Algunos de los más brillantes científicos hablan sobre Dios


Creación_de_Adán_(Miguel_Ángel)

La relación entre ciencia y espiritualidad ha vivido distintos momentos a lo largo de su historia, muchos de ellos marcados por turbulencias que confrontan a las principales premisas de ambas disciplinas. Sin embargo, también han existido memorables capítulos de comunión y entendimiento, confluencias registradas, por ejemplo, en el plano de la alquimia, y también con atisbos mucho más recientes como preceptos de la mecánica cuántica que alcanzan dimensiones ciertamente espirituales o con trabajos como el Tao de la física, de Fritjof Capra.

En el epicentro del debate entre ciencia y espíritu yace entre otros “conceptos” la figura de Dios (asociada sobre todo al origen del universo). Después del Renacimiento, con la inauguración del método científico experimental, se produce la gran ruptura que impondría límites inflexibles entre la filosofía de la ciencia y la teología, el quehacer científico y las prácticas religiosas. Y este añejo conflicto, si bien no se ha resuelto, al menos ha evolucionado para desdoblarse en interesantes premisas por parte de los hombres de ciencia (sean estos físicos, filósofos, antropólogos, químicos, psicólogos o matemáticos) respecto a una divinidad.

Precisamente esto, las posiciones de destacados científicos (incluidos premios Nobel) ante Dios, es lo que el doctor Jonathan Pararajasingham reúne en un cortometraje que incluye la opinión de 50 de las mentes más brillantes de la ciencia moderna. En el selecto grupo se cuenta gente como Carl Sagan, Stephen Hawking, Steven Weinberg, Noam Chomsky, Bertrand Russell, Oliver Sacks y Rebecca Goldstein (por cierto, la única mujer que aparece, hecho que de paso evidencia una condición sexista en el campo de las ciencias, pero esa es otra historia).

La pieza de Pararajasingham ilustra las ideas de la élite intelectual no sólo acerca de Dios sino también sobre la vida después de la muerte, la asociación de las cosas positivas a lo divino, el vínculo entre la fe y la satisfacción o la necesidad de eludir las certezas y buscar las respuestas –aludiendo al espíritu fundamental de la ciencia.

El brillante ejercicio nos ofrece la posibilidad de escuchar, ver y compartir dilemas existenciales con varias de las mentes más brillantes de las últimas décadas, lo cual, independientemente de nuestras creencias, es enriquecedor y estimulante. Así que te sugerimos dedicar media hora de tu vida a cimbrar, reforzar o disolver algunas de tus opiniones alrededor de la figura de Dios, con el afán de refrescar un aspecto importante de nuestras respectivas cosmovisiones.

pijamasurf

Anuncios

Publicado el 12/10/2015 en Religión, Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: