#Chávez: estamos contigo y con tu pueblo(#Cuba #Venezuela #AmericaLatina #ElMundoEstaconChavez)


Por: J. M. del Río

Momentos antes de partir rumbo a La Habana donde sería sometido a una complicada operación quirúrgica, el Presidente Chávez declaró que “la Patria estaba segura por más dificultades que nos toque enfrentar y por más conspiraciones que puedan volver, porque el enemigo acecha desde fuera y desde dentro”, dando con eso una muestra de infinita confianza en el apoyo del pueblo venezolano, de los hombres y mujeres más humildes y de los que en estos años de Revolución Bolivariana han ampliado su bagaje patriótico y han sido ganados para la construcción del Socialismo del Siglo XXI.

Por un lado uno admira la entereza de este hombre que, conociendo a plenitud la envergadura de su dolencia física, antes de someterse al tratamiento que la situación exigía,  dedicó un tiempo a dejar todo en orden en su país “(…) yo quiero ir allá, yo necesito ir a Venezuela. Y vine a esto.”, fueron sus vibrantes palabras, previendo incluso lo peor. Y por el otro lado no nos queda más que sentir desprecio por los llamados escuálidos  que desde Venezuela y la otra orilla, como agoreros de la muerte, no han tenido reparos en utilizar las más groseras expresiones para referirse a las actuales circunstancias, ofensivas a la dignidad humana, vejatorias a la consternación que abruma a los familiares del presidente, a los millones de Venezolanos y de personas de todo el mundo, que sienten en carne propia los padecimientos del Presidente Chávez.

Los comparo con los mercachifles del imperio, que desde la otra orilla y desde el interior de nuestro país, se han dedicado durante los últimos 54 años, a cacarear como cotorras entrenadas toda clase de falsedades sobre el proceso Revolucionario cubano. Escuálidos y mercachifles son harina del mismo costal. No es de extrañar que se junten en el Sur de la Florida, donde se refugia buena parte de esa escoria que se va de nuestros países luego de cometer alguna fechoría y llegan al “norte revuelto y brutal que nos desprecia”, alegando ser “perseguidos”, endilgándose el apelativo de “exiliados políticos” y tratándose de convertir en voceros de los demás emigrados que por razones económicas o familiares han llegado a ese país y mantienen una relación cercana con su patria  y con los familiares que dejaron allá y que para nada han solicitado esos “servicios”.

Resulta que ahora un vocero del Departamento de Estado, marcando la pauta de lo que el imperio quiere que se haga, ha declarado que “espera que el Gobierno Venezolano se ajuste a la Constitución en cuanto a confrontar una situación en la que el Presidente Chávez no pueda asumir la Presidencia en el plazo establecido por la ley”.  Eso pide el Gobierno de los EE.UU., que no tuvo reparos en apoyar a los golpistas que trataron de destituir a Chávez, que de forma abierta y descarada apoyó la campaña de los escuálidos contra esa misma  Constitución que ahora piden respetar, que los apoyó igualmente en la última elección donde fue derrotado su candidato y Chávez ganó su 14 proceso electoral. Están revoloteando sobre el escenario político venezolano como aves carroñeras; pero el tiro les saldrá por la culata.  El pueblo venezolano será capaz de superar esta circunstancia y el pueblo cubano ya ha expresado, mediante sus miles de mensajes de solidaridad y actos de apoyo con el Presidente Chávez, su respaldo incondicional a lo que ese pueblo hermano y sus dirigentes decidan. En lo que a mí respecta, con el mayor respeto, digo desde lo más profundo de mi corazón y con una fuerte dosis de convicción Revolucionaria: si Chávez fue electo por la mayoría de su pueblo, su palabra es Ley y no debe encerrarse el futuro de un proceso tan hermoso como la Revolución Bolivariana a una  interpretación errónea de la Constitución.

A propósito, una aclaración para aquellos con problemas de interpretación, el  artículo 231 de la Constitución Nacional establece textualmente:

“El candidato elegido o candidata elegida tomará posesión del cargo de Presidente o Presidenta de la República el diez de enero del primer año de su período constitucional, mediante juramento ante la Asamblea Nacional. Si por cualquier motivo sobrevenido, el Presidente o Presidenta de la República no pudiese tomar posesión ante la Asamblea Nacional, lo hará ante el Tribunal Supremo de Justicia”

Si aquellos, referidos,  continuasen con dudas, la solución es el psiquiatra.

En fin, Chávez, estamos contigo, con tu Revolución Bolivariana y con tu pueblo.

Fuerza, mucha fuerza.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: