La maravilla del contacto físico


La ciencia médica afirma que el tacto es el menos especializado de los sentidos.Desde el punto de vista físico, percibimos estas sensaciones por más de mil quinientas terminaciones nerviosas, situadas en la epidermis y que son las encargadas de mandar los estímulos al cerebro.

Sin embargo, el acto de tocar también posee una dimensión psicológica y social, que aunque intuida desde hace siglos, ya es abordada de manera científica.

Los estudiosos investigan los efectos terapéuticos del masaje en embarazadas aquejadas de depresión.

Asimismo, ya se descubrió que acariciar a los niños prematuros podría ser beneficioso si se hace de un modo adecuado. Los cierto es que el contacto físico adquiere relevancia cuando estamos deprimidos, asustados, cansados o nos sentimos solos.

Placer o repulsión

Psicólogos y pediatras coinciden en que las caricias constituyen una de las mejores formas de trasmitir cariño y seguridad, aunque al ser tocados puede ser una fuente de placer o repulsión.

Neurólogos ponen de manifiesto que hay una relación entre la carencia de contacto corporal y el desarrollo de actos violentos.

Las sociedades primitivas que castigan las conductas táctiles a edades tempranas y el sexo prematrimonial, suelen aceptar la esclavitud y se caracterizan también por un elevado por ciento de asesinatos.

Pero en las sociedades avanzadas, los expertos creen que no recibimos suficiente estimulación a través del tacto, a pesar de que el contacto físico dentro de un grupo es un fenómeno muy extendido en la naturaleza.

Necesidad biológica

El tacto, para bien, es sin duda una sensación placentera, necesidad biológica, que se produce, incluso, durante la fase fetal del desarrollo humano.

Antes del nacimiento, el feto recibe caricias que son provocadas por contracciones uterinas. Muchos pediatras insisten en que los abrazos deben prolongarse con el recién nacido, para intensificar los lazos madre-hijo.

Lo cierto es que el acto de tocar actúa como cualquier otro mensaje que causa reacciones positivas o negativas.Por lo general, nuestra sociedad identifica el tacto con la maternidad o con la sexualidad, sin embargo, todos los días hacemos uso real de él, como acto propio, que puede ir desde bailar, hasta dar la mano.

Así lo que creemos es una demostración de buenos modales es también un deseo de mantener contacto íntimo.

Lo táctil se impone

Investigaciones que recorren el camino de las carencias de contacto, han servido para descubrir que el desarrollo físico, psicológico y la capacidad de confiar en los demás está relacionado con las primeras experiencias del ser humano de ser tocado.

El contacto, sin embargo, tiene una naturaleza subjetiva y se experimenta de variadas maneras, según la educación y la cultura de cada individuo.

Los antropólogos se refieren a que existe un espacio interpersonal, de seguridad, diferente en cada cultura, por tanto, el contacto funciona en relación con el sistema social al que asistimos.

Sin embargo, nada impide que lo táctil penetre cada vez más y con más fuerza en las sociedades, rompiendo códigos de cortesía establecidos antaño.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: