La Venezuela que nos cuentan los medios


Por María Carla González

Descifrando algunas claves para combatir y oportunidades para defender a Venezuela del plan subversivo milimétricamente planeado y ejecutado por los EE.UU.

En el escenario mediático o mejor dicho en la guerra mediática contra el gobierno bolivariano las campañas psicológicas desde posiciones ideológicas, se dirigen a construir y mostrar un “país virtual” como asegura el presidente Nicolás Maduro.

Para comprenderlo, debemos entender que el diseño, impuesto por los medios, utiliza elementos lógicos para manipular la psiquis de los públicos, donde imponen la idea de que la oposición venezolana actúa dentro del marco legal y amparado por la Constitución; mientras que el chavismo es el “usurpador”; así como la necesidad del “cambio”-matriz de opinión empleada por la derecha para volver al poder-; y el manifiesto apoyo internacional con actores influyentes como benefactores.

Claves del posicionamiento mediático

1. Utilizan construcciones lógicas del pensamiento humano por deducción. La Asamblea Nacional (AN) fue elegida por voto popular; por tanto está legalizada por un mecanismo democrático y establecido en la Constitución. Entonces sus decisiones son legales y el presidente temporal validado por ella, por un tecnicismo constitucional, es el que la presida.

A esto se le añaden las líneas de mensajes que la fortalecen. El Presidente Maduro no fue juramentado por la AN, entonces no es legalmente el presidente y actúa como un “dictador” (sustantivo relacionado con un pasado nefasto para la región)

2. No paran de posicionar e imponer a  “un país en crisis” con un “mayoritario descontento popular” con la gestión gubernamental. En sus discursos mediáticos, es esencial demostrar a un “·país ingobernable” con sistemáticas violaciones de DD.HH., documentadas a través de entrevistas a los afectados que logran empatía y sensibilidad en las audiencias; y “efectiva” credibilidad. Intentan demostrar la supuesta pérdida de apoyo a la Revolución, en sus bases populares, que son su bastión natural.

Se deduce entonces que, “si el gobierno no tiene solución para mi problema, hay que cambiarlo”. Estrategia imperial ya aplicada contra movimientos progresistas de la región

3. Los actores políticos y mediáticos influyentes accionan como una perfecta sinfonía. Se da cobertura a cada sugerencia, medida, amenaza o presión contra el gobierno bolivariano; con el encabezamiento del gobierno de EE.UU. de una manera sin precedentes en el continente.

La respuesta se acciona desde la región por gobiernos “democráticos” derechistas y organizaciones reconocidas por su “gestión” por garantizar la paz y la democracia como la OEA. Se aprovecha también el Grupo de Lima para fortalecer las condenas y facilitar la fragmentación de la región.

Luego se posicionan las consideraciones de actores influyentes en el escenario político internacional, con la filosofía de la “ayuda obligada”. Por tanto se da cobertura a las posiciones de EEUU, la UE y de posibles pronunciamientos condenatorios de la ONU, que no han logrado.

Las apreciaciones de ONGs vinculadas a la observación del “respeto” a los DDHH, acompañan el diseño subversivo y dejan evidencias que sirvan de pretexto para los ataques.

Oportunidades para el combate

En la implementación del diseño mediático subversivo, la “filosofía del miedo” y su “efecto dominó” para pronosticar posibles víctimas y muertos de mantenerse Maduro, encuentran barreras aún infranqueables que son aprovechadas para el enfrentamiento mediático.

Desde lo interno, se mantiene el apoyo al gobierno y no se ha logrado fraccionar la lealtad de las fuerzas armadas bolivarianas con Maduro y la Constitución.

Insistir en el mecanismo de diálogo para evitar una guerra civil; acudiendo a la participación de actores como el Vaticano y de países garantes para su proceso. Tener en cuenta que el enemigo niega toda posibilidad de mantener la Revolución den Venezuela.

Dentro de la oposición venezolana, no todos aprueban la violencia, ni conducir al país a un caos donde todos sufrirán y los costos humanos y económicos pueden ser desastrosos.

En escenario internacional, se presenta un mundo menos unipolar por la influencia de Rusia y China y en la región quedan actores “no sumisos” al deseo imperial de destruir la Revolución bolivariana como Bolivia, Nicaragua, México y los países caribeños, aunque no se descarta sus dependencias económicas de EEUU, como elemento variable de las posiciones.

De igual forma se cuenta con los actores supranacionales que no condenan como la ONU y el Movimiento de países No Alineados; y la resistencia habitual de los mecanismos de integración que permanecen en la región como CELAC.

Y como variable no descartable, por su poder de influencia para posicionar la verdad, está el uso de las redes sociales, como instrumento alternativo a la presión de los medios y canales de prensa. Si importante es desmontar la mentira; lo es también posicionar la verdad.

Publicado el 02/10/2019 en Venezuela y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: