Transitividad antediluviana.


Discoteca Ache del hotel Melia Cohiba.

Por: J.M. del Río

“Un día como hoy hace 16 años nació uno de mis nietos. La fecha no se me olvida, porque guardo como un tesoro esos recuerdos familiares. Se trataba de mi tercer nieto. Después vinieron los bisnietos. Si, es verdad que soy un hombre con unos cuantos años en cada costilla; pero les aseguro que son muchos menos años que los que tiene el Castillo del Morro o los que acumula lo que queda de la Muralla de La Habana”. Así se exteriorizaba mi amigo Cantaclaro en uno de esos momentos de solaz  y de confidencias en el barrio.

Tampoco olvida que ese mismo día o un día antes, detonó un petardo colocado por un mercenario centroamericano en los baños de un centro nocturno del Hotel Melía Cohiba de La Habana.  El explosivo fue colocado en horas de la tarde, con un dispositivo electrónico para que estallara en horas de la madrugada. Felizmente a la hora que se produjo la  explosión, ya el público se había retirado y solo provocó daños materiales y un generalizado rechazo en todo el pueblo, que repudiaba ese nuevo intento contrarrevolucionario para entronizar el pánico y afectar el creciente desarrollo del turismo en nuestro país.

Para ese entonces, en un lapso de tiempo relativamente corto, se produjeron en La Habana más de 15 agresiones terroristas de ese tipo hasta que, mediante un minucioso trabajo de investigación, con el paciente y meticuloso accionar de todas las instituciones cubanas que de una u otra forma tienen que ver con la seguridad de nuestro país y el decisivo apoyo de los trabajadores de los Centros turísticos y del pueblo en general, se fueron perfilando las pesquisas, atando cabos y acumulando evidencias, lo cual culminó con la  aprehensión de  a los terroristas “con las manos en la masa”  y se logró desenrollar el embrollo hasta llegar a las fuentes originales, los propulsores de la campaña terrorista, los que la financiaron y los que trataron de justificarla con proclamas y declaraciones falseadas.

Se supo convincentemente que varios directores de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) aportaron sumas de hasta $5,000.00 USD para financiar esa campaña terrorista.  Quedó claramente evidenciado que el dinero en efectivo ─ para no dejar rastros ─ fluía en maletines, hasta El Salvador donde era recibido nada más y nada menos que por el protervo Luis Posada Carriles, conocidísimo terrorista de origen cubano, quién utilizaba parte de ese dinero para reclutar y entrenar mercenarios de ese país y otros del área centroamericana, que después viajaban a Cuba y colocaban sus artefactos de terror y muerte.

Del facineroso Posada Carriles hay mucho que decir: vinculado a la Agencia Central de Inteligencia desde tiempos inmemoriales, uno de los principales actores en la llamada operación “Irán-Contra”, prófugo de la justicia venezolana  por su directa participación en la voladura  de un avión de Cubana de Aviación donde murieron todos sus ocupantes, capturado posteriormente cuando dirigía una operación para realizar un atentado en un acto en la Universidad de Panamá donde hablaría el Comandante Fidel Castro Ruz y finalmente puesto en libertad, junto a sus cómplices, por la inconsecuente presidenta de ese país, Mireya Moscoso, un día antes de dejar su poltrona presidencial.

Los mercenarios reclutados y manipulados por Posada Carriles fueron detenidos, confesaron su participación y denunciaron a sus patrocinadores. Posteriormente fueron juzgados y condenados con todo el peso de la ley y continúan guardando prisión en Cuba, mientras que el malhechor Posada Carriles, encargado del andamiaje terrorista, anda suelto por las calles de Miami, con el beneplácito del gobierno de los EE.UU. y su sistema judicial,  regodeándose  de sus pasadas andanzas, sin haber renunciado a realizar nuevas “hazañas anticastristas” o “antichavistas” o “anti-cualquiera” que implique revolución popular en América Latina.  Junto a él, de cuando en cuando, vemos algunos de los se dedican a subvencionar estos desatinos terroristas, como los alacranes malojeros[1] que abandonaron la junta de directores de la FNCA y ahora patalean y pernean en la junta directiva del Consejo por la Libertad de Cuba, es decir Luis Zúñiga Rey, Alberto Hernández, Diego Suárez (recientemente entregó una condecoración a la “ciberdisidente” Yoani Sánchez), Elpidio Núñez, Horacio Salvador García Cordero, Ninoska Pérez Castellón, Feliciano Foyo e Ignacio Sánchez.

Si este grupo de alacranes malojeros respaldó y financió las fechorías de Posada y otros connotados terroristas contra Cuba y, sin renunciar a esos actos violentos, incrementan y renuevan sus vínculos con cabecillas y acólitos de los grupúsculos contrarrevolucionarios, entre los que se encuentran las Yoani, las Berta Soler, las Rosa María Paya y otras y otros de ese perfil y en ambos extremos se sienten satisfechos por ese “democrático” y “pacífico” respaldo, entonces puedo afirmar, por carácter transitivo,  que no existen diferencias sustanciales entre unos y otros, no importa el disfraz que han escogido para sus aventuras “anticastristas”.

Para ser más explicito: si te respalda el que apoya al terrorista y tú aceptas como bueno ese respaldo, entonces no hay diferencia entre tu forma de actuar y de pensar y la forma de actuar y de pensar de los terroristas. ¡Transitividad antediluviana!, ¿no es así?

 


[1] Tipo de alacrán que se esconde en la maloja del maíz  y pica de forma furtiva.

Publicado el 04/12/2013 en CIA, Contrarrevolución, Estados Unidos, Ileana Ros, Política, Yoani Sanchez y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: