Escándalo de Watergate


Imagen tomada de Internet.

Por: Ecured.

El Escándalo de Watergate, fue un escándalo político que rodeó la revelación de actividades ilegales por parte de la administración republicana del presidente Richard Nixon durante la campaña electoral de 1972. El 17 de junio del propio año fue la fecha en que estalló el escándalo Watergate, sin duda la más resonante crisis política de los Estados Unidos.

Breve reseña del Caso

El escándalo comenzó con el arresto en junio de 1972 de cinco hombres que habían penetrado para espiar al Comité Nacional Demócrata en el hotel Watergate en Washington El edificio Watergate era la sede donde funcionaba el Partido Demócrata.

En la madrugada del 17 de junio de 1972, Frank Wills, guardia de seguridad del Complejo Watergate de edificios, advirtió que alguien había penetrado en el edificio violando los controles de entrada. Llamó a la Policía tras detectar a los intrusos y minutos después cinco hombres fueron arrestadosdentro de la oficina del Comité Nacional del Partido Demócrata, la sede del principal partido de la oposición tratando de instalar equipos electrónicos de espionaje.

Los cinco arrestados, conocidos como “Los plomeros de Watergate”, eran los cubanos Virgilio González y Eugenio Rolando Martínez, conocido por “musculito”, así como Bernard Baker, JamesW.McCord Jr., y Frank Sturgis; todos, miembros de la Operación 40 de la CIA encargada de operaciones terroristas contra Cuba. Su líder, James McCord, era el Director de seguridad del “Comité para la reelección de Nixon“,además de ser empleado del FBI y de la CIA, donde era el encargado de la seguridad física del Cuartel General en Langley; los otros cuatro hombres eran agentes de la CIA.

Los cinco fueron acusados de intento de robo y de haber intentado intervenir las comunicaciones.

Poco después se descubrió que los cinco asaltantes del Edificio Watergate fueron contratados y pagados de manera secreta por Howard Hunt otro de los agentes de la CIA, dirigente de varias operaciones contra Cuba y de la preparación de atentados contra el comandante Fidel Castro y Gordon Liddy, ambos vinculados al “Comité de Reelección del Presidente”, el equipo de militantes del Partido Republicano creado por Richard Nixon para sostener su campaña reeleccionista en los comicios de noviembre de 1972.

Las grabaciones de las conversaciones que tuvieron lugar en la oficina del presidente desde principios de 1971, de cuya existencia informó el testigo Alexander P. Butterfield, se convirtieron en una de las claves principales del escándalo.

Cuando el caso parecía entrar en el olvido, Bob Woodward y Carl Bernstein, dos periodistas del diario The Washington Post, uno de los más influyentes de ese país, revelaron detalles del asunto y acusaron al presidente de tratar de congelar las investigaciones. Ante la evidencia de espionaje, se formó una comisión investigadora y casi todos los colaboradores de Nixon renunciaron a sus cargos, envueltos en una red de sospechas. A partir de entonces, y durante dos años, fueron surgiendo cada vez más elementos que comprometían la actuación de Nixon.

Después de múltiples peripecias judiciales la implicación de la administración de Nixon se fue haciendo cada vez más evidente. Aunque al principio se defendió negando tener conocimiento del hecho, el 30 de abril de 1973, Nixon aceptó parcialmente la responsabilidad del gobierno.

La existencia de cintas magnetofónicas incriminatorias del presidente y su negativa a ponerlas a disposición de la justicia llevaron a un duro enfrentamiento entre el ejecutivo y el judicial. La opinión pública forzó finalmente a la entrega de esas cintas, pero uno fue alterada y dos desaparecieron.

El misterioso personaje “garganta profunda”

Los periodistas fueron “guiados” por un misterioso personaje al que bautizaron como “garganta profunda” que llevó a los reporteros a descubrir el caso de espionaje en el que estaban implicadas las más altas instancias del Estado y fue un hito en la investigación periodística (33 años después de los hechos el ex directivo del FBI Mark Felt, confesó que él fue “garganta profunda”).

Renuncia de Nixon

Nixon y su vicepresidente Spiro Agnew fueron reelegidos, pero el escándalo no cesó. Crecientes evidencias sobre la culpabilidad de Nixon y de altos funcionarios norteamericanos llevaron a que se iniciaran los procedimientos del “impeachement”, juicio al presidente. El 24 de julio de 1974 la Corte Suprema acusó al presidente de “obstruir las investigaciones judiciales”, “abuso de poder” y “ultraje al Congreso”, y de haber utilizado a la CIA y el FBI con fines políticos.

En agosto de 1974 Nixon tuvo que entregar transcripciones de tres cintas magnetofónicas que claramente le implicaban en el encubrimiento del escándalo. La evidencia hizo que Nixon perdiera sus últimos apoyos en el Congreso.

El 8 de agosto comunicó su renuncia al cargo de presidente al verificar que había perdido la “base política” necesaria para gobernar. Su vicepresidente, Gerald Ford, accedió a la presidencia e inmediatamente otorgó un perdón incondicional a Nixon el 8 de septiembre de 1974.

Nixon abandonó la Casa Blanca en helicóptero y dijo: “Nos vamos con grandes esperanzas… y también con gran humildad”.

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: