agigantados un cambio de actitud en los cubanos emigrados residentes en el sur de la Florida y los lerdos mafiosos de ese origen, que heredaron lo peor de la politiquería  de la Cuba del ayer,  siguen durmiendo del mismo lado mientras sueñan con pececitos de colores y esperan que se produzca, “milagrosamente o con ayuda de sus mentores”, el derrumbe de la Revolución.

 

Como dijo mi amigo Cantaclaro cuando intercambiamos sobre estos temas: – Déjalos que sigan cantando aquella canción de Panchito Ricé que dice: “el cuartito está igualito, como tu lo dejaste…”. No perciben, por estar en la inopia y por su nula visión de la realidad, que ya nada es igual. Lo que tienen que cantar es aquella otra canción que dice: “que le vamos a hacer, yo tenía que perder y he perdido contigo…”.

[1] Como bien se conoce, el Gobierno de los EE.UU. ha impuesto normas que impiden el viaje a Cuba de los ciudadanos de ese país y los residentes permanentes cubanos y los ciudadanos norteamericanos de origen cubano, se les permite viajar si tienen familiares en Cuba, pero con limitaciones. Durante el gobierno de Bush (hijo) solo podían viajar cada tres años.
[2] El pueblo denominó así a los burgueses nacionales y extranjeros cuyas propiedades fueron nacionalizadas mediante la compensación que marcó la ley  o confiscadas por tratarse de bienes mal habidos.

[3] Esta es otra de esas burradas que comenten los recalcitrantes de Miami. Imagínense que imbecilidad, acusar de procastrista a un ex–director de la Fundación Nacional Norteamericana. Hasta donde conozco, el Sr. Joe García es un demócrata cercano a las posiciones del Presidente Obama, quien a su vez ha sido acusado, por la extrema derecha republicana, de ser un promotor del “socialismo” en los EE.UU. ¿Será que Obama es también un procastrista y no nos hemos enterado? Habrá que preguntarle a los politólogos de fruslería que asesoran a los cubanos derechistas recalcitrantes. Quizás ellos sepan algo que nosotros, los seres normales, no sabemos.

 

 

Publicado el 11/26/2012 en CIA, Contrarrevolución, economía, Elecciones en EE.UU., Emigración, Estados Unidos, Ileana Ros, Marco Rubio, Política, SINA, Sociedad, USAID y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: