Francisco, el papa más popular de la Historia


El Papa Francisco, durante una de sus multitudinarias audiencias en la plaza de San Pedro

Los primeros meses del Papa Francisco no han dejado indiferente a nadie y han suscitado una ola de simpatía sin precedentes. Ahora también las matemáticas juegan a su favor. Desde que fue elegido Papa el pasado 13 de marzo, nada menos que 6,6 millones de peregrinos han asistido a alguno de sus encuentros en el Vaticano, casi tres veces más que los 2,3 millones que asistieron a eventos papales en el año 2012.

La Prefectura de la Casa Pontificia, que publicó ayer los datos, explicó que la cifra se calcula a partir del número de invitaciones distribuidas y de cálculos sobre el número real de participantes. Por si parece bajo, aclara que no incluye a los tres millones de peregrinos que acompañaron a Francisco en Río de Janeiro durante la Jornada Mundial de la Juventud ni a las decenas de miles de peregrinos que acudieron a Asís, Cagliari y Lampedusa para ver de cerca al nuevo Pontífice.

El evento que atrae a más peregrinos es el rezo del Ángelus los domingos, con 2.706.000 personas. En las misas y ceremonias litúrgicas han participado 2.282.000 personas, mientras que las 30 audiencias generales han reunido a 1.548.500 personas, y las audiencias especiales, 87.400 peregrinos.

Más que con Juan Pablo II

Las espectaculares cifras no se explican solo por la curiosidad por la elección de un nuevo Papa. Durante los quince primeros meses de su pontificado, en 1979, Juan Pablo II reunió a unos 33.000 peregrinos por audiencia. Desde su elección en abril de 2005, y hasta el mes de diciembre, Benedicto XVI tuvo 32 audiencias generales, a las que acudieron 810.000 fieles, una media de 25.300 en cada una. La media de Francisco es de 51.500 personas en cada audiencia del miércoles.

Con los Ángelus del domingo el dato es muy parecido. Si consideramos que hizo tantos Ángelus como audiencias semanales, a los Ángelus de los primeros meses de Benedicto acudieron 1.400.000 peregrinos, o sea unos 43.750 peregrinos cada domingo. Los Ángelus de Francisco han desbordado expectativas: 2.706.000, o unos 84.500 peregrinos cada semana.

Era difícil prever el pasado 13 de marzo que el poco conocido cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio se convertiría en el hombre que más personas han visto directamente a lo largo del último año.

A su favor ha jugado también el Año de la Fe convocado por Benedicto XVI. El nuevo Papa llegó a la Sede de Pedro con un atractivo calendario de eventos que ya estaba en marcha, y que se concretó en uno o dos encuentros multitudinarios mensuales distribuidos a lo largo del año, como el encuentro con movimientos católicos en mayo, el encuentro con seminaristas en junio, y el encuentro con familias de todo el mundo en octubre.

Pero también es cierto que el estilo y el mensaje de Francisco han atraído a muchas más personas de las que inicialmente estaban previstas. Si el Papa no hubiera gustado tanto, muchos se habrían conformado con verlo por televisión.

Francisco conquista al gran público. Quienes van a ver directamente al Papa se sienten personalmente interpelados por sus propuestas inesperadas, como rezar por el enemigo, averiguar la fecha del bautizo o no dejar que acabe el día sin pedir perdón.

Y eso que en público sólo habla en un italiano rico de argentinismos y en un dulce español. Cuando se suelte en otros idiomas que conoce, como el inglés, el alemán y un poco el francés, los números de peregrinos podrían crecer.

Las cifras podrían repetirse este año. El Papa ya ha convocado a parejas de novios para el próximo 14 de febrero. Y en Roma es casi un milagro encontrar alojamiento para participar el 27 de abril en la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII.

Benedicto XVI, récord de ventas

Cada Pontífice tiene su estilo y personalidad. Mientras que Francisco engancha en el contacto directo, Benedicto XVI sigue rompiendo récords en las librerías. De su trilogía «Jesús de Nazaret» se han vendido siete millones de copias en 163 países y en 54 idiomas, un volumen inimaginable para un libro de Teología.

La otra cara de la moneda del éxito es que cada miércoles y domingo la Policía local romana debe acordonar el perímetro en torno al Vaticano para facilitar el flujo de peregrinos. La incomodidad se traduce también en ingresos para los empresarios de la zona, que aprovechan a su favor la popularidad del Papa. Por ejemplo, la famosa corona del rosario recomendada por Francisco, la «misericordina», se vende en los alrededores de San Pedro a «solo» 8 euros, mientras que el resto de rosarios cuestan 1 o 2 euros.

[Fuente: EFE]

2 comentarios sobre “Francisco, el papa más popular de la Historia

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: