Archivos diarios: 07/26/2019

Díaz-Canel: “El mundo verá lo que somos capaces de hacer y nos acompañará en nuestra resistencia”


Por Abel Padrón Padilla

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, pronunció las palabras centrales del acto por el 26 de Julio en la Plaza de la Patria de Bayamo, “mismo sitio donde el Comandante en Jefe Fidel Castro, en igual fecha de 2006, presidió y clausuró por última vez una conmemoración del Día de la Rebeldía Nacional”.

“A Raúl, a Ramiro y a todos los asaltantes que están con nosotros: Gracias por la confianza, por el ejemplo, por el legado”. La Historia ¡qué peso tan descomunal tiene la historia en nuestras vidas!  Es justo decirlo aquí, donde ella empezó a expresarse como nación hace casi 151 años”.

Díaz-Canel mencionó lugares esenciales de la historia de la oriental provincia, como La Demajagua, Yara, Manzanillo, Jiguaní, Dos Ríos, La Plata, Guisa y Bayamo.

Lee el resto de esta entrada

Falleció el Cardenal Jaime Ortega Alamino


Ha fallecido Su eminencia reverendísima Jaime Lucas Cardenal Ortega Alamino, Arzobispo Emérito de San Cristóbal de La Habana.

En horas del amanecer de este viernes 26 de julio expiró el Cardenal Ortega Alamino, a la edad de 82 años. Su vocación sacerdotal, su formación académica y sensibilidad humana le permitió acceder a la más alta dignidad eclesiástica.

Su incansable trabajo pastoral y su amor a Cuba le llevaron a fortalecer decisivamente las relaciones entre la Iglesia Católica Romana y el Estado.

Su funeral tendrá lugar en la Catedral de esta ciudad de La Habana, que fue su sede.

A continuación reproducimos la Nota del Arzobispado de La Habana:

Lee el resto de esta entrada

Los muros y las batallas de hoy


Por Alina Perera

Vale la pena recordar que ellos rondaban los 20 años de edad. Quizá solo dos tenían más de 30 —y eso también era tener la vida por delante—. Atravesaron la Isla del oeste al este, algunos a solo horas de la acción, porque ser nuevos en el escenario también formaba parte de la sorpresa.

En cuanto a armas, habían empezado desde cero, comprándolas en tiendas convencionales, simulando ser simples comerciantes; y en cuanto a prácticas, las realizaron en varios puntos de La Habana, también haciéndose pasar por hombres de negocios o aficionados a la caza.

El arresto, la discreción y la disciplina eran el sello de aquellos muchachos que decidieron disfrazarse de militares. El asalto tendría que parecer en los comienzos una sublevación de sargentos, para confundir al Gobierno durante unas tres o cuatro horas, y para que pudiera magnificarse después con el armamento tomado en la guarida y repartido entre el pueblo de Santiago.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: