“Disidentes cubanos”: sus desaciertos


puppet

Por: J. M. del Río*

Leyendo informaciones relacionadas con la extrema derecha anticubana, asentada en el Sur de los EE.UU., he encontrado algunos detalles interesantes  que quisiera comentar. Dejo claro que tengo bien identificados a los que pertenecen a esa minoritaria fauna de parásitos, que viven a costa de explotar los sentimientos de los demás, que no acaban de aprender que el mundo cambia a su alrededor.  Ellos, ni por casualidad están al mismo nivel que esa inmensa mayoría de mis paisanos que residen allá, que viven de su trabajo y de su esfuerzo personal, que de tiempo en tiempo aspiran a cargar las pilas en el terruño que los vio nacer, para visitar parientes, amigos, lugares queridos y que sin necesariamente pensar igual que muchos de nosotros, por justicia, siguen siendo nuestros compatriotas.

Dentro de esta minoría,  clasifican los Representantes Mario Díaz Balart, Ileana Ros y Albio Sires y los Senadores Marco Rubio y Bob Menéndez, quienes afirman en su pataleo contra nuestra Revolución que, “en Cuba no se están produciendo cambios y  no hay que aflojar la política de mano dura: continuar el embargo económico, comercial y financiero, aplicar a raja tabla las regulaciones por parte de la  Oficina para el control de activos extranjeros (OFAC). La estrategia contra Cuba hay que mantenerla como está, nada de política creativa y juiciosa como sugieren algunos. Si fuera posible, darle marcha atrás a algunas de las iniciativas generadas por Obama.”. En resumen: continuar poniéndole el pie en el cogote al pueblo para que se revire contra su gobierno.

Por su parte Ileana Ros, recientemente dijo “Espero con interés participar en la audiencia del Subcomité del Hemisferio Occidental sobre la proliferación de las actividades anti-norteamericanas del régimen de Castro, en tanto que estado patrocinador del terrorismo. No se ha prestado suficiente atención a la muy real amenaza que representan las actividades castristas para los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos”. Según está iracunda mitómana,  entre las actividades “que podrían afectar la Seguridad de los EE.UU.”, está la intención de uno de sus colegas en el Congreso de que se analice la posibilidad de distribuir en ese país del medicamente Heberprot-P que se produce en Cuba. Su razonamiento parece ser: “si un norteamericano cura su pie diabético y no necesita amputación para salvar la vida, podría tener un pensamiento positivo hacía el régimen castrista y eso es un peligro para la seguridad de los EE.UU.

Esta minoría se equipara mucho con los integrantes de los grupúsculos que desde adentro, con el beneficio de la política indulgente y humanitaria de la Revolución, se prestan para el accionar subversivo que se organiza desde las sedes de las agencias especiales del Gobierno de los EE.UU contra Cuba. El pez muere por la boca y a estos grupos antes descriptos, el bla-bla-bla los erosiona. Hablan hasta por los codos. Se repiten, se desdicen, expresan tales necedades que por propensión se encasillan en el grupo de renegados, falsarios y embusteros, que –como Judas- se venden por 30 monedas (e incluso por menos). Están corruptos hasta la médula. Entre los que se caracterizan por sus escándalos cotidianos, en este sentido, se destacan las Damas de Blanco y UNPACU.

Precisamente,  qué ha dicho Berta Soler, auto-designada líder de las Damas de Blanco, en “defensa del pueblo cubano”, que no he dudado en calificar como desaciertos:

Desacierto número 1: Berta Soler, en visita al Nuevo Herald y al The Miami Herald declaró enfáticamente, «que se mantenga el “embargo” comercial de Estados Unidos y que se limiten los viajes a la isla hasta que el gobierno de Raúl Castro respete los “derechos humanos”». ¿Qué se puede decir ante éste disparate moral? Cualquier persona que se respete conoce perfectamente que el bloqueo financiero, económico y comercial que aplica el Gobierno de los EE.UU contra la República de Cuba desde hace más de 50 años, es la mayor violación de los derechos humanos contra todo un pueblo que se haya conocido hasta el día de hoy, señalado como genocidio en los tratados internacionales y “debería ser el principal  motivo de denuncias de todas las organizaciones que en el planeta hablan de derechos humanos (…)”.

Desacierto Número 2: En la visita antes mencionada, Bertha Soler también sostuvo que los “disidentes en Cuba requieren más apoyo financiero del exterior porque el gobierno (cubano), que es prácticamente el único empleador de la isla, les niega empleos y otros ingresos”. He aquí la otra cara de la moneda: Bertha Soler se pasa el tiempo visitando otras provincias del país y desde el pasado 14 de enero ha implantado un record de viajes fuera de Cuba, al punto que el kilometraje recorrido equivale a la vuelta al planeta tierra en más de una oportunidad. ¿En que país del mundo un trabajador puede mantener su empleo si nunca esta disponible para “ponchar” la tarjeta y cumplir con sus obligaciones laborales? ¿De qué vive? La respuesta es obvia: de la ayuda material que recibe del “exterior”, entiéndase Gobierno de los EE.UU a través de sus agencias especializadas. He ahí su empleo: mercenaria y su empleador: el Gobierno de los EE.UU.

 Desacierto número 3: “A nosotros nadie nos paga por oponernos al gobierno”, dijo la señora Soler. Y si eso fuera verdad entonces ¿de dónde sale el dinero que  la cabecilla de las llamadas Damas de Blanco, distribuye a las mujeres que participan en sus mini-pataleos, por su asistencia a esos efluvios contrarrevolucionarios?, a las cuales se les cubren los gastos de transporte, comida y en ocasiones otros gastos con matices más mundanos y existencialistas que políticos. Se ha hecho público algunas contradicciones y “disidencias” en el seno de estas “disidentes”, por parte de mujeres  que han declarado que sus actividades en este “grupúsculo” no tienen sentido y otras que se quejan de que “los dineros recibidos del extranjero no se reparten con equidad”. Con estos tiros quien duerme. Habría que preguntarle a nuestra presuntuosa “Doña” Bertha: ¿Les pagan o no les pagan por oponerse al gobierno y al pueblo revolucionario?

Desacierto número 4: La cabecilla de marras declaró además en la visita al Nuevo Herald “que es partidaria a todo trance, que se limiten los viajes a la isla hasta que el gobierno de Raúl Castro respete los derechos humanos” y “que las reformas  migratorias de Castro son meramente cosméticas”. Esto es algo así como pedir al Gobierno de EE.UU que siga violando el derecho que tienen los ciudadanos de ese país a viajar a cualquier parte del mundo y que mantenga la prohibición de viajes a Cuba; mientras ella por su parte, apoyándose en una “reforma migratoria cosmética”, puede darle la vuelta al mundo como saltimbanqui y llevaitrae  de mensajería anticubana.

Desacierto número 5: Según esta cabecilla especializada en viajes mundialistas: “los visitantes estadounidenses que vienen a Cuba gastan la mayor parte de su dinero en hoteles e instalaciones turísticas de propiedad estatal, por lo que, exige, que el Gobierno de los EE.UU debe mantener la prohibición de viajes. Necesita espejuelos y audífonos esta señora que no se ha percatado que las reformas económicas que se están aplicando en Cuba no son, como ella dice, “nada más que cosméticas” y que cualquier visitante de cualquier país puede, a su libre albedrio, escoger el lugar donde se va a hospedar, donde va a comer, que transporte va a escoger y en tal sentido bien puede acogerse a alguna de las modernas y confortables instalaciones turísticas que son propiedad del Estado Cubano, algunas de ellas administradas por entidades extranjeras o bien pude alojarse en alguna casa  particular que alquila cuartos o comer en un “paladar”, viajar en un taxi o utilizar cualquier otro de los tantos servicios que prestan los cuentapropistas que suman ya mas de 450 mil en el país.

Los cavernícolas que por equivocación nacieron aquí y ahora como ciudadanos norteamericanos por papeles y por convicción, desde las instituciones de aquel país nos atacan, podemos considerarlos extranjeros enemigos de Cuba; pero los que están aquí como quinta columnistas ¿qué son? Ellos mismos afirman que reciben y distribuyen “ayuda material del extranjero” ¿Y desde el punto de vista legal cómo se le dice a una persona que recibe “ayuda material” (es decir dinero, recursos, equipamiento tecnológico) de un gobierno extranjero para subvertir el orden interno en su propio país? Creo que debemos comenzar a llamar al pan, pan y al vino, vino. Al menos esa es mi modesta opinión.

¿Desaciertos, meteduras de patas, deslices, falacias o embustes? No me crea a mí. Yo defiendo la Revolución hasta con mi vida, respeto a los adversarios que se respetan; pero repudio a los sopla-botelleros y mercachifles que se incluyen en la nómina del “norte revuelto y brutal que  nos desprecia”. 

Venga a Cuba, compruebe lo que digo, haga su propio análisis, asuma la posición que más se ajuste a su propio pensamiento y asígnele Ud. el calificativo que considere más apropiado a estas torpezas de la llamada “disidencia cubana”. Después de eso, si lo considera apropiado,  ayúdeme a desmentir a estos “cuenta-cuentistas” de poca monta que han confundido la velocidad con el tocino.

 

*Profesor investigador y colaborador del blog

 

 

 

Publicado el 12/27/2013 en Contrarrevolución, Cuba, Damas de Blanco, Estados Unidos, Ileana Ros, Marco Rubio, Política, Prensa mediática, Radio Martí, Subversión y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: