Archivos diarios: 11/20/2017

Échame la culpa, último tema de Luis Fonsi.


Fidel y los niños cubanos.


Por María Carla González

Hoy se celebra el Día Universal del Niño (1954), es el aniversario de la adopción de la Declaración Universal de los Derechos del Niño (1959) y es el día en el que se aprobó la Convención de los Derechos del Niño (1989).

Después de 1959, los niños cubanos tuvimos la suerte de crecer con una Revolución en la que la infancia tenía y tiene un papel protagónico. Nuestro líder Fidel, dedicó su vida a pensar en los niños. Nos habló y nos escuchó en muchas ocasiones y nos enseñó la importancia de estudiar y aprender para servirle a la Patria.

Lee el resto de esta entrada

Para mi querido Comandante


Por Camila Moreno

Quisiera escribir en esta nota, el sentimiento fiel que siento hacia Usted. Muchos dicen que es tarde, que ya Usted no está para recibirla, pero yo lo siento presente cada día y en los beneficios que ahora, tenemos los cubanos.

Quién no conoce sus pasos, firmes y decididos, quién no ha sentido su voz, precisa y defendible; quién no ha palpado su legado, estratégico, enérgico, su esfuerzo desmedido y su valor meritorio; quién no ha escuchado lo grande de su decoro.

Decir Fidel, es decir lucha, el guerrillero incansable, gran profeta y estadista; características que brillan ante todos los adversarios. De tantos atentados que pretendieron hacerle, ni uno solo pudo contra su compromiso fiel de defender esta tierra, de llevar a todo el mundo la humanidad de su pueblo, de conquistar con esmero la grandeza del socialismo; con igualdad y compromiso que se imprime en esta Revolución.

El Comandante se enfocó en los próceres rebeldes, que conjugaron con temple la historia de esta tierra, para dejar en sus huellas razones que defender con el compromiso de vencer.

Por eso escribo fortalecida, la carta no será en vano, porque Usted está en el presente de cada cubano.

Desde Argentina a Cuba, réplica gigante de la gorra de Fidel


Por Maylín Vidal

Una réplica de la emblemática gorra verde olivo que usó el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, construida en metal y con 30 kilos de peso, partió hoy desde el aeropuerto internacional de Buenos Aires rumbo a La Habana.

Manos argentinas esculpieron esta obra, encabezadas por la Unión de Residentes Cubanos en este país (URCA) con el apoyo del Movimiento Argentino de Solidaridad con la isla (MasCuba), para rendir tributo al Comandante en Jefe de los cubanos al cumplirse un año de su fallecimiento.

La gigantesca gorra, como un metro y medio de largo por 50 centímetros de alto, fue construida en chapa con la ayuda de trabajadores del pueblo de Carmen de Areco, ciudad cabecera del partido homónimo asentado en la provincia de Buenos Aires, quienes donaron los materiales y pusieron todo su amor para este proyecto.

Lee el resto de esta entrada

La traductora japonesa de Fidel cuenta sus anécdotas


Michiyo Yamanaka, traductora de la Embajada cubana en Japón, quien trabajó en varias ocasiones con Fidel. Foto: EmbaCuba Japón

En un encuentro reciente en la Embajada Cubana en Tokio, se reunieron estudiosos de la vida de Fidel de Cuba y Japón y también personas que lo conocieron. Entre los testimonios de ese día no podía faltar el de nuestra insuperable y querida Michiyo Yamanaka (Ino-san), quien desde su labor ininterrumpida como traductora de nuestra Embajada en Japón a lo largo de más de 50 años, conoció personalmente a Fidel, a quien le tradujo en disimiles ocasiones. Sus vivencias al respecto hablan por si mismas:

“En febrero de 1972 hice mi primera visita a Cuba, acompañando al ya difunto Sr. Ryoici Kawai, entonces Presidente de la empresa Komatsu, fabricante de equipos de construcción. El Sr. Kawai fue uno de los primeros empresarios japoneses en visitar la Cuba revolucionaria, convirtiéndose también en uno de los pioneros de las relaciones económicas entre Cuba y Japón.

“Durante su estancia en Cuba, el Sr. Kawai fue invitado a almorzar con el Comandante en el Palacio de la Revolución. Fui con él como traductora. Fue la primera vez que tuve el honor de ver y traducirle al Comandante. Cuando el Comandante apareció en la sala donde esperábamos, recuerdo que sentí temblar de la emoción.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: