El líder Carromero


Por: Juan Carlos Escudier|El Público.es

A diferencia de otros partidos, el PP siempre ha sido una gran familia, una piña de afectos en el que nadie se siente solo, una comunidad tocada por la armonía en la que todo se comparte, ya sea el paraguas o la lluvia, las alegrías o las tristezas y, huelga decirlo, también los sobresueldos. Habitar este moderno paraíso terrenal, donde las hojas de parra son de marca Lacoste, es un privilegio del que goza una minoría de elegidos, un selecto grupo de compatriotas de méritos indiscutibles. Entre ellos se encuentra Ángel Carromero, recientemente elegido secretario general de Nuevas Generaciones de Madrid.

Su nombramiento hace justicia a los servicios que ha prestado tanto al grupo municipal del PP con sus trabajos de asesoría, como a la DGT, cuyo sistema informático de multas requería ser probado y él solo fue capaz de someterlo a un verdadero test de estrés. No obstante, si por algo ha sobresalido Carromero ha sido por su contribución a la normalización de relaciones con Cuba, país al que el Gobierno había situado en su particular eje del mal y del que ya no se habla en Moncloa salvo para elogiar los daiquiris del Floridita.

En cualquier otro partido Carromero habría sido un leproso del que todos huirían a la carrera, sobre todo si le vieran venir conduciendo. Pero el PP, y especialmente Esperanza Aguirre que es todo corazón, no abandona jamás ni a un caído ni a su chico de los recados, por mucho que se estampe contra un tamarindo y se convierta en un peligro mayor para la disidencia cubana que el propio Fidel Castro.

Aguirre habría querido, de hecho, que Carromero hubiera sido el presidente de su muchachada, pero alguien debió de advertir que la pulsera telemática que le permite no ir a dormir a la cárcel pitaría en los aeropuertos, todo un engorro cuando fuera requerido en alguna reunión internacional de jóvenes cachorros de la derecha. De ahí que haya tenido que conformarse con la secretaría general, que viste algo menos aunque lo que importe sea la percha, que es de bandera.

Salta a la vista que Carromero tiene madera de líder y que la política es lo suyo, toda vez que los estudios se le atragantan y el negocio de los gimnasios, aun siendo una profesión con futuro, no colma sus expectativas.  Nunca como en su caso estaría tan justificado el chófer y el coche oficial. Con eso queda dicho todo.

Anuncios

Publicado el 11/06/2013 en Angel Carromero, Contrarrevolución, Cuba, España, Esperanza Aguirre, Política y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: