Mentiras y silencios sobre Venezuela


Cientos de venezolanos se toman las calles de Caracas (Venezuela) este miércoles, un día después del efímero levantamiento militar encabezado por el jefe del Parlamento, Juan Guaidó.

Por Pascual Serrano

A estas alturas esperar que los grandes medios españoles informen con rigor de lo que sucede en Venezuela y a que llamen golpe de Estado al intento de que una persona, que no es reconocida como presidente por el gobierno actual ni por las Naciones Unidas, intente con la ayuda de militares tomar el poder es misión imposible. Sin embargo, no por ello debemos dejar de analizar las falsedades y omisiones de la cobertura e información sobre lo sucedido el pasado 30 de abril en Caracas.

Mentiras

Comenzaron contando que Juan Guaidó estaba en una base militar de la capital, La Carlota, y le presentaban rodeado de militares. De ese modo se aparentaba que había tomado el control de una parte de la estructura militar y que, tras él, había un sector del ejército. Era falso, estaban en una autopista, llamada Francisco Fajardo, cercana a una base aérea.

Dijeron que Leopoldo López había salido en libertad en cumplimiento de órdenes del “presidente” Juan Guaidó (La Razón), “Juan Guaidó firmó su indulto y sus custodios del Sebin y Dgcim (la contrainteligencia militar) acataron la orden de liberación” (ABC). Salió porque unos militares no obedecieron la cadena de mando y en su sublevación liberan a un preso que está en arresto domiciliario, Guaidó no tiene ninguna autoridad ni en el Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) ni en Dgcim (Dirección General de Contrainteligencia Militar) ni en la estructura militar ni policial venezolana, no puede ordenar nada.

La operación le presentaron como “acompañada de las Fuerzas Armadas” (ABC). Incluso la enviada a Caracas de Antena3 afirma ante la pregunta del presentador, que no se sabe cuántos militares apoyan a Maduro y cuántos a Guaidó, solo que la cúpula militar apoya al primero. De ese modo aparentan un ejército dividido. Pues bien, al final el “ejército” que apoyaba a Guaidó fueron 25 soldados rasos que acabaron refugiados en la embajada brasileña.

Además, los militares rasos fueron engañados a apoyar el golpe, según declararon ante las cámaras de Telesur y en otras imágenes recogidas en las redes. Les dijeron primero que iban a recoger unas condecoraciones y luego a un penal a un traslado de presos, pero les llevaron a cortar una avenida y protagonizar un golpe de Estado. Esas declaraciones, con imágenes disponibles, no se recogieron en los medios españoles.

A unos cientos de personas rodeando a Guaidó y Leopoldo López le llaman multitud (El País).

Algunas veces descubrimos cuál es su estructura periodística para informar con rigor: alguien que vive frente al palacio presidencial les cuenta que no ve nada.

Pocas veces una fotografía dice lo contrario que la realidad del titular

“El régimen lucha por su supervivencia con una dura represión en las calles”, afirma La Razón en su portada. El balance de heridos en la dos jornadas golpistas de Caracas fue de 27 según los servicios de salud el primer día y 50 el segundo, en cuanto a los detenidos fueron menos de diez en la capital, según las ONG’s. Hubo más detenidos por la policía argentina en Buenos Aires por protestar contra el golpe de Estado en Venezuela. Al día siguiente, en París con motivo del 1 de mayo hubo 40 heridos y 300 detenidos. Resultó casi más agresiva la acción del Estado en Francia para sofocar una manifestación del día del trabajador que la de Venezuela para desactivar un “levantamiento” popular para derrocar al gobierno.

Silenciamientos

Silencian informaciones que casan mal con un gobierno dictatorial. Por ejemplo, el llamamiento del presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, a que los venezolanos vayan al Palacio Presidencial. En los levantamientos populares contra las dictaduras, los gobernantes no sacan gente a la calle sacan militares, la gente va a los palacios presidenciales a pedir la dimisión de los gobernantes no a apoyarlos. Tampoco emitieron las imágenes de esa respuesta con manifestantes apoyando a Maduro frente al palacio.

La televisión venezolana también emitía coberturas de su corresponsal desde el interior de una base militar donde las cámaras registraban a los opositores sitiando el cuartel y lanzando piedras, bengalas e incluso disparos, un oficial y algunos soldados resultaron heridos. Nada de ello merecía interés a las televisiones españolas a pesar de que las imágenes las tenían disponibles y eran espectaculares.

El ministro de Cultura venezolano, Ernesto Villegas, difundió imágenes de los opositores y soldados golpistas con armas semiautomáticos con silenciador que no son las utilizadas por el ejército venezolano ni se pueden conseguir en el país.

Los medios españoles no recogieron ni una imagen de ninguna marcha o manifestación a favor del gobierno a pesar de que las hubo. Tampoco de la masiva manifestación del 1 de mayo que se convocó contra la injerencia extranjera y en apoyo al gobierno venezolano.

Publicado el 05/06/2019 en Venezuela y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: