Ejército Pacífico de Batas Blancas cubano: en el colimador de EEUU


https://pbs.twimg.com/media/CVOuAjmUAAAOigZ.jpg

Por: Patricio Montesinos 

El prestigioso Ejército Pacífico de Batas Blancas, como le denominan en muchos rincones del mundo a los admirados trabajadores de la salud cubanos, ha sido un perenne objetivo de incesantes ataques de Washington para tratar de desvirtuar uno de los mayores logros de la Gran pequeña isla del Caribe.

Desde el mismo del triunfo de su Revolución, el 1 de enero de 1959, a Cuba le fueron robados desde Estados Unidos la mitad de sus doctores, lo que obligó a la nación antillana a crear lo que son hoy sus reconocidas a nivel internacional Escuelas de Medicina, entre ellas la latinoamericana (ELAM), donde por cierto también estudian jóvenes norteamericanos.

La formación de los profesionales de la salud en la Isla tiene como principios fundamentales el humanismo, la solidaridad, además de su afamada alta calificación científica, y para nada el mercantilismo que desgraciadamente predomina actualmente en el mundo con los padecimientos y sufrimientos de los seres humanos.

Ello les imprime a los graduados de medicina, enfermería y diversas especialidades en Cuba un valor extraordinario que los hace sobresalir entre sus homólogos egresados de universidades de otras naciones.

Desde el comienzo de sus carreras, los doctores titulados en el decano archipiélago caribeño y otros especialistas vinculados a esa esfera asistencial combinan sus programas de estudios con la atención directa al paciente, lo cual agiliza la adquisición de sus conocimientos y una formación integral.

Igual ganan una notable experiencia, luego de graduados, cuando viajan a diferentes países de África, América Latina, Asia, e incluso a Europa, para de manera gratuita brindar atención a los enfermos y prevenir dolencias en los lugares más recónditos, con recursos limitados, y arriesgando hasta sus propias vidas.

El bautizado Ejército Pacífico de Batas Blancas está calificado y presto para asistir a ciudadanos afectados por huracanes, tifones, terremotos, y cualquier tipo de patologías o epidemias, como la del Ébola, que recientemente se propagó por varias naciones africanas, y la cual fue combatida valerosamente por el Contingente Henry Reeves.

Cuando se trata de impedir la muerte de seres humanos, el gobierno y pueblo de Cuba no miran que religión profesan sus pacientes, si son negros, blancos o indios, ni tampoco si son adversarios o amigos.

En medio del devastador huracán Katrina que flageló Estados Unidos en 2005, las autoridades de La Habana ofrecieron a Washington enviar una Brigada Médica a las zonas dañadas, pero el entonces inquilino de la Casa Blanca George W. Bush rechazó ese noble gesto.

En cambio, fue el propio W. Bush quien estableció en 2006 el “Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos”, único de su tipo en el mundo, dirigido a dañar la cooperación internacional de la Isla, y privarle de sus recursos humanos, además de a los países receptores que tanto los necesitan.

Ese plan anticubano, vigente aun como el mismísimo bloqueo norteamericano, tiene el maligno objetivo de promover el abandono por parte de profesionales de la medicina cubana de sus misiones en otras naciones, facilitando activamente su emigración mediante el uso de las embajadas norteamericanas para alentarlos a ello.

Por supuesto que el referido programa es una más de las tantas agresiones de que es objeto Cuba todavía por parte de Estados Unidos, a pesar de que ambos gobiernos decidieron restablecer sus relaciones diplomáticas recientemente, y sostienen conversaciones bilaterales.

A juzgar por su actuación, Washington parece seguir empeñado en desvirtuar los enormes valores humanos de la Revolución cubana, un conocido objetivo que siempre ha estado destinado al fracaso.

Gústele a quien le guste y pésele a quien le pese, Cuba seguirá siendo una potencia mundial en la medicina, porque la mayoría de sus profesionales, y los que están por venir, sienten orgullo de ello.

Por cierto, felicitaciones y toda la gratitud que merecen los integrantes de ese decoroso, y a la vez temible por Estados Unidos, Ejército Pacífico de Batas Blancas, en ocasión del Día de la Medicina cubana, a celebrarse este 3 de diciembre.

Rebelión

Anuncios

Publicado el 12/03/2015 en Contrainjerencia, Cuba, Derechos Humanos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: