Las Damas de Blanco, la Fundación Nacional Cubano Americana y la crisis de presupuesto en #EEUU


bertarecortePor: Mariano Álvarez.

La Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) acaba de cosechar un nuevo fracaso en su estrategia encaminada para mover los cimientos del gobierno cubano, aprovechando un nuevo aniversario del fallecimiento de Laura Pollán, ex líder del grupo disidente conocido como las Damas de Blanco.

Esta vez,  la inversión fue superior. No sólo se movió dinero hacia Cuba de los fondos de la Fundación, como es habitual sino de otros grupos que forman parte de la llamada Asamblea de la Resistencia (Resistiendo en Miami a golpe de Coca Cola).

La alucinación era iniciar un gran movimiento antigubernamental  a escala  nacional, comenzando el 10 de octubre, dada su significación histórica para  los cubanos, y concluirla el 14 (aniversario de la muerte de la ex dama de blanco Laura Pollán).Según parece, la cosa se planificaba en grande, con participación  no solo de las Damas de Blanco, sino también otros grupúsculos similares de y en otras  provincias como Santiago de Cuba, Holguín,  Villa Clara.

Con tales fines engranaron una amplia red de respaldo a las acciones indicadas, para lo cual, se ha filtrado que la FNCA comenzó a enviar mucho dinero,   alrededor de 30  mil dólares,  desde los meses del verano,  hasta los primeros días de octubre. Cubanos de a pie, cuentan que en Santiago de Cuba esto es ¨vox populi¨. Es conocido  que la FNCA garantiza un salario mensual  a  las  Damas de Blanco, pero para esta vez, se superaron. Todo hace  indicar los planes se concertaron durante el viaje de Berta Soler a Miami. 0

Y es aquí, donde el tema se pone difícil de entender. En el momento en que se dirime la aprobación del presupuesto de EE.UU., que miles de empleados de la administración serán puestos como dicen los cubanos ¨en plan piyama¨ en la casa porque no hay como pagarle; la FNCA  envía abundante dinero a Cuba proveniente de un Grant Federal. Por su parte la  Radio y la Televisión Martí (que no se oye ni se ve en Cuba), y  que forma parte del aparato estatal norteamericano, se puso en alerta y activaron toda la “red” de sus corresponsales dentro de Cuba, pago de salario mediante.

La ironía se desborda. Mientras los norteamericanos tienen un futuro incierto en relación a sus empleos, en Cuba, un piquete de desempleadas voluntarias, viven e intentan provocar al Gobierno con el dinero que les proporciona el Gobierno norteamericano, y que sale del contribuyente norteamericano, ese mismo que mañana puede ser un desempleado.

  ¿Finalmente que pasó?

En realidad la Fundación y otros grupos de Miami no escarmientan. Sucedió  lo mismo que cuando la visita evangélica del Papa Benedicto XVI, por solo situar un ejemplo de otra buena inversión millonaria sin resultados.

Nadie se enteró en La Habana, ni tampoco en otras provincias, de la existencia de opositores y sus actividades y mucho menos de que las Damas de Blanco se manifestaron. Una vez mas, mucho dinero invertido en la siembra y la cosecha perdida.

El problema es fácil: Ellos allá jugando dominó y tomando whisky  por la “causa de Cuba” y  sus empleados aquí, jugándosela por 40 CUC (subieron el salario para esta  marcha, antes le pagaban 15).

Aunque ladren mucho ¨allá afuera¨, de que les hicieron y les dejaron hacer, en realidad no les pasó nada. Es verdad que no les permiten la manifestación mercenaria. Pero me pregunto ¿qué Gobierno lo permitiría? Ni que tuviera monos en la cara… y está claro que el de Cuba no los tiene.

Salieron los grupos de revolucionarios para la calle,  pero la policía, incluso la seguridad,  cuidó de que no sufrieran daños físicos las contadas asalariadas que se manifestaron. En medio de la jaladera p’acá y p’allá, una de las llamadas damas o suplente de dama le dijo en el mejor cubano, a  mi vecina de los bajos:

¨Mija no te pongas pa esto, déjame hacer lo mío que esto se está viendo internacionalmente y en Miami hay pueto de mando y tó. A mi Berta no me va a joder, esta vez me tiene que dar la plata.”[1]

Un consejo para la Fundación y demás patrocinadores de la oposición interna: mejor inviertan su dinero en lograr que se levante el bloqueo, y así,  un día,  tal vez,  podrán tener algún negocio en Cuba, digo yo. Esto si antes

no sufren de ¨frustranitis mentalis bolsihueco¨ (síndrome que ataca a los tontos  que hacen quimeras y emplean su fortuna en ella hasta quedarse sin nada).

 


[1] Como los cubanos son tan chistosos, tomarán esto como un chiste, pero es la pura verdad. Ocurrió tal y como lo cuento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: