Vivir sin CUC


Por: Cubahora.

El economista Omar Everleny Pérez analiza para Cubahora el inicio del proceso de unificación monetaria.

Tasa de cambio de un país: Valor de la moneda nacional comparada con una unidad monetaria externa (dólar, euro u otra). Se puede entender también como el poder de compra de una moneda respecto al poder de compra de otra medida en términos monetarios.

Régimen de tasas múltiples:  Sistema por el que un país decide aplicar  tipos de cambios diferentes según la finalidad para la que se demanden las divisas y según las divisas de que se trate.

En los Lineamientos de la política económica y social (pág. 9) se expresa que “ No se han resuelto los principales problemas que limitan el desempeño de la economía” , entre los que se menciona:

“Fortalecer los niveles de coordinación de las políticas macroeconómicas y concluir los estudios para la eliminación de la dualidad monetaria y el perfeccionamiento de la política cambiaria”.

A propósito de ello, expresa:

“Enfrentar problemas tan complejos requiere contar con una visión estratégica, a mediano y largo plazos, por lo cual, desde mediados del año 2009 hasta mayo de 2010, se realizó por el Ministerio de Economía y Planificación, con la participación de los organismos, una proyección de la economía hasta el 2015”.

“La realización de la proyección demostró que la solución de los desequilibrios macroeconómicos y de los problemas de eficiencia presentes constituyen una acción indispensable para el desarrollo futuro del país y que, por tanto, para el quinquenio 2011- 2015, la política económica, basada en la proyección aprobada, debe dar respuesta a esos problemas”.

Raúl Menchaca López – Cubahora.- A la vuelta de un tiempo, más o menos largo, el CUC, el famoso peso convertible o “chavito” al que todos persiguen, desaparecerá de la vida de los cubanos, como resultado de la unificación monetaria en marcha.

Ya se sabe que el ahora maltrecho peso, nuestra moneda casi centenaria, volverá a ser el billete de curso legal en la nación, es decir, recuperará su capacidad de pago, de atesoramiento y como unidad de cuenta.

Ese es el escenario previsible en un futuro no muy lejano, aunque el anuncio del inicio del fin de la dualidad monetaria genere incertidumbre y hasta ansiedad en la población.

Pero los economistas, como el investigador Omar Everleny Pérez, del Centro de Estudios de la Economía Cubana, tienen una mirada más objetiva sobre ese proceso, que es considerado como un impulso a la actualización del modelo económico nacional.

“Es un paso de avance, un empujón más a todos los cambios necesarios que se están haciendo en estos momentos, que me parecen que son graduales y óptimos”, dijo el especialista en diálogo con Cubahora.

No se puede olvidar que el propio presidente Raúl Castro en su discurso en la Asamblea Nacional ha calificado a ese asunto como “uno de los principales obstáculos para el progreso del país”.

Pérez consideró que el inicio de la unificación monetaria tiene mucha importancia para Cuba, que podrá valorar realmente su gestión económica porque “si se tiene doble moneda es muy difícil saber la eficiencia de la economía nacional”.

“Por otro lado, eso permitiría una mayor competitividad de las exportaciones, porque para que  un producto sea competitivo no puedes tener insumos en una moneda y salarios en otro, o sea, de forma general lo que quiero decir, es que un elemento de rentabilidad muy importante”, subrayó.

Aunque de manera oficial no se han dado plazos precisos, el académico consideró que  “si nos guiamos por el programa  de actualización del modelo, la mayor parte de los Lineamientos tiene que estar cumplida a fines del 2015”.

Explicó que en la práctica ya comenzó ese cronograma, porque hay muchas entidades que trabajan con una tasa de cambio diferente, como hoteles y cooperativas no agropecuarias, “o sea el Estado está midiendo como son corregidas esas distorsiones”.

El Doctor en Ciencias Económicas en 1998 por la Universidad de La Habana, con más de 25 años de trabajo docente e investigativo, estimó que las empresas extranjeras presentes en Cuba no deben verse afectadas con el fin de la doble circulación monetaria. A su juicio “se van a ver beneficiadas, porque cuando Cuba montaba una empresa mixta, por ejemplo, la parte cubana ponía 500 y la extranjera otros 500, pero el capital foráneo era en dólares y el nacional en pesos, mientras que la tasa oficial era uno a uno”.

Everleny aseguró que la ciudadanía tampoco será  afectada por la medida, pues seguirá recibiendo sus salarios en pesos, mientras que se conservarán intactas aquellas cuentas que tengan los cubanos en otras monedas, como indicó una reciente nota oficial.

Pérez no se aventuró a especular sobre la tasa de cambio que quedará tras el proceso, pues “eso es muy difícil de decir”, pero “lo que está claro es que no puede haber dos tasas de cambio y no debe haber un régimen de tasas múltiples”.

“Si vamos a tener una tasa de cambio que sea fija, con oscilaciones alrededor de una canasta de monedas o de un grupo de indicadores, pero no puede haber un sector que trabaje con diez, otro sector que trabaje con tres, porque al final aunque sean medidas mejores, tampoco clarifica a la sociedad en general”, aseguró.

El economista es enfático cuando se despide: “Al final es favorable para la población y para la economía”, dice. Y uno piensa ahora cómo será un país donde de nuevo circule solo el peso y todos podamos vivir sin la sombra del CUC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: