Hello, BoJo: Apoteosis del preferido de Trump


Hello, BoJo: Apoteosis del preferido de Trump

Por Arnaldo Musa

Cuando el presidente norteamericano, Donald Trump, hizo su más reciente visita a Londres, expresó abiertamente que Boris Johnson debería ser el sucesor de Theresa May como primer ministro.

Y los ”dioses” complacieron al inquilino de la Casa Blanca, cuando el Partido Conservador eligió abrumadoramente a Johnson como su presidente y nuevo Premier, empoderando en el Reino Unido a un individuo que consideran, para bien y sobretodo, para mal, el “Trump británico”, por ser también imprevisible, enemigo de etiquetas, un elemento de línea dura y… mentiroso.

Si a Trump le sacan a menudo mentiras por él propaladas y que no le pueden hacer ruborizar más, Johnson es considerado así por personeros de distintas esferas en la Unión Europea (UE), demostrado durante una carreras políticas más extensa que la del Presidente estadounidense, cuando fue alcalde de Londres y Ministro de Relaciones Exteriores.

Tanto Trump como Johnson en su momento elogiaron el desempeño de May, le besaron en la mejilla, para luego expresar, de una manera u otra, su malestar por el desempeño de la ahora ex Premier en el tratamiento de la sala de Gran Bretaña de la UE (Brexit).

También este historiador y periodista de 55 años, calificado de excéntrico, usará su optimismo para tratar de quebrar el estancamiento de tres años de negociaciones fallidas sobre el Brexit.

“BoJo”, como lo llaman, se impuso a Jeremy Hun, de 52 años, su sucesor al frente de la diplomacia británica, con el 66% de los votos del partido (92 153) frente a los 46 656 de su rival, en una elección interna que tuvo un 87,4% de participación.

El flamante jefe del Partido Conservador se presentó este miércoles 24 ante la reina Isabel II, quien le confió la responsabilidad de formar el gobierno, y luego se personó frente la puerta negra del 10 de Downing Street, la residencia oficial del primer ministro en Westminster.

Ahora, al que llaman Trump británico, tendrá que enfrentarse de inmediato a los 27 líderes de la Unión Europea y a su propio parlamento.

Johnson tendrá dificultades internas frente a un sector de su agrupación, en desacuerdo con su estrategia sobre el Brexit, y la crisis diplomática con Irán por la captura de petroleros británicos en el Golfo, hecho este último que, de una manera u otra, respondió a una provocación de Londres, avalada por EE.UU.

EL PRINCIPAL DESAFÍO

Pero su principal desafío será sin dudas el Brexit, el problema que mantiene en crisis política al Reino Unido hace tres años y “agrieta” a la opinión pública británica. La cuestión obligó a renunciar a dos de sus antecesores: primero David Cameron, el 23 de junio del 2016 ante el inesperado resultado a favor del “sí” por escaso margen. Y Theresa May se alejó del cargo el mes pasado, luego de fracasar en los numerosos intentos de llegar a un acuerdo para una salida coordinada con la Unión Europea.

Entre sus promesas, el ex alcalde de Londres asegura poder sacar al país de la UE antes de la fecha límite del 31 de octubre, algo que se pospuso ya en dos ocasiones, y promete hacerlo con o sin acuerdo. Para lograrlo se muestra optimista: “Donde hay voluntad, hay solución”, dice.

Días atrás, incluso, hizo una comparación entre el proceso del Brexit y el primer paso del hombre en su llegada a la Luna. “Si ellos pudieron regresar a la atmósfera terrestre en 1969 con un código informático artesanal, podremos resolver el problema de un comercio sin fricciones en la frontera de Irlanda del Norte”, escribió en una columna en el diario Telegraph.

Sus opositores están alarmados de cómo Johnson cuestiona los puntos más delicados y complejos del Brexit, e incluso su atención a los detalles en sus cargos anteriores. En las calles, además, decenas de miles de personas salieron el sábado 20 de julio para decir “Sí a Europa”, y “No a Boris”.

Recuerdan que como Ministro de Relaciones Exteriores tergiversó el caso de una mujer británico-iraní detenida en Teherán, y como alcalde de Londres, fue acusado de apoyar grandes proyectos que resultaron fracasos.

Pese a eso, algunos de los que trabajaron con él mientras estaba al frente de Londres entre el 2008 y el 2016, dicen que en su equipo se rodeó de gente talentosa en su candidatura a Downing Street. El ex jefe de personal Edward Lester y el ex jefe de comunicaciones Willy Salden volvieron a acompañarlo en su postulación para las elecciones. Su campaña también incluye a muchos diputados y ministros actuales y anteriores.

Por supuesto que Johnson será obligado comentario en los tiempos venideros. Pero para el final, quedan estas palabras de su querido amigo Donald Trump:

“Me gusta, va a arreglar el desastre”.

Publicado el 07/29/2019 en Internacionales y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: