Lo que dijo Orson Wells sobre #Cuba (#USA #Miami)


Los amigos del Duende que son amantes del buen cine saben muy bien quien fue Orson Welles, ese genial director de Hollywood que se consagró con su obra maestra, El ciudadano Kane, película que dirigió con solo 25 años de edad.

Orson Welles nació el 6 de mayo de 1915, en un pueblito de Wisconsin y con solo 23 años, el 30 de octubre de 1938, saltó a la fama al adaptar para radio un texto literario de H.G. Wells (sin ninguna relación sanguínea entre ambos) titulado La guerra de los mundos, con el que Orson Welles con aquella voz que parecía ser la voz de Dios, utilizó la radio de la época para hacer creer a millones de norteamericanos, azorados y despavoridos, que el planeta Tierra había sido invadido por marcianos en platillos voladores.

Y los oyentes se preguntarán: ¿qué hace el Duende hablando hoy de cine? A lo que les replicaré de esta manera:

Un día como hoy, 10 de octubre, en el año 1985, el genio de genios que fue Orson Welles murió de un infarto fulminante, a la todavía temprana edad de 70 años. Pero más que rendirle hoy un homenaje a Orson Welles, les tengo una noticia que pareciera venir de ultratumba: se trata de un libro sobre este genio americano en el que Orson Welles habla de lo divino y de lo humano – ¡e inclusive habla de Cuba!

En el nuevo y acabado de salir “bestseller”, titulado Mis almuerzos con Orson, se recopilan grabaciones autorizadas por Welles en las que hace derroche de cultura general, de historia, de arte y de política, campos en los que se expresa a sus anchas con solidez de criterio y afilado humor.

Welles se lamenta del ombliguismo arrogante de muchos norteamericanos; se refiere a Ronald Reagan como un tonto telegénico; llama a Nixon un genio trágico y a Henry Kissinger un canalla que debería estar preso. Y habla de Cuba y cuando lo hace, es esto lo que dice su interlocutor durante uno de esos almuerzos grabados entre 1983 y 1985:

“Mira las cosas que se están empezando a saber ahora sobre acciones de EE.UU. en lugares como Cuba: todos esos intentos de asesinato contra Castro representan hasta donde podemos llegar cuando dejamos actuar el lado más inmoral y oscuro de nuestra política”.

Hasta aquí Orson Welles, genio detrás y delante de la cámara, un hombre de película, compañero de tumba de este Duende, que con su gallo se va ahora cantando  a dormir a su tumba fría…Bambarambay.

 El Duende

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: