Mijaín no creyó en… ¿la piedra turca?


Mijaín no creyó en… ¿la piedra turca?

Por: Rafael Pérez Valdés/Tomado de Cubahora

Uno de los momentos más espectaculares de los Juegos Olímpicos Río 2016, marcado con asterisco y plumón amarillo fosforescente, se encontraba señalado para este lunes (15 de agosto). ¡Era un combate muy esperado de la lucha grecorromana! Y el título de nuestro trabajo, escrito antes del desenlace con optimismo por la premura periodística, no llevaba signos de interrogación. Pero cuando vimos lo que ocurrió se los pusimos…

Solo podía  ocurrir, así lo previeron con muy buen tino los organizadores, por la medalla de oro. Y era en la división reina, la de los súper completos (ahora 130 kilogramos). De un lado un cubano muy laureado: Mijaín López (de 33 años de edad de edad-cumplirá 34 el sábado y se acaba de hacer un regalo muy especial). Y del otro un turco más joven y también con preseas importantes: Riza Kayaalp (de 26). ¡Qué rivalidad entre ellos…!

Es inevitable recordar algunos antecedentes…

Se habían enfrentado antes cinco veces. En tres había vencido el antillano: finales de los campeonatos mundiales de Herning 2009 y Tashkent 2014, Juegos Olímpicos de Londres 2012 (en semifinales-¡allí no pudieron pelear por la corona y el turco quedó con bronce!). El joven lo hizo en las finales de los campeonatos mundiales de Estambul 2011, y Las Vegas 2015 (¡hace apenas once meses!).

López ganó los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y Londres 2012. Y en campeonatos mundiales mereció cinco de oro y tres de plata. Las coronas las ganó en Budapest 2005, Bakú 2007, Herning 2009, Moscú 2010, Tashkent 2014, Y las de plata en Guangzhou 2006, Estambul 2011, Las Vegas 2015.

¿Era ya en Río 2016  la hora del turco o continuaría siendo, por tercera vez en estas citas, la de Mijaín López?
Y mucho antes de que empezara ese tan esperado combate en las gradas de la Arena Carioca 2 había en movimiento banderas cubanas y turcas…

ABRIR Y CERRAR DE OJOS

Los sueños del turco deben haber durado… ¡20 segundos! Ese fue el tiempo que le llevó a López lograr una proyección con tackle que le reportó cuatro puntos (4-0). ¿Podria remontarse esa desventaja? No lo parecía. No ante él. Y a los 32 segundos se amplió a 5-0. Así fueron al descanso.

El turco, amonestado por el árbitro desde el inicio, no lograba mantener la postura correcta. Y al colocar su cabeza por debajo de los hombros del cubano se buscó amonestaciones que propiciaron un punto más. Así llegó el 6-0. Entonces, en el clímax de su impotencia, le lanzó una bofetada al ahora triple campeón olímpico. Parecía que iba a ser amonestado (para un 8-0 que declaraba una definitiva superioridad). López festejó ya el triunfo. Pero la decisión fue anulada. Luego siguieron para agotar el tiempo. En realidad ya no había nada que hacer…

LO ANTERIOR

¿Y cómo fue su andar en los primeros duelos en Río 2016? Quiso un capricho del organigrama que la primera cara de un rival que viera el cubano ahora fuera la última que vio en la final de los de Londres 2012. Su rival entonces fue el estonio Heiki Nabi, de 31 años de edad. Se habían enfrentado dos veces, con par de éxitos para el súper luchador. Un desbalance le permitió ir en busca del 3-0.

Le tocó a continuación medirse al sueco Johan Magnus Euren. El guión resultó similar: 4-0, y también tercera victoria ante él.
El duelo sería ahora… ante un ruso (de una gran fuerza tradicional en esta división). Pero este no era Khassan Baroev. “Ese ha sido el rival más fuerte de mi carrera”, me dijo Mijaín López antes de salir para Río. Ahora era Sergey Semenov, de solo 21 años de edad, quien fuera dos veces campeón mundial juvenil. Hizo lo que pudo, que no fue mucho. El marcador quedó también 3-0.

Al joven ruso, con un futuro por escribir, pero no ayer ante Mijaín, se le vio por momentos reflejada la impotencia en el rostro. Llegó a bajar las manos. Y ya en los segundos finales, en señal de rendición, puso una de ellas para recibir una palmada. Semenov se hizo de una de las dos de bronce (la otra fue para el azerí Sabati Shanati). Y lo hizo contra Nabi con una gran proyección de cinco puntos en la que su rival no parecía pesar 130 kilogramos.

Así quedó preparada la escena para ir contra Riza Kayaalp, y ya escribimos que en realidad lo aplastó. Este lunes el pinareño fue un tren…

LO QUE VINO DESPUÉS

Luego del triunfo bailó, proyectó feliz al entrenador Raúl Trujillo, paseó la bandera por la instalación, fue a donde estaban en las gradas los cubanos, saludó entre ellos al también pinareño y campeón olímpico de la grecorromana Héctor Milián (en Barcelona 1992)…

¿Ha sido la mejor competencia en toda su vida de Mijaín López? Pudiera ser. Si lo escribí es porque es posible. No le marcaron. Nunca fue a la posición de cuatro puntos. Ha sido todo ya como un veterano glorioso. Y en la final aplastó a Kayaalp. La conclusión se la dejó a los especialistas. Y a un análisis más reposado, no al calor de esta inolvidable emoción.
No llegamos ahora en este párrafo corto a un regalo periodístico: Y además de todo… ¡es una persona de verdad sencilla y modesta! ¡Es un verdadero campeón!

En el podio, muy feliz, Mijaín López, saludó al estilo militar. Y ello pareció ser un claro mensaje enviado a Fidel, quien el sábado cumplió 90 años de edad. Es el padre del deporte cubano…

 

Anuncios

Publicado el 08/16/2016 en Deporte y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: