#Cuba:¿Qué sucede en el escenario político del Sur de la #Florida? (II)


florida cubaPor: J. M. del Río

Como ya he dicho en otras ocasiones, aquí en el barrio no somos politólogos de profesión; pero nos gusta opinar y si de dictámenes y discernimientos se trata, vamos desde lo humano hasta lo divino con una facilidad que a algunos le mete miedo.  Mejor habría que decir, que podría meterle miedo a aquellos que se presentan como “opositores” y “disidentes” a la política de la Revolución desde supuestas posiciones “independientes” y que no son más que cotorras amaestradas repetidores, calcadores y copiadores,   de lo que sus respectivos ““reichsleiters”[1] de la CIA o de otra instancia del gobierno de los EE.UU. les susurran en la “guataca[2]”.  Y digo que se asustan, porque cuando uno de estos o estas comediantes se encara con alguien bien plantado en el barrio, se le aflojan los esfínteres y cualquier cosa podría suceder. Máxime, si vino a escenificar uno de esos montajes preconcebidos que han dado en denominar “protestas pacíficas”, que no son más que shows con fines provocativos, destinados a incomodar a los vecinos y que generalmente cuentan como “testigos” programados a más periodistas extranjeros  previamente convocados, que “protestantes” propiamente dichos y entonces proceden a repetir como papagayos la tanda de mentiras que tienen en el libreto de turno:  “hordas castristas” arremetieron contra ellos o que la “policía política” (¿alguien sabe que es eso?) les propino una “golpiza” o que “turbas incontroladas” los asediaron o cualquier otra  necedad, con un profundo y bien estudiado matiz propagandístico contrarrevolucionario, que los susodichos “periodistas”  magnifican en sus despachos.

Pero no era de estos personajes de este lado del canal de la Florida sobre los que les quería hablar. Quiero ampliar sobre los del otro lado, que reciben el susurro (y la mensualidad) de sus “case officers”[3] de una forma más directa y que no acaban de tomar conciencia de que a su alrededor el mundo cambia y que el escenario socio-político-demográfico en el sur de la Florida ya no es el mismo que cuando los primeros batistianos, burgueses y revolucionarios arrepentidos y confundidos llegaron a ese territorio en 1959, o en los primeros años del triunfo de la Revolución cubana. Quiero dejar bien aclarado que no me estoy refiriendo a la gran mayoría de cubanos emigrados que se han asentado en el sur de la Florida o en el resto del territorio de los EE.UU. y que como buenos hijos de vecinos viajan a Cuba cada vez que tienen una oportunidad y aquí son bienvenidos, porque este es su país. Se trata del grupúsculo minoritario de rabiosos extremistas de derecha, que se han autoproclamado voceros y líderes de los emigrados cubanos en ese país, sin que (por lo menos hasta donde conozco) se le haya otorgado ese titulo por sus coterráneos emigrados de forma transparente y democrática, como ellos gustan exigir a los demás.

Exactamente un mes después de las elecciones presidenciales del 2008, en las cuales resultó electo Presidente por primera vez en la historia de los EEUU. un afroamericano, un periodista del Miami Herald, al que no se le puede endilgar la acusación de “procastrista” (aunque en Miami todo es posible), en un artículo crítico que escribió señalaba: “Pero el gobierno norteamericano que comienza en enero puede prescindir en buena medida de los gestos electorales, porque ya demostró que para triunfar en las urnas no es necesario el voto mayoritario de los cubano-americanos sino apenas un tercio, y que esa fracción se logra sin tener que apelar a la demagogia que ha hecho que se acumulen acusaciones injustificadas contra un sistema del que se puede disentir, e incluso oponerse al mismo, sin tener que caer en el engaño”[4]. Eso dijo este periodista hace cuatro años, cuando aún no había comenzado el mandato presidencial de Barak Obama.  Cuatro años después  la historia se repite. En esta ocasión Obama ganó los 29 compromisarios de la Florida cuando ya se conocía que había obtenido los votos suficiente para resultar electo Presidente, lo que quiere decir que la Florida no determinó en su elección y además conquistó un 48% de los votos de los cubanos y se adjudicó el Condado Miami-Dade, que es donde la extrema derecha anticubana se considera más fuertes.

¿Qué significa eso? Pensamos que eso podría tener muchas lecturas; pero como ya he dicho, entre nosotros no hay ningún especialista en politología.  Somos, eso si, gente que piensa, que se informa, que lee y que opina de forma libérrima, aunque en ocasiones “metemos las de caminar”. Quizás alguien con más información pueda ayudarnos a desentrañar este asunto.  Esto es algo que esos asalariados de uno y otro lado del canal no entienden, porque para ellos, que siguen al pie de la letra las instrucciones que les indican los que los financian, nosotros somos “personas que no tenemos acceso a la información y que solo “nos plegamos” a lo que el gobierno dice. Ellos, por supuesto, si están bien informados, porque reciben la información que los que controlan el espectáculo quieren.

Veamos otra cosa que dijo en su artículo el antes citado periodista del Miami Herald: “Decir que en la actualidad Cuba no realiza ni promueve actos terroristas ha chocado contra las fórmulas inquisitoriales establecidas para intimidar a quienes se apartan de lo que se considera la ”línea dura del exilio”, impuesta por quienes controlan determinadas parcelas de la opinión ciudadana. Sujetos que se disfrazan de guías y representantes de la comunidad exiliada, y no son más que censores de café con leche. Aprovechados y fanáticos por igual, listos y locos, han creado un círculo vicioso de inutilidad y engaño[5]. Ahora el gobierno de Barack Obama tiene la oportunidad de romper ese círculo, si no en un sentido general en Miami, al menos en lo que respecta a esta nación. Y eso es lo importante: Estados Unidos y no unas cuantas calles de esta ciudad, donde titiriteros y asesinos pueden pasearse a sus anchas”.

En nuestro análisis hemos llegado a la conclusión que un criterio como el anterior, divulgado hace cuatro años pero con una vigencia que parece haber sido publicado en el periódico de ayer, era imposible de emitir en Miami sin que se armara la de San Quintín. Hubo una época en esa ciudad en que las bombas sonaban con una cotidianidad espeluznante y más de un periodista que se atrevió a salirse del redil fue víctima de atentados, en algunos casos mortales o que dejaron serias secuelas en las personas contra las que actuaron estos extremistas. Les aseguro que esto que digo no es “propagada oficialista”, esto es parte de la historia del Sur de la Florida.

Por eso consideramos que el escenario socio-político-demográfico en el sur de la Florida ha cambiado y seguirá cambiando, para beneplácito de los tantos que aspiran a un clima más apropiado que sustente un intercambio normal y razonable entre Cuba y los EE.UU., entre iguales, sobre la base del respeto mutuo.  Es una lástima que los de la llamada “línea dura del exilio” no han querido entrar en cancha, por ahora.

 

 


[1] Funcionarios nazis del estado Alemán durante el régimen hitleriano.

[2] En lenguaje coloquial cubano: oreja.

[3] Oficial de caso: según libros de ficción y de análisis sobre el tema del espionaje de los EE.UU. contra el resto del mundo, esa es la terminología utilizada por la Agencia Central de Inteligencia, para designar a los funcionarios que dirigen agentes.

[4] Armengol, Alejandro: Lista de errores, Miami Herald,  lunes 8 de diciembre de 2008.

[5] El subrayado es nuestro.

Publicado el 11/30/2012 en Alan Gross, Bob Menendez, CIA, Contrarrevolución, Derechos Humanos, Emigración, Estados Unidos, Ileana Ros, Marco Rubio, Política, Sociedad, Subversión, USAID y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: