Unión Eléctrica de Cuba: `Ni existen apagones ni están previstos´


Resultado de imagen de Union Electrica Cuba

Tomado de Cubainformación

EFE – La Habana.- Las autoridades de la empresa estatal Unión Eléctrica (UNE) de Cuba aseguraron hoy que “ni existen apagones ni están previstos”, aunque insistieron en los llamados al ahorro y el cumplimiento de las medidas adoptadas por el Gobierno para reducir el consumo de combustibles en la isla.

La disponibilidad de generación de potencia eléctrica en el país es superior a la demanda de 2.750 megavatios existente en esta época del año, la de mayor consumo debido a las altas temperaturas y las vacaciones estivales, según dijo el directivo de la UNE Pavel Angulo, citado por el periódico oficial Granma.

El director del Despacho Nacional de Carga de la UNE explicó que los “apagones” son cortes del servicio eléctrico realizados para cubrir la demanda del sistema eléctrico ante el déficit de generación, pero descartó que se estén produciendo en este momento.

En respuesta a quejas de la población sobre cortes de electricidad ocurridos, Angulo indicó que se han debido, en un 40 %, a circunstancias imprevistas como averías en las redes y roturas.

“El 60 % restante ocurre a causa de los trabajos de mantenimiento que llevamos a cabo en las redes de distribución”, añadió el funcionario y aseguró que “estas labores se realizan siempre de manera programada. Se avisan”.

Precisó que en lo que va de año se han ejecutado acciones para “disminuir interrupciones imprevistas a los consumidores, eliminar zonas de bajo voltaje y minimizar las pérdidas eléctricas”.

En las últimas semanas directivos de la UNE han exhortado a la población a “consumir sin derroches”, sobre todo en La Habana, que consume el 26 por ciento de la generación eléctrica del país.

“La familia debe incrementar las acciones por un uso más eficiente de la electricidad, adoptar como práctica el control diario mediante la lectura del metro contador”, recomendó la directora comercial de la Empresa Eléctrica de la capital cubana, Ana Fidalgo, desde la portada del semanario dominical “Tribuna de La Habana”.

Aunque señaló que se trabaja en momentos de “contingencia energética”, Fidalgo indicó que “no se trata de afectar sino de emplear la energía con eficiencia, solo la necesaria, sin derroche”.

El presidente cubano, Raúl Castro, alertó el pasado julio respecto a las “circunstancias adversas” que afronta el país caribeño provocadas, entre otros factores, por la crisis de Venezuela y la “contracción” en el suministro de su petróleo.

Castro ordenó medidas a favor del ahorro energético y la contención del gasto de divisas.

Por su parte, el ministro de Economía, Marino Murillo, anunció entonces “un ajuste en el consumo de los portadores energéticos durante los últimos seis meses del año”, cuyo suministro se verá afectado en un 25 %.

El sistema energético de Cuba depende todavía en gran medida del crudo subsidiado que recibe de Venezuela, unos 100.000 barriles diarios, aunque la isla produce 4 millones de toneladas de petróleo y gas al año que se destinan principalmente a la generación eléctrica, y solo cubre un 50 % del consumo del país.

Reportan cero déficit de generación eléctrica

Durante julio y agosto han sido suspendidos los programas de mantenimiento voluntario, con el fin de aminorar las molestias que puedan ocasionar tales acciones a la población

Juventud Rebelde

La disponibilidad de generación de potencia eléctrica en el país es superior a la demanda existente en esta época del año (la cual no sobrepasa los 2 750 MW); por ello, hasta el momento, ni existen apagones ni están previstos, informó Pavel Angulo Peña, director del Des­pacho Nacional de Carga de la Unión Eléctrica (UNE).

El directivo explicó que los llamados apagones son afectaciones del servicio eléctrico realizadas voluntariamente, para cubrir la demanda del sistema ante el déficit de generación.

A inquietudes manifestadas debido a quejas recibidas de la población respecto a cortes de electricidad ocurridos, Angulo Peña respondió que estos han sido generados, en un 40 %, debido a circunstancias imprevistas (averías en las redes, roturas…).

El 60 % restante ocurre a causa de los trabajos de mantenimiento que llevamos a cabo en las redes de distribución, mayoritariamente en los niveles de tensión primaria y secundaria, que son los más cercanos al consumidor, y donde los principales trabajos han estado asociados a la solución de planteamientos de los electores a sus delegados, reportó Granma.

No obstante, estas labores se realizan siempre de manera programada. Se avisan, subrayó el funcionario.

Entre las acciones emprendidas por la UNE en ese sentido, destacó los cambios de calibre secundario, que ascienden a 1 582 en lo que va de año, lo cual representa un 152 % respecto al plan. Asimismo, expuso que se han efectuado 586 divisiones de circuitos secundarios y 663 aumentos de capacidades de transformadores (183 % y 184 % respecto a lo planificado, respectivamente).

Estas constituyen acciones útiles, pues posibilitan disminuir interrupciones imprevistas a los consumidores, eliminar zonas de bajo voltaje y minimizar las pérdidas eléctricas, apuntó Angulo Peña.

Durante el 2016 —explicó igualmente—, nos hemos visto en la necesidad de fortalecer los trabajos de rehabilitación fundamentalmente en La Habana, pues las redes capitalinas son las mayores de la nación y, por ende, las más complejas de rehabilitar.

Añadió que, por ello, la UNE tiene un programa de mantenimiento diferenciado y de prioridad en esta provincia, que ha incluido, entre otros, el cambio de 99,7 kilómetros de conductores en los circuitos primarios (el 33 % del programa ejecutado en la Isla).

Sin embargo —dijo— el tiempo de interrupción promedio por usuario (TIU) capitalino, al cierre de julio, era de 10,23 horas: número inferior, en más de una hora, al registrado hasta julio del 2015.

Agregó que, además, entre los meses de junio y septiembre, con el incremento de la actividad meteorológica asociada al calentamiento propio del verano, se generan mayores afectaciones, pues las redes cubanas, al ser aéreas, son más propensas al golpe climático.

Para paliar este hecho —insistió—, durante los meses de julio y agosto han sido suspendidos los programas de mantenimiento voluntario, con el fin de aminorar las molestias que puedan ocasionar estas acciones a la población.

A pesar de ello —recalcó el directivo—, el TIU del país, hasta el cierre de julio último, era de 13,54 horas: 38 minutos menos que en igual fecha del año anterior.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: