Heberprot-P versus anticastristas y disidentes (#Cuba #EEUU #Washington #Miami)


Creo que la labor de Joe García es tan dañina como la de la agente descubierta y presa por traición en la actualidad, Ana Belén Montes, pudiera ser superada muy pronto.

J. M. del Río*

En ocasiones se escuchan o se leen, declaraciones de los personajes que integran  la fauna minoritaria del “anticastrismo” con base de sustentación en los EE.UU. y de la llamada “disidencia interna”, que lo hacen a uno pensar que el desatino de estos alabarderos del imperio llega al paroxismo de la ofuscación, colindando con las más inverosímiles aberraciones que puedan concebirse.

La última barrabasada a la que tuve acceso está relacionada con el brutal bloqueo impuesto por EE.UU. contra nuestro país y que, convertido en bumerán, afecta también a los nacionales de ese país.  En el texto presentado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba titulado “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, que se someterá  a consideración de la ONU el próximo 29 de octubre, se expone que las pérdidas económicas sufridas por nuestro país hasta abril del 2013, ascienden a un billón 157,327 millones de dólares, afectando entre otras muchos espacios de la vida, las áreas de la salud, la educación universitaria, el deporte y el comercio exterior.

Esa es una realidad palpable que afecta la cotidianidad de nuestras vidas desde hace más de 50 años, sin que los gobernantes norteamericanos den muestras de cordura y expresen su disposición de acatar el mandato de la ONU, que durante las últimas dos décadas ha votado mayoritariamente solicitando la eliminación de está injusticia que constituye la mayor violación a los derechos humanos de todo un pueblo. ¿Dónde radica la aberración de los que promueven esta injusta e inhumana política contra el pueblo cubano? Principalmente radica en el hecho que la pequeña Cuba ha sabido sobreponerse a las adversidades y ha desarrollado sus capacidades hasta límites insospechados por nuestros detractores y por allá hay personas que comienzan a percatarse que el bloqueo es un arma que tiene dos vías: los científicos formados en la ultrajada y vilipendiada Cuba producen medicamentos, equipos y técnicas, que podrían salvar vidas en aquel país, algo que ha sido científicamente demostrado.

Hemos conocido que algunos norteamericanos, con los pies bien puestos sobre la tierra, han conocido que en Cuba se produce el Heberprot-P, que es un medicamento para tratar úlceras en pies diabéticos, elaborado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de la Habana y el Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular, que ha favorecido a más de 100 mil pacientes de diversos países que han adquirido este preparado y cuyo uso se ha generalizado en el sistema de salud cubano beneficiando a más de 20,600 pacientes desde el 2007 en que vio la luz el producto.

Haciéndose eco de ese interés, Joe García, un congresista demócrata de origen cubano (que no es precisamente un santo de mi devoción), secundado por un ex-congresista también demócrata,  declaró recientemente que EE.UU. debía poner a prueba dicho producto, que podría beneficiar a miles de pacientes norteamericanos expuestos cada año a amputaciones de dedos y pies por los dañinos efectos de la diabetes y que este fármaco cubano, único en el mundo capaz de contrarrestar esos efectos, podría utilizarse para salvar vidas.

¿Qué ha sucedido? Que la jauría minoritaria de “anticastristas” se ha lanzado a una desaforada campaña acusando a los promotores de esta lúcida, nada política y  bienintencionada petición, de intentar beneficiar al “régimen castrista” que se vería favorecido económicamente, si el Gobierno de los EE.UU decidiera poner a pruebas y adquirir este medicamento. Es decir que para los aberrados correveidiles su odio a la Revolución cubana está por encima de la salud y el bienestar de miles de norteamericanos que sin lugar a dudas se beneficiarían con el empleo de ese medicamento cubano, que ha probado ser líder en el mundo por su alta efectividad.

Y como que son harina del mismo costal, los “disidentes internos”, entre los cuales podría haber alguno (o algún familiar) beneficiado por el empleo del Heberprot-P,  se han hecho eco de los ladridos de sus congéneres allende los mares y se suman al absurdo de promover la ofuscación aberrante. “Dios los cría y el imperio los junta”.

Incluso, Darsi Ferrer se ha atrevido a acusar al congersista Joe García de agente del Gobierno cubano sólo por defender el derecho a salud del pueblo norteamericano!

*Profesor investigador y colaborador del blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: