Archivos diarios: 04/11/2019

La Casa de Haydée


Por Grazziella Pogolotti

Aquella noche, conversando quedamos Haydée Santamaría, Julio Cortázar y yo. Estábamos en la terraza del apartamento de Mariano, el pintor de los gallos. Desde el alto edificio, se contemplaba el Vedado en sombras. La mirada de Haydée se detuvo en la techumbre de una casa cercana. El lugar había sido el más célebre punto de reunión de la bohemia intelectual en la década del cincuenta. Bajo esa cobertura, fue refugio de la combatiente clandestina en los años de la dictadura de Batista. Fue un encuentro inicial con un mundo que entonces le resultaba desconocido, singular y, quizás, algo extravagante. No sabía, en ese tiempo que ahora parecía remoto, que al triunfar la Revolución le sería confiada una tarea de proyección internacional en el campo de la cultura.

Así, de la mano de la guerrillera de la Sierra y el llano, se fundó la Casa de las Américas el 28 de abril de 1959. Un proyecto tan ambicioso no tenía antecedentes en nuestras tierras, donde un empeño de similar envergadura había dimanado tan solo desde la óptica neocolonial de la Unión Panamericana. Forjada en la lucha y al margen de la enseñanza académica, Haydée Santamaría podía afrontar el reto, teniendo en cuenta su vocación esencialmente martiana. Dotada de extraordinaria intuición, sabía escuchar y juntar voluntades. Encontró apoyo y asesoría. El diseño de la Casa surgió en la práctica como un proyecto en desarrollo, con la flexibilidad necesaria para asumir una realidad cambiante. Siempre abierto a lo nuevo, el horizonte institucional se fue ampliando progresivamente, sin perder el rumbo de su perspectiva revolucionaria y descolonizadora.

Lee el resto de esta entrada

¡Libertad para Julian Assange!


Por Ignacio Ramonet

A pesar de que los pedidos a favor de su liberación se multiplican, Julian Assange continuaba detenido en Londres por el único crimen de haber creado WikiLeaks y de haber develado secretos incómodos para algunas “democracias ejemplares” que hoy lo persiguen.

Se iban de cumplir 7 años desde que, el 19 de junio de 2012, el ciberactivista australiano Julian Assange, paladín de la lucha por una información libre, se vio obligado a refugiarse en Londres, en las oficinas de la embajada de Ecuador. Este pequeño país latinoamericano tuvo el coraje de brindarle asilo diplomático cuando el fundador de WikiLeaks se hallaba perseguido y acosado por el gobierno de Estados Unidos y varios de sus aliados (el Reino Unido, Suecia). La Justicia sueca exige que Assange acuda a Estocolmo a presentar su testimonio sobre las acusaciones de agresión sexual hechas por dos mujeres a las que él habría mentido sobre el uso de un preservativo.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: