Mujeres latinoamericanas en el ruedo político


Por: Roberto Morejón.

Una cifra aún baja de mujeres ocupa altas responsabilidades políticas y estatales en América Latina, aunque la asunción de Michel Bachelet como presidenta de Chile alienta a quienes abogan por una mayor participación femenina en el acontecer de la región.

En América Latina llegaron a coincidir en tiempo las presidentas de Brasil, Dilma Rousseff, de Argentina, Cristina Fernández, y de Costa Rica, Laura Chinchilla.

 Sin olvidar que en el Caribe se desempeñan dos mujeres como Primeras Ministras, las de Jamaica y Trinidad Tobago, lo cierto es que no podemos hablar de una tendencia clara en la región.

 Todavía rigen criterios desaprobatorios hacia las representantes del sexo femenino involucradas en carreras políticas o movimientos sociales, a causa de siglos de prejuicios y marginación.

 La ascensión de Michel Bachelet en Chile como presidenta después de su victoria en las urnas atrae sobre ella las miradas de millones de personas en el mundo.

 Médica de profesión, Bachelet tiene sobre sus hombros un colosal desafío porque debe reducir la desigual distribución de la riqueza, atender las demandas de cambio de la Carta Magna heredada de la dictadura de Augusto Pinochet y cambiar el elitista sistema educacional.

 Como señal de su valentía debe apuntarse que pudo continuar al frente de la organización ONU Mujeres en Nueva York, pero decidió encabezar la coalición Nueva Mayoría, integrada por partidos con posiciones distantes como el Comunista y la Democracia Cristiana.

 Chile no sólo cuenta por segunda vez con una mujer como presidenta, pues Bachelet ya ocupó el mandato entre 2006 y 2010, sino que además tiene como titular del Senado a Isabel Allende.

 Hija del derrocado primer mandatario Salvador Allende, quien resistió a los militares golpistas en 1973, Isabel se convirtió en la primera mujer en asumir la presidencia de la Cámara Alta en Chile y por eso entregó la banda presidencial a Bachelet.

 Fue el de ellas un abrazo simbólico porque el padre de la nueva presidenta de Chile, Alberto Bachelet, murió luego de ser torturado por militares como él, aunque vendidos al traidor Pinochet.

 Más mujeres chilenas irrumpen en el ruedo político, como Camila Vallejo, una de las principales líderes sociales de las protestas populares registradas desde 2011 en Chile, en busca de un sistema educacional inclusivo.

 Electa como diputada, Camila pertenece al Partido Comunista y ya hizo declaraciones a favor de los cambios en su país, los mismos que alienta Farol Cariola, otra ex dirigente estudiantil ahora legisladora.

 El hecho de que tan destacadas mujeres asuman compromisos importantes llama la atención en Chile, donde la presencia femenina en el Congreso no supera el 20%, y en América Latina.

 Mientras al sur del Río Bravo toman conciencia de la necesidad de que las compañeras asuman espacios políticos y sociales, es de esperar que Michel Bachelet, Dilma Rousseff y Cristina Fernández dejen escuchar sus voces potentes en cuanta ocasión les brinden.

 Por lo pronto, puede secundarse la opinión del presidente ecuatoriano, Rafael Correa: “Llega nuevamente una extraordinaria mujer al gobierno: Michelle Bachelet”.

Radio Habana Cuba

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: