Marco Rubio, un mal actor ¿Guardaespaldas? ¡Huelespalda!


Por Arnaldo Musa

Hay que señalar que Rubio ha “sacrificado” su ambición de ser presidente, para apoyar al que ha escogido como amo y guía, en busca de no sé qué favores retorcidos a costa de la desgracia de pueblos a los que odia, empezando por el nuestro.

No conforme con su puesto de consejero de Trump para fastidiar al pueblo de Cuba y otros con gobiernos progresistas en Latinoamérica, el senador estadounidense Marco Rubio, lamentablemente de origen cubano, acaba de promover un show contra la República Popular China, mediante sandeces proferidas sobre las manifestaciones que se han realizado en el territorio chino de Hong Kong contra una ley de extradición al territorio continental, la cual ya ha sido eliminada.

La Oficina del Comisionado del Ministerio de Relaciones Exteriores de China en la Región Administrativa Especial de Hong Kong (RAEHK), al condenar las declaraciones de Rubio, las describió como una “verdadera tontería”, algo demasiado suave, a mi entender, cuando detrás de ello está el aupamiento de grupos delincuenciales que sólo obedecen al mejor postor. Pero vamos a lo que dijo el “Huelespalda”:

“El Partido Comunista de China utilizó a grupos del crimen organizado para atacar a manifestantes en Hong Kong… están violando todo lo que acordaron en la entrega de Hong Kong”.

En respuesta, el portavoz de la oficina del comisionado condenó en los términos más enérgicos estas calumnias y ataques histéricos contra China, al señalar que Rubio y algunos otros políticos tienen antecedentes de acciones maliciosas contra la nación asiática y de confundir lo correcto con lo incorrecto sin ningún sentido moral.

“El reciente intento de Rubio por fabricar mentiras y enemistar a Hong Kong y la parte continental en pro de sus propios intereses políticos ha dejado nuevamente al descubierto sus despreciables motivos”, señaló, para espetar una verdad ya subrayada:

“Para algunos políticos estadounidenses, solo la violencia en su país cuenta como violencia, mientras que la violencia en otros países y regiones es un asunto de derechos humanos y libertad; solo los que atacan a la policía y ponen en peligro el orden social en su país son alborotadores, mientras quienes dañan la propiedad pública, toman por asalto instituciones gubernamentales e incluso agreden a policías en otros lugares son ‘luchadores por los derechos humanos y la libertad’”.

Asimismo, puntualizó que una aplicación tan hipócrita y ridícula del doble rasero mancilla y pisotea el Estado de derecho, y se vuelve cómplice de los delincuentes violentos.

El portavoz afirmó que desde el regreso de Hong Kong a la patria, el gobierno central de China ha estado comprometido con los principios de “un país, dos sistemas”, “el pueblo de Hong Kong administra Hong Kong” y un alto grado de autonomía en la RAEHK en estricta conformidad con la Constitución y la Ley Básica.

En consecuencia, Hong Kong ha mantenido su prosperidad y estabilidad, y su población goza actualmente de derechos y libertades inusitadamente amplios de conformidad con la ley
Estos son hechos firmes que de ninguna manera pueden ser modificados por los intentos calumniosos de Rubio y de otros.

A pesar de los gritos y pataletas de Occidente, las autoridades chinas no se anduvieron por las ramas y acaban de dar una importante e impactante respuesta a la conjura montada en Hong Kong por los enemigos de la República Popular China.

Así, Beijing enfrentó métodos opositores que planeaban desde el debilitamiento de la imagen gubernamental, hasta la fractura institucional.

Como en hechos orquestados por Occidente en otras partes del mundo, en Hong Kong se generó y promocionó en el 2015 un clima de malestar social con denuncias sobre corrupción, rumores y creación de matrices de opinión recogidos por la prensa internacional.

Después se acusó a las autoridades administrativas de totalitarismo y no permitir la libertad de expresión, con el fin de preparar el próximo paso, lo más sonado: se sacó a una parte de la población a las calles, en exigencia de soluciones a problemas de seguridad y económicos, además de pedir libertades políticas, generando paralización de la vida cotidiana, agravado con ataques a instituciones públicas.

Además de buscar la imagen sobre la supuesta ingobernabilidad del lugar, se daban pasos agigantados para generar una guerra civil.

Pero para los reaccionarios, lo que hizo efecto en otras partes del mundo, en Hong Kong les fue imposible.

Porque tal panorama fue creado y ejecutado con éxito en Ucrania y Siria, como parte de la conspiración occidental contra la denominada Ruta de la Seda que, según el analista Raúl Zibechi, “es una de las vigas maestras del nuevo orden mundial, ya que en los hechos, la Organización de Cooperación de Shanghai es un desafío al liderazgo estadounidense en una región donde cada vez tiene menos influencia”.

Publicado el 07/28/2019 en Contrarrevolución, Marco Rubio y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: