¿Se puede uno robar a sí mismo? (#Cuba #Miami #EEUU)


DUENDEEL DUENDE DEL MÁS ALLÁ

Leo  en  la  prensa cubana  que se le ha dado  paso a una nueva reforma económica que  establece   la  fundación  de  cooperativas  no agrícolas  en varios  renglones  de  la  producción,   entre  ellas  en  el  giro  de  los  servicios  gastronómicos.

El  propósito  de  esta  nueva reforma  económica  establecida  por  el gobierno cubano  es darle  paso  al  cooperativismo socialista-  el  Estado no  puede  controlarlo todo-  a la vez  que  de  esa  manera  se  hace  que  los  servicios  a la población  sean  más  eficientes y  se  le ponga coto  al  robo  que  tanto daño le hace  a  la economía  cubana  en general.

Viene bien  la medida cooperativista  porque quizás  el más grave defecto  del sistema estatista   establecido en Cuba   a lo largo de  los  años  de  Revolución, muy especialmente  desde  el inicio  del  llamado  “Periodo Especial”, haya sido  la sustracción  de  los  insumos  ene los centros  en  trabajo  por parte  de  los  empleados  y  trabajadores- los jefe en primer lugar-  para  cada  cual  “resolver”  sus problemas  de  falta de  recursos  o abastecimientos, o lo que  es  lo  mismo, robo reiterado  al  Estado  sobre  la  base  eufemística  de  que  el “robo” al Estado- a papá  Estado-  no es  robar, sino  “Resolver”.

Donde  más  se puede  constatar  tan viciosa  practica  es  en  los  restaurantes operados por  administración  estatal.  El robo  en  la  inmensa  mayoría  de  los centros   de   comestibles  en manos  del  Estado es  rampante. De  ahí  que  en su inmensa mayoría  todos los restaurantes en manos  estatales  sean incosteables y que  el servicio  y la comida  sea  de tan   pésima  calidad.

Está  más que probado en la  práctica   que  donde  el Estado  tiene  a  su  cargo  la administración de  un  restaurante  o una  cafetería, el servicio al  cliente  es malo y  la comida que se sirve  no  puede ser  peor. Dar  buenas  propinas  no  resuelve nada porque  el  mal  viene  de  la cocina  y no del salón  comedor.

En contraste,  los llamados  “Paladares”  particulares  han demostrado  como  dicen  algunos,  que bajo  el  “ojo  de  amo engorda  el  caballo”, lo cual   se ha convertido  en un argumento  a favor  de la economía  privada, algo  que  de  llevarse  a toda  la  escala  nacional  en todos  los  renglones  de  la  economía nacional ,  llevaría  a  Cuba  de  vuelta  al  capitalismo  egoísta  y salvaje dejando  atrás  los  sueños  altruistas  de  una  Revolución  Socialista.

Pero  la respuesta  a la ineficiencia  estatal   para  operar  restaurantes no  está  solo  en  los  “Paladares”    y cafeterías  privadas,  sino que  el Estado  debe  profundizar  el  experimento ya iniciado   recientemente de  entregar  a  los  trabajadores  los restaurantes  estatales  para  que  se establezcan en  ellos  cooperativas  privadas operadas  por  los  propios  empleados  sin  intervención  estatal  de  manera  que  siendo  los  propios  trabajadores los  dueños  de  la  empresa, tendrán   el  buen juicio  de  hacer  las  cosas  como  deben ser, sin que  ninguno  de  ellos  sea  capaz  de  “resolver”  sus  problemas  de  escaseces  robando  insumos  al  restaurante-cooperativa   del  que forma parte,  porque  entonces  se  estaría robando a sí  mismo.

En el proceso  de convertirse  en  cooperativas  están  más  de  20  restaurantes estatales solamente  en  La  Habana .  Uno  de  ellos  es  “El  Jardín”  de  la  calle  Línea  en El Vedado. Se debiera  seguir  por ese  mismo  camino  en toda  la  isla y  para  no  perder  el  ritmo,  hacer  lo mismo  en  “El  Carmelo”  de  la  calle  Calzada  y  en  la  “Casa  Potín”  de  Paseo  y  Línea, dos  históricos  restaurantes  de  El  Vedado, que  en  sus  tiempos  de esplendor  fueron  modelo en  su  servicio  al cliente  y  con comida  espectacular.

Adelante  con  el  cooperativismo  que  es  la  mejor  fórmula  de  socialismo, porque  es  altruista y no  egoísta. Es  el mejor  antídoto  contra  el  capitalismo salvaje, que  algunos  predican  como  la mejor solución a  todos  los  males.. ¿Se  puede  robar  uno  a  sí mismo? Creo  que  no.  Digo  yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: