¡Risoterapia!


¡Risoterapia!

Por Dorisbel Guillén Cruz/Tomado de Cubahora

La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano…

El propio psicoanalista Sigmund Freud atribuyó a las carcajadas el poder de liberar al organismo de energía negativa.

Si durante 40 años usted logra vivir sin mover los músculos de su rostro, es posible que su piel no se arrugue y que a los 50 haya logrado escapar de esos plieguecitos terribles. A decir de los especialistas una vida sin esas acentuadas expresiones faciales que indican dolor, alegría o conmoción, bien pudieran valorarse como la fuente de juventud, al menos en apariencia.

Esta teoría confirma una noticia muy viral en Internet y que se refiere a una mujer que ha dejado de sonreír desde la infancia. Realmente según la red de redes, esta señora se impuso una parálisis facial, digamos, voluntaria, solo para conservar el aspecto jovial de su rostro. A la vuelta de medio siglo de vida, Tess Christian es famosa en Twitter.

La socialité Kim Kardashian explicó para esa misma red social que en la mayoría de las fotografías aparece con una expresión seria, porque “sonreír muy a menudo provoca arrugas” y verdaderamente la Kardashian expira una juventud extraordinaria.

Páginas de famosos recogen otra hermosa recluida en su sobriedad: Gretta Garbo. De hecho la escena de Ninotchka, donde soltó una carcajada resultó plato de primera en los tabloides de la época bajo el titular:” LA GARBO RÍE”.

Amalgamada, quizás, en el renunciamiento a la propia longevidad del alma. Este método de auto-conservación de las estrellas tiene sus contraindicaciones para el espíritu. Los mismos especialistas que reconocen que la inmovilidad de los músculos del rostro evita que se arrastre la piel y con esto las temibles arrugas, concuerdan en que dejar de sonreír  es un método drástico y una medida “insólita” que a juicio de varias páginas de salud y bienestar , bien nos aleja de la felicidad.

(…) Se ha demostrado científicamente que el córtex cerebral libera impulsos eléctricos un segundo después de comenzar a reír, expulsando de nuestro organismo la energía negativa (…), esta prescripción aparece bajo el titular “Reír es saludable”.

El propio psicoanalista Sigmund Freud atribuyó a las carcajadas el poder de liberar al organismo de energía negativa. “”Nuestros complejos son la fuente de nuestra debilidad; pero con frecuencia, son también la fuente de nuestra fuerza””, dijo el Médico y neurólogo austriaco. Entonces es posible desenfadarnos de exigencias tan duras y repensar un modo de vida desde la aceptación, y reinos todo lo posible, con cada músculo o molécula de nuestro cuerpo, hasta de nosotros mismos… como se dice por ahí.

Postulados modernos encuentran en la risoterapia una forma de aumentar la calidad de vida de las personas. En el mundo se han institucionalizado algunas clínicas que emplean esta técnica.  Esgrimen en favor de este acto natural, beneficios que se suman al acto social o emotivo de parecer espontaneo o agradable al resto de las personas.

Así, se habla cada vez más de que reírse ayuda a curar la depresión, el estrés y la angustia; pero también ventila los pulmones, contribuye a la oxigenación el cerebro y del cuerpo en general.  Además algunos investigadores creen que reír 100 veces es equivalente a hacer 10 minutos de ejercicio aeróbico o hacer 15 minutos de bicicleta.

Soy el loco que cree que la risa lo cura todo, dice “Patch Adams”, personaje de una hermosa película protagonizada por el inolvidable Robin Williams. El filme recrea la vida de un doctor muy especial para quien el humor es el mejor medicamento.  Quien inspiró esta película recorre el mundo disfrazado de payaso, haciendo reír a los enfermos.

En la India y en China también se emplea la risa como terapia.

Sin embargo, otros grandes han renunciado a esta expresión de alegría por motivos austeros, por ejemplo, nuestro José Martí apenas simula una sonrisa en alguna de sus instantáneas, específicamente aquella en la que sus brazos sostienen al pequeño pepe, su hijo. Una patria esclava se retorcía en su corazón elevado y le impedía andar ligero por sus años.

Entonces, si a muchos nos es dado el respaldo de una sonrisa para vivir con más calidad, si a costo de algunas tiernas arruguitas de la piel tenemos vida saludable y más plena, ante la rémora de los años y sus huellas en cutis vanidoso, podemos asirnos a esta máxima del poeta Victor Hugo “La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano.”

 

 

Anuncios

Publicado el 10/07/2016 en Variado y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: