El error de los heraldos del imperio (#Cuba #Miami #Madrid)


Por: J. M. del Ríobuen gallina1

A mi abuelita le escuche decir en muchas ocasiones, una cuarteta campesina, que es una especie de advertencia para aquellas personas que equivocaban su responsabilidad en la vida:

«Cuando la Luna declina,

/Debajo de los mameyes,

/ Me puse a enyugar gallinas,

/ Creyendo que eran los bueyes».

Eso parece haberle sucedido al grupo de turistas “opositores”, que ahora están regresando después de haberle dado la vuelta al mundo, vanagloriándose de que supuestamente pusieron a prueba al “régimen castrista”, por haber tomado la decisión de salir del país y regresar nuevamente y en su euforia de servidores engatusados, están haciendo lo que Judas Iscariote, quién por treinta monedas de plata traicionó a Jesús  (San Mateos, 14-15-16). Por su parte, estos heraldos de la bazofia pestilente, han vendido por un precio menor, su alma al diablo (digo al gobierno de los EE.UU.) y están traicionando a sus hermanas y hermanos, a los que dicen defender.

Estoy tratando de no ser excesivamente duro y no pretendo ser grosero. Colegié algunos de estos criterios con mis amigos del barrio. Ellos recurrieron a un lenguaje mucho más soez, que prefiero no utilizar.  Es que cualquiera siente asco por personas que de forma tan abierta se convierten en mercadería de bazar. Ya no ocultan su afición por las monedas que no  son de plata como las que le pagaron a Judas, son papeles verdes con el que pretenden “incrementar la lucha contra el régimen”. Una de estas que regresó luego de 78 días de andanzas por el mundo, declaró con mucha satisfacción que en su periplo había recibido “apoyo, moral, espiritual y material”.

Uno se pregunta que apoyo moral y espiritual puede haber recibido una persona que dice ser una líder de la lucha por los derechos humanos, por la democracia y contra el racismo, que según algunos de estos personajes prevalece en nuestro país por la “política del régimen” y durante su recorrido pagado por los EE.UU. tiene de anfitriones a los Directores de la Fundación Nacional Cubano Americana, que es la organización menos democrática y más racista de todas las que se han creado en los EE.UU., para el enfrentamiento a la Revolución cubana.

El actual “Chairman”  de esa organización contrarrevolucionaria es el hijo del que lo fue anteriormente. Al morir aquel, su hijo, sin historial “anticastrista” suficiente, “democráticamente”, heredó el cargo y los demás Directores que se quedaron simplemente aceptaron el batacazo. Un grupo lo rechazó, pero no por eso. Lo hicieron porque acusaron de blandenguería a  la  nueva directiva de la organización. En esa “democrática organización” los miembros con derecho a voz y voto pagan 10 mil dólares anuales.  Los que no aportan esa cantidad no cuentan con esos “democráticos derechos”. Por otra parte, hasta donde conozco, todos sus Directores con voz y voto, es decir los que pagan, son blancos. Esos mismos Directores (los que se quedaron y los que se fueron), financiaron las operaciones terroristas  contra Cuba organizadas por Luís Posada Carriles y otros fanáticos extremistas generadores   de actos violentos contra nuestro país.  ¿Si los turistas grupusculeros se autoproclaman defensores a todo trance  de la “democracia, de la libertad  y de la igualdad racial” y se auto-titulan “opositores pacíficos”, cómo es posible que hagan causa común con estos representantes de todo lo que ellos dicen no profesar?

La respuesta es evidente. Olvidemos el “apoyo moral y el espiritual”, seguramente dijeron estos “opositores turistas”. Lo importante es el apoyo material  que según parece no va a faltar. El Congreso de los EE.UU. está debatiendo la nueva Ley del Presupuesto y allí se incluye una partida de 20 millones de dólares “para promover la democracia en Cuba”.

Si a Judas lo compraron con 30 monedas de plata, ¿cuántos Judas se podrán comprar entre esos grupusculeros, con la parte de esos 20 millones que no se quede en los bolsillos de los intermediarios y grupusculeros del otro lado del charco? Eso lo expresó con mucha más claridad esa “ilustre turista opositora” que regresó recientemente: “vamos a incrementar la labor de nuestro grupo; pero para sumarse a nosotras hay que cumplir con el reglamento”. Yo lo diría de una forma más comprensiblemente: quien quiera mojarse con plata, tiene que hacer lo que se  le diga.

Se confirma lo que exprese antes: estos “patriotas de cafetería” enyugan gallinas y aunque saben bien que no son bueyes, al menos quieren que en la maniobra les quede algo por añadidura, porque una cosa es trabajar para los americanos que aportan su “tierrita”  y otra trabajar para el inglés[1] que no dan nada.


[1] “Trabajar para el inglés”. Frase que se dice en Cuba para reflejar que uno está trabajando para otro sin recibir nada.

Un comentario sobre “El error de los heraldos del imperio (#Cuba #Miami #Madrid)

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: