¿Opositores o mercachifles? (#Cuba #Miami #España #YG #ExpresArte)


Por: J. M. del Río

En las tertulias del barrio uno se entera de muchas cosas, que si no fuera por ese mecanismo sería prácticamente imposible conocer. Nuestra prensa no es precisamente la más dinámica en eso de rastrear la información, aunque si puedo asegurar que lo que se publica responde a la verdad y que no se escatiman esfuerzos para que lleguen a la población los hechos importantes con la autenticidad, la exactitud y la transparencia que el respeto al pueblo amerita, lo demás queda para los cenáculos ciudadanos.

Así que, como me lo contaron te lo cuento.

Narra mi amigo Cantaclaro que en días pasados se encontraba realizando un trámite en una oficina pública, cuando observó que se presentaban ante el funcionario actuante, dos personas con una apariencia algo sórdida. Se trataba de un hombre y una mujer. Evidentemente desaseado él, con más de dos días sin afeitarse, cabello desordenado. No muy bien ataviada ella, con ropa aparentemente de varios días de uso continuo. Sin mediar palabras, entregaron un documento de más de una página, impreso con tinta roja dirigido a una entidad del Ministerio del Interior.

Relata Cantaclaro, que el funcionario recibió el documento, leyó su encabezamiento y con la mayor delicadeza posible le dijo a sus interlocutores, que ese documento estaba dirigido a una institución que radicaba en otro lugar, les indicó la dirección y les sugirió que se trasladaran a ese sitio para hacer la entrega en el lugar apropiado. De paso les preguntó que quienes eran ellos, porque en ningún momento estas dos personas se habían presentado. El hombre, con una voz algo apagada, hablando como con miedo, respondió que ellos eran “opositores”, sin adicionar otros detalles. Recogió su documento y ya se disponía a retirarse cuando –según describe Cantaclaro- “me sentí impulsado a preguntarle algunas cosas  a aquellas dos personas”.

Rememora Cantaclaro que se presentó ante los aludidos de la siguiente manera: “¿ustedes son opositores?,  Mucho gusto, porque yo también soy opositor”. “Extendí mi mano y cuando el hombre, algo sorprendido, correspondió al saludo, le dije que yo era un convencido opositor contra el bloqueo económico que aplica el gobierno de los EE.UU. contra Cuba desde hacía más de 50 años. Que era un opositor al encarcelamiento de nuestros 5 hermanos prisioneros del imperio durante los últimos 14 años. Que me oponía a las guerras imperiales que los países occidentales desataban contra países de África, Asia y del medio oriente con el cuento de que estaban combatiendo el terrorismo. Que era un opositor a la ingerencia yanky contra nuestro país utilizando “mercachifles” a sueldo e inmediatamente le pregunté que a qué se oponían ellos.

La mujer, con un poco más de resolución que su acompañante, le dijo a este: “mejor nos vamos de aquí, no ves que éste es un provocador”. Cuenta Cantaclaro que aprovechando ese exabrupto, le preguntó a la mujer que si ella era una “opositora” que opinión tenía del bloqueo económico de los EE.UU. contra Cuba por más de 54 años. La Señora respondió que “eso era un problema político y no era de su incumbencia” y que era evidente “que usted es un defensor del sistema”. La siguiente pregunta de Cantaclaro fue para interesarse si la mujer y su acompañante habían estado alguna vez enfermos necesitados de  atención médica o si habían recibido educación, ambos servicios gratuitos que les proporcionaba “el sistema” al que ellos decían ser “opositores” y finalmente le preguntó por qué ella se decía ser una opositora. Ni ella ni su escolta respondieron a las primeras preguntas. En cuanto a la última dijo que “ella era una luchadora por los Derechos humanos y que por eso se oponía al sistema”. Su única defensa  -según  expresa Cantaclaro- fue acusarlo de ser “un provocador” a lo que nuestro amigo respondió que él solamente quería darles la oportunidad de debatir, de defender lo que supuestamente decían que estaban defendiendo y que al parecer no contaban con argumentos porque, “defensor de los derechos humanos somos nosotros los revolucionarios, los que actuamos por convicción, por hacer del mundo en que vivimos un mundo mejor y que ellos no eran más que unos correveidiles del gobierno norteamericano, bien por ignorancia o por interés”.

Según Cantaclaro, al término de esta alocución suya dicha con vehemencia y sentimiento, los dos sujetos salieron “echando un pie, con el rabo entre las piernas” y se alejaron del lugar. Que posteriormente él le pidió disculpas al funcionario presente, quien en todo momento se mantuvo ecuánime y muy profesional y que confesó que como solo había leído el encabezamiento del papel que le entregaron, no tenía la menor idea de que es lo que querían plantear estas personas.

Como bien se puede deducir de este relato, estas personas andan por las calles de La Habana y de otras ciudades y pueblos de Cuba, exhibiendo su ignorancia o proclamando su vasallaje,  sin criterios propios, incapaces de enfrentar un debate civilizado donde defiendan sus criterios, porque no son más que cajas de resonancias, que repiten frases y mensajes que son elaborados para ellos por sus patrocinadores. No generalizo. Es posible que algunos de estos personajes tengan alguna preparación ideológica  y puedan defender sus ideas, aunque se trate de concepciones ultra reaccionarias y contraproducentes.

Cantaclaro simplemente reaccionó como cualquier hijo de vecino que ha conocido los desmanes del “norte revuelto y brutal que nos desprecia”, a cuyas correrías se pliegan estos individuos. Si ellos se consideran con derecho a combatir la Revolución, nosotros nos consideramos con derecho a defenderla y vamos a ver a como tocamos. No somos perfectos, cometemos errores; pero estamos del lado de las grandes mayorías, convencidos de que “un mundo mejor es posible” y que para lograr esa quimera es imprescindible rectificar entuertos, mantenernos unidos y luchar, luchar y luchar. ¿Y a personajes como estos que les quedan?  Dejo a usted, amable lectora o lector el epílogo de esta historia.

 

 

 

 

2 comentarios sobre “¿Opositores o mercachifles? (#Cuba #Miami #España #YG #ExpresArte)

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: