¿Qué hacemos para evitar el cáncer?


Por Aloyma Ravelo

Según el portal Natural News, se ha demostrado científicamente que muchos alimentos aumentan de manera significativa el riesgo de padecer cáncer.  Vamos a referirnos en esta ocasión a cinco de ellos:

Quizás los primeros que hay que descartar son los alimentos  genéticamente modificados.  Muchos de los  productos químicos utilizados para su cultivo provocan tumores en el organismo. Pero los transgénicos están en todas partes, incluso en la mayoría de los derivados de alimentos a base de maíz, soya o canola convencional. Sin embargo, se  pueden evitar consumiendo alimentos orgánicos certificados y verificados o cultivados sin necesidad de acudir a la biotecnología.

Las carnes procesadas es otro de los alimentos que primero deben desaparecer en nuestra  lista de compras.


Los productos cárnicos procesados, como carnes frías, mortadellas, tocino, salchichas, jamón ahumado, y otros, contienen conservantes químicos que los hacen parecer deliciosos a la vista, pero esconden en su interior un procesamiento muy dañino.

Tanto el nitrito como el nitrato de sodio se han relacionado con un aumento significativo del riesgo de cáncer de colon y otros tipos de cáncer.

Algo así sucede con las carnes procesadas.

Los refrescos gaseados se ha demostrado que provocan cáncer. Pueden contener azúcar, productos químicos, colorantes, y las sodas,  acidifican nuestro organismo y literalmente alimentan las células cancerígenas.
Algo similar sucede con las bebidas dietéticas.  La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria encontró que el aspartamo, uno de los edulcorantes artificiales más comunes, causa una serie de enfermedades, incluyendo defectos congénitos y cáncer. La sucralosa comercialmente vendida como Splenda, la sacarina y otros edulcorantes artificiales,  también se han vinculado con el cáncer.
La harina blanca refinada y los azúcares refinados, tienen sus riesgos cuando se consumen en exceso. Un estudio publicado en la revista ‘Cancer Epidemiology’, encontró que el consumo regular de carbohidratos refinados se relacionó con un aumento del 220  por ciento del cáncer de mama entre las mujeres.

Se ha demostrado igualmente que los alimentos con alto índice glucémico aumentan rápidamente los niveles de azúcar en la sangre, algo que por consiguiente alimenta directamente el crecimiento de células cancerosas.
La pregunta correcta sería entonces ¿Realmente podemos hacer algo para evitar el cáncer? Sin duda alguna, muchas cosas, sobre todo comer frutas y vegetales libres de productos químicos, y todo aquello que no contenga productos químicos en su preparación.

Volver a cocinar “natural” como en los tiempos de las abuelas, parece ser una propuesta buena que mantiene la salud, la vitalidad y nos aleja no sólo del cáncer, sino de enfermedades crónicas no transmisibles como la hipertensión, la diabetes y las enfermedades del corazón, que están haciendo estragos en este mundo.

Un comentario sobre “¿Qué hacemos para evitar el cáncer?

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: