Sobre las drogas…escucha primero


Resultado de imagen de lucha antidrogas en Cuba

Escrito por Aymara Massiel Matos Gil/Blog Cubahora

Según el Informe Mundial sobre Drogas 2016, presentado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés), 247 millones de personas consumieron narcóticos en el año 2015; de ellas, 29 millones presentan trastornos relacionados con el consumo de estas sustancias y solo una de cada seis recibe tratamiento.

Señala el documento que el número de muertes, que en el año 2014 fue de 207 400 personas, se ha mantenido estable en todo el mundo “aunque sigue siendo inaceptable y evitable”.

De igual modo se ratificó el cannabis como la droga que más se trafica en el mundo y la que se consume de manera más frecuente, seguida por las anfetaminas.

La Organización de Naciones Unidas presta especial atención a este tema, debido a sus nefastas consecuencias. Como prueba de ello, cada 26 de junio se celebra el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas.

Esta fecha fue acordada por la Asamblea General de la ONU en diciembre del año 1987, como muestra de una voluntad política de las naciones de luchar contra la amenaza de las drogas, con el mandato de generar una acción universal y como medio de enfrentar el serio y complejo problema internacional de las drogas en todas sus formas, según se expresa en la resolución 42/112 de la Conferencia Internacional sobre el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas.

Este año, la Asamblea General de la ONU realizó una Sesión Especial (UNGASS, por sus siglas en inglés) durante los días 19, 20 y 21 de abril, en Nueva York, para abordar esta temática. Las opiniones allí expresadas demuestran que se ha producido una ruptura del consenso internacional en lo que se refiere a la prohibición de estas sustancias.

Mientras que por un lado países como China y Rusia mantienen la postura no tolerancia con los estupefacientes, defienden la aplicación de políticas severas y se oponen a los mecanismos de regulación de estos fármacos; otros coinciden en que el enfrentamiento tal y como se ha llevado a cabo hasta ahora no ha funcionado, por lo que resulta necesaria la implementación de otro tipo de políticas.

Centrarse en las personas y no en las sustancias fue un reclamo de varios de los asistentes, quienes abogaron por la destinación de más recursos para el desarrollo económico y social.

También hubo opiniones opuestas en cuanto al uso de la marihuana y la cocaína, puesto que algunos presidentes explicaron que no es sensato su prohibición, debido a los altos valores medicinales que poseen.

Recordemos que en muchos países el consumo de la marihuana es legal, por ejemplo, Canadá fue la primera nación en regular su consumo para uso medicinal; en Suiza, las personas mayores de 18 años pueden tener hasta 10 gramos de esa hierba; en Holanda, el consumo y la compra están permitidos en pequeñas cantidades; otros países como Uruguay, México y Argentina también han despenalizado el consumo, aunque con determinados requerimientos.

Queda entonces planteada la disyuntiva y urge llegar a un consenso en cuanto al uso de estas sustancias psicotrópicas, porque si bien el uso de algunas de ellas puede ser beneficioso para la salud, o incluso constituir una tradición cultural, otras, en su gran mayoría, resultan dañinas.

Durante la UNGASS 2016 fue lanzada la campaña “Escucha Primero” que, según el servicio de Información de las Naciones Unidas, tiene como objetivo aumentar la concientización en torno a escuchar a los niños y jóvenes como el primer paso para ayudarles a crecer sanos y seguros. Este esfuerzo se dirige a los padres, maestros, políticos, trabajadores de la salud y de prevención; y resalta cómo reconocer y prevenir comportamientos de riesgo y consumo de drogas.

Este enfoque resulta de vital importancia puesto que el consumo de drogas afecta con frecuencia a las personas en sus años más productivos, señala el Informe Mundial sobre Drogas 2016.

El documento explica que cuando los jóvenes caen en el ciclo del consumo, e incluso en el tráfico, en lugar de aprovechar las posibilidades de empleo lícito y educación se crean en realidad obstáculos manifiestos para el desarrollo de las personas y por consiguiente de las comunidades.

En ocasión de celebrarse este 26 de junio el del Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, el secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, emitió un mensaje en el que expresaba: “El problema mundial de las drogas exige una respuesta meditada y coherente de los gobiernos. El comercio ilícito de drogas propicia las redes de la delincuencia organizada transnacional, la corrupción sistémica y la violencia generalizada, y constituye además una grave amenaza para la salud pública. Son millones las personas que se ven directamente afectadas, especialmente los pobres, las mujeres y los niños vulnerables y los que viven en comunidades frágiles”.

DROGA… ¿EN CUBA?

En nuestro país la producción, venta, demanda, tráfico, distribución y tenencia ilícita de drogas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas son delitos severamente penados por la ley. El coronel Juan Carlos Poey, jefe de la Dirección Nacional Antidrogas del Ministerio del Interior, explicó en la Mesa Redonda Cuba y la batalla frente a las drogas, transmitida el pasado mes de abril, que no se dará cabida a la impunidad en la batalla contra las drogas, y aseguró que Cuba nunca se convertirá en una vía de tránsito de narcóticos y mucho menos para que narcotraficantes se instalen en el país.

Poey ofreció datos sobre el comportamiento del año 2015, y explicó que un total de 1266 kilogramos de drogas fueron incautados, entre ellas marihuana, psicotrópicos, los medicamentos controlados y en menor medida la cocaína, el crack y el hachís. Señaló también que más de mil personas fueron puestas a disposición de la justicia, de los cuáles 44 eran extranjeros.

Si bien existe un marcado interés en erradicar esta práctica al interior de la nación, mucho queda aún por hacer.

Un estudio publicado en la Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas, en el año 2014, señala que en las últimas décadas se ha incrementado el uso y abuso de drogas psicoactivas, en particular en determinados grupos sociales.

La investigación titulada Caracterización del consumo de drogas psicoactivas por jóvenes y adolescentes atendidos en el Centro de Deshabituación de Adolescentes del municipio Playa, en la que fueron analizados por 43 pacientes entre adolescentes y jóvenes, señala que en las últimas décadas se ha observado un incremento de bebedores en individuos de 15 años en adelante y pudiera esperarse que otras drogas tengan un comportamiento similar.

Como resultado de este estudio se conoció que los adictos eran más numerosos en el grupo de edades entre 20 y 25 años; sin embargo, las edades para el inicio del consumo fueron más numerosas en adolescentes entre 17 a 19 años; con igual comportamiento para el género masculino y femenino. Lo que ratifica el postulado de que los primeros contactos con drogas suelen producirse a lo largo de la segunda década de la vida.

Por su parte, la investigación Joven, un espacio virtual para conocer sobre las drogas, publicada en el año 2014 en la Revista Pedagógica de la Universidad de Cienfuegos, indica que entre las causas por las cuales un adolescente consume drogas están: la curiosidad para experimentar algo nuevo, la presión del grupo para ser aceptado y el enfrentamiento al estrés y la evasión de problemas.

El estudio revela las drogas ilícitas de mayor consumo son: “la marihuana: droga clasificada como perturbadora (altera las funciones del cerebro); la cocaína: droga estimulante, y el crack: droga más activa que la cocaína que provoca una tolerancia y una dependencia física y psíquica fuerte, así como estado de alucinaciones con una terrible paranoia de persecución y acoso”.

También están las drogas de diseño, entre las que se encuentran el éxtasis, las pastillas y la droga del amor, cuyos efectos varían de forma amplia según cada individuo; y en dependencia del ambiente, las circunstancias y el uso prolongado, pueden desarrollar dependencia psicológica.

Para enfrentar esta situación, el doctor Ricardo Ángel González, profesor de Siquiatría y asesor del Servicio de Atención a las Drogas sostuvo en la Mesa Redonda Cuba y la batalla frente a las drogas, que el país tiene una proyección sistémica en la batalla contra las drogas, que comienza con la promoción de estilos de vida adecuados, continúa con la prevención y termina con la garantía de la atención integral de un paciente.

 

Anuncios

Publicado el 06/29/2016 en Cuba, Naciones Unidas y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: