Trump usa a Venezuela para catapultar su reelección en 2020


El jefe de la diplomacia venezolana aseguró que su país está dispuesto a trabajar con las Naciones Unidas para recibir la asistencia técnica humanitaria, pero por la fuerza no.

El canciller Jorge Arreaza denunció ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Ginebra que las presiones de Washington tienen el sello de una intervención militar en el país sudamericano.

Arreaza pidió al organismo internacional que condene los actos injerencistas e instó a los opositores venezolanos a que se sumen a un diálogo nacional.

“El presidente Nicolás Maduro ha sido reiterativo en llamar a diálogo entre las partes, pero ellos (oposición) no han querido porque tienen instrucciones de no hacerlo desde Gobiernos extranjeros”, detalló el canciller.

El jefe de la diplomacia venezolana inició acciones para crear un clima de distensión que favorezca a una serie de conversaciones, mismas que extendió al presidente estadounidense Donald Trump.

Asimismo, invitó a la Alta Comisionada por los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, a visitar Venezuela para que evalúe por sí misma la realidad que vive el país, a raíz del bloqueo impuesto por Washington.

Arreaza reiteró que EE.UU. encubre sus maniobras injerencistas mediante el pretexto de una “ayuda humanitaria”, lo cual es una acción que debe ser condenada por la instancia multinacional.

“Estamos dispuestos a trabajar con las Naciones Unidas para recibir la asistencia técnica humanitaria, pero por la fuerza no”.

El diplomático venezolano relató que un caso muy parecido sucedió en 1965, cuando los marines estadounidenses invadieron República Dominicana, pretextando la entrega de “ayuda humanitaria”. El resultado fue el derrocamiento del Gobierno del presidente Juan Bosch.

Ahora, Donald Trump busca por una parte congratularse con los sectores duros republicanos y por otra ganar el apoyo que requiere de los votantes de Florida.

De hecho, el gobernador Ron DeSantis, el representante Mario Díaz-Balart, así como los senadores Marco Rubio y Rick Scott,  han liderado actos públicos tendientes a favorecer a Juan Guaidó; situación que muchos países rechazan.

En esta pugna política interna de Estados Unidos, los demócratas de la Florida temen Trump se fortalezca, entre estos se encuentran políticos como el senador Bernie Sanders, quien ha denunciado el fantasma de un “golpe de estado” en Venezuela liderado por los Estados Unidos.

El magnate inmobiliario ha logrado incluso dividir al Partido Demócrata, pues algunos de sus miembros le manifiestan un apoyo ferviente, tal como una senadora nacida en Colombia, que defendió declarar a Maduro como líder ilegítimo y reconocer a Guaidó.

Florida es un bastión político muy importante para Trump, ya que busca radicalizar a los exiliados venezolanos y a la nutrida comunidad cubano-estadounidense que viven en Miami para consolidar su reelección en 2020.

(TeleSUR)

Publicado el 02/28/2019 en Venezuela y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: