VENEZUELA Y LA DEMOCRACIA CRISTIANA (PARTE II)


cap
Henrique Capriles y el presidente de la Democracia Cristiana, Senador Ignacio Walker. 18 de julio de 2013

Por: Landys Aguilar

En el escenario político venezolano, existen partidos y organizaciones políticas de fundamentos demócratas cristianos, entre los que destacamos en este análisis:

  • Convergencia. Fundado por Calderas. Ex COPEI.
  • Alianza Popular. Dirigida por Oswaldo Álvarez  Paz. Ex  COPEI.
  • Proyecto Venezuela. Dirigida por  Henrique Salas Romer.

      Tambien de origen demócrata cristiano.

  •  Primero Justicia.

Gran parte de los simpatizantes tradicionales de estas organizaciones, coinciden con las posiciones del centro derecha venezolana, espectro político del COPEI, y donde se encuentran las organizaciones Primero Justicia y Proyecto Venezuela, generalmente no vinculadas con las posiciones democristianas del COPEI y que se presentan como nuevas tendencias políticas. En nuestro criterio, en ellas se materializa y ejemplifica la capacidad de adaptación de  esta tendencia, la cual bajo diferentes nombres y agrupaciones, mantiene vigente el mismo ideal, la misma doctrina, el mismo sentimiento de frustración clasista y la misma ideología en contra de la revolución venezolana.

Esto le permite desconcentrase ante las acciones socio políticas que contiene y propone el proyecto revolucionario, accionar supuestamente desde criterios y posiciones diferentes, pero sin perder la capacidad de agruparse identificados en el mismo fundamento ideológico. Tácticamente  su accionar por agrupaciones desgasta el enfrentamiento del gobierno y estratégicamente no pierden la capacidad de golpear como una sola organización ideológica contra los intereses de la revolución venezolana. La Mesa de Unidad Democrática (MUD) es un claro ejemplo de esto.

Las acciones y fundamentos doctrinales del opositor Henriques Capriles, sus nexos con lo más reaccionario de la curia católica venezolana, se corresponden con sus postulados democristianos, conservadores y sobre todo, reaccionarios. Cuenta por ello con el apoyo de representantes y miembros de la Iglesia nacional, pero debemos tener en cuenta tambien el apoyo que puede recibir de la ODCA-PP y de la IDC-PP.

De igual forma, debe prestarse atención a las acciones que la rama sindicalista demócrata cristiana ha ejecutado y puede ejecutar (existen informaciones que así lo demuestran) en apoyo a Capriles y a la derecha venezolana en estos momentos y en el cercano escenario electoral, nos referimos a la Confederación de Trabajadores de América Latina (CLAT) cuyo centro de formación de líderes sindicales para la región latinoamericana se encontraba en San Antonio de Los Altos, Venezuela. Allí se reunían elementos contrarrevolucionarios de origen cubano agrupados en la “Solidaridad de Trabajadores de Cuba” (STC) organización de la cual siempre nos llamó la atención su coincidencia con la organización de igual nombre “Solidaridad” pero de origen polaco.

El sindicalismo democristiano es fuerte, tiene organización y experiencia de confrontación, cuenta con recursos y puede movilizar con rapidez a sus miembros y  si bien todos los afiliados se identifican con la rama sindical, no todos militan en iguales partidos políticos. Eso le da a las ideas democristianas sindicalistas una presencia diseminada en varias agrupaciones políticas y en nuestro criterio, fortalece mucho el espectro opositor venezolano. Sucede en este caso, lo mismo que con las agrupaciones políticas anteriormente analizadas.

Ganan vigencia las palabras que Allen W. Dulles recoge en su libro “El Arte de la Inteligencia” : “El objetivo final de la estrategia a escala planetaria, es derrotar en el terreno de la ideas las alternativas a nuestro dominio, mediante el deslumbramiento y la persuasión, la manipulación del inconsciente, la usurpación del imaginario colectivo y la recolonización de las utopías redentoras y libertarias, para lograr un producto paradójico e inquietante: que las víctimas lleguen a comprender y compartir la lógica de sus verdugos”.

Capriles es la cara visible del fenómeno, pero existen otros menos conocidos que tambien actúan siguiendo instrucciones del César (el Imperio) en contra de los mandamientos de Dios. Para todos llegara el Apocalipsis, no como el final del mundo, sino como revelación (que es lo que significa Apocalipsis) de un mundo nuevo, donde los seguidores de Judas no tendrán lugar, porque no mentir, no robar, no codiciar lo ajeno, ver al trabajo honrado como fuente de enriquecimiento espiritual serán preceptos de vida, y donde primero entrará una soga (camello) por el ojo de una aguja que un rico. El pueblo venezolano se lo merece y el señor está con él.

Amén.

Recomendamos:

VENEZUELA Y LA DEMOCRACIA CRISTIANA (PARTE I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: