Filtran documentos sobre uso de Luis Almagro del dinero público


Resultado de imagen para Almagro corrupcion memes

El excanciller Luis Almagro, actual secretario general de la OEA, cobró viáticos durante su gestión sobre los que no rindió cuentas. De casi US$ 240.000 devolvió apenas US$ 9.900. Ahora pontifica sobre el uso del dinero público en los países gobernados por la izquierda. Este fin de semana, en Lima, se reunirá con varios corruptos para hablar sobre la corrupción.

Entre este viernes y el sábado se desarrolla en Lima, capital de Perú, la Octava Cumbre de las Américas, bajo el eslogan “Gobernabilidad democrática frente a la corrupción”. Allí, en el país donde su presidente renunció por corrupto, se reunirán corruptos de diverso pelo, todos apadrinados por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, un hombre sobre quien, a partir de documentos obtenidos por Caras y Caretas, recae la sombra de la duda en cuanto a la limpieza de su proceder con los dineros públicos.

Documentos obtenidos por esta revista indican que en sus años como ministro de Relaciones Exteriores, durante el gobierno frenteamplista de José Mujica (2010-2015), Almagro cobró US$ 233.859 y devolvió apenas unos US$ 8.000. Así se desprende de las planillas donde queda asentado el concepto viático recibido, el monto abonado, el monto devuelto, la fecha y el carácter de la misión. El excanciller no escapa a las generales de la ley y como tantos otros gobernantes o directores de empresas públicas, de distintos gobiernos y partidos, no devolvió casi nada de lo cobrado. Si se tiene en cuenta que muchos de sus viajes los realizó como integrante de comitivas presidenciales y que en esos casos nada o casi nada de los gastos sale de los bolsillos de los viajantes, Almagro se quedó con dinero público, o lo usó en gastos personales.

Se pueden tomar al azar diversos viajes: apenas diez días después de asumido su cargo -el 10 de marzo de 2010-, el canciller integró la comitiva presidencial que viajó a Santiago de Chile y posteriormente a la ciudad boliviana de Cochabamba. Es de pensar que tanto el hotel como la mayor parte de las comidas corrieron por cuenta de los anfitriones. Los pasajes de avión los pagó Presidencia. Pero Almagro cobró por esos cuatro días en el exterior US$ 1.084 según consta en el recibo número 184.210. Al regreso no devolvió nada según quedó asentado en la planilla.

Un año después, el 10 de marzo de 201,1 viajó dos días en misión oficial a Buenos Aires y Quito. La planilla en poder de Caras y Caretas indica que por ese viaje cobró un viático de US$ 1.017 de los cuales no devolvió nada. El el 1º de agosto de 2011 viajó por dos días a la ciudad de Buenos Aires, por lo que recibió un viático de US$ 740 de los que no devolvió ninguno.

De acuerdo a los datos tomados de forma aleatoria para ilustrar el uso del dinero público por parte del excanciller y hoy secretario general de la OEA, desde donde pontifica sobre la corrupción en el continente, vemos que el 22 de agosto de 2011 viajó integrando una delegación oficial a las ciudades de Ginebra (Suiza), Beirut (Líbano) y Nueva York (EEUU) y, según consta en un recibo que lleva el número 181.274, recibió un viático de US$ 10.783 y a su regreso devolvió US$ 529. El 7 de noviembre de 2011 viajó a Brasilia, donde se entrevistó con funcionarios del gobierno de Dilma Rousseff -la misma que cuando fue fraudulentamente destituida no recibió muestras de respaldo o solidaridad por parte del secretario de la OEA- y recibió US$ 590 según consta en un recibo que lleva el número 181.298. No devolvió nada.

Así se pueden seguir leyendo las planillas, las que se convierten en una muestra de cómo se usan los dineros públicos. Almagro no sólo no devolvió dinero (y si lo hizo, fue muy poco), sino que no rindió cuentas de sus gastos. Ahora, desde su cargo en la OEA, la emprende contra los gobernantes del continente por el uso que hacen de los recursos, en particular si son de izquierda o tienen alguna simpatía por ella. Nada ha dicho de Michel Temer, por ejemplo, o de las elecciones en Honduras, donde las denuncias de corrupción institucionalizada llevaron a la renuncia del jefe de la Misión contra la Impunidad en ese país porque su superior, Almagro, no tuvo en cuenta sus informes.

En la conferencia de Lima, Almagro compartirá la tribuna con individuos como Michel Temer, filmado in fraganti mientras pagaba una coima, Horacio Cartes, sobre quien pesan denuncias de corrupción de diverso tipo, y Mauricio Macri, propietario de empresas offshore no declaradas. Además, la cumbre sesionará en un país cuyo presidente renunció tras la denuncia de un grupo de diputados de intento de compra de votos de legisladores para evitar su destitución. Los parlamentarios que participaron en la maniobra siguen en sus bancas.

(Revista Caras y Caretas)

Publicado el 04/14/2018 en América Latina, Cumbre de las Américas y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: