La nesecidad de un cambio


¿quiénes tienen que cambiar?

Por: Arthur Gónzalez

Desde hace varios años, el Gobierno norteamericano con el eco de algunos aliados, anda exigiéndole a Cuba que realice cambios en su sistema político, económico y social para lograr un “Tránsito pacífico hacia la democracia”, al no aceptar una pluralidad de pensamiento tan cerca de su territorio y menos aun la libre determinación de su pueblo.

En Cuba antes de 1959 existía un régimen capitalista con una economía dominada por el capital norteamericano, libre empresa, más de 20 partidos políticos y otros símbolos enarbolados por los Estados Unidos como ejemplos de “libertad”.

Sin embargo nada de esto eliminó el analfabetismo, la desigualdad de genero y de razas, la de credo, el desempleo, la diferencias sociales, los campesinos sin tierra, el tiempo muerto en los campos cuando terminaba la zafra azucarera, las muertes de inocentes por falta de asistencia médica y los miles de muertos, desaparecidos y torturados por parte de los regimenes que gobernaron la República cubana.

Ante ese panorama el pueblo se enfrentó a la tiranía de Fulgencio Batista, luchando a brazo partido hasta lograr su huida el 31 de diciembre de 1958, iniciándose el período revolucionario que eliminó para siempre ese panorama existen en la Isla.

Ahora los que ambicionan que Cuba regrese a la etapa de antes de 1959 presentan un panorama tétrico y desolador, que requiere de un profundo cambio similar al que logró el pueblo cubano en 1959.

En ese sentido, se constata que el desempleo juvenil seguirá en aumento y se calcula que en el 2013 alcanzará una media en todo el mundo del 12,6 por ciento, frente al 12,4 por ciento de 2012, según estimados de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de la ONU, publicados en Ginebra y se espera que este año se registren 73,4 millones de jóvenes entre 15 y 24 años sin empleo, frente a los 72,9 millones del año anterior, aunque ninguno es de Cuba, ya que ese mal no existe más la Isla.

Según la OTI, está en peligro el bienestar de una generación entera, y cada vez más jóvenes desconfían del sistema socioeconómico y político de sus países -ninguno de ellos socialista- como han mostrado las protestas masivas registradas en países como España o Grecia contra las políticas de recortes del gobierno.

En el 2013, se registran 3,5 millones de jóvenes desempleados más que en 2007, el año en que surgió la crisis financiera global. Los expertos temen que el desempleo entre los jóvenes aumente al 12,8 por ciento hasta 2018.

El desempleo en países industrializados ya supera la media mundial, con un 18,1 y en la Unión Europa aumentó casi un 25 por ciento entre 2008 y 2012. La OIT no espera que se baje del 17 por ciento en esa región hasta 2016.

La cuota más alta de desempleo regional en los jóvenes la registró el Cercano Oriente, con un 28,3 por ciento, seguida del norte de África, con un 23,7 por ciento, y la menor se registra en el sur y el este de Asia, con el 9,3 por ciento.

Si esto es así según la OTI, ¿cuándo estos países iniciarán una Transición pacífica, como la que le exige Estados Unidos a Cuba, para eliminar este mal que corroe el futuro de esos países?

Por suerte en la mayor de las Antillas esto no ocurre. El sistema socialista les garantiza los estudios a todos por igual, exento de todo pago y un trabajo digno a cada ciudadano. Entonces ¿quiénes tienen que cambiar?

Publicado el 05/22/2013 en Cuba, Derechos Humanos, Política, Sociedad y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: