Brasil está siendo destruido por un gobierno de traidores


El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva denunció que Brasil está siendo destruido por un gobierno de traidores, con la entrega criminal a extranjeros de empresas estatales, bancos públicos, el petróleo y la minería.

«Hasta la Amazonía está amenazada por un Gobierno que no sabe y no quiere defenderla, que incentiva la deforestación, no protege a biodiversidad ni al pueblo que depende del bosque vivo», escribió Lula en una misiva que fue leída este miércoles por el excandidato presidencial Fernando Haddad en la Cámara de Diputados, durante un acto político en defensa de la soberanía nacional y popular, el empleo y contra la privatización.

Lula describió la práctica antinacional de Bolsonaro como una «ola de rendición y privatización depredadora» y alertó a los grupos económicos que se aprovechan de la situación para comprar el patrimonio público brasileño, formado durante décadas, señaló Prensa Latina.

Según el fundador del Partido de los Trabajadores, la entrega no durará para siempre y «el pueblo brasileño encontrará los medios para recuperar lo que les pertenece. Y sabrá cómo denunciar los crímenes de quienes traicionan, entregan y destruyen el país».

En su carta también señaló que ningún país cumplirá su destino si no construye su propio futuro, criticando así la sumisión del Ejecutivo de extrema derecha de Bolsonaro a los «gobernantes de otros países y sus intereses económicos, militares y políticos».

Advirtió que a lo largo de la historia, Brasil ha creado grandes empresas como Petrobras, Electrobras, Embrapa (Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria), bancos públicos, pero estos «logros están amenazados de desaparecer con el actual Gobierno».

Calificó de traición indescriptible «matar a BNDES (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social), vender el Banco do Brasil y debilitar a Caixa Económica, indispensable para el desarrollo sostenible, la agricultura y la vivienda».

Señaló asimismo que los ataques del Gobierno del exmilitar a las universidades públicas son también contra la soberanía nacional, pues un país que no produce conocimiento «siempre será sumiso y dependerá de las innovaciones creadas por otros».

El expresidente criticó además a Bolsonaro por entregar la política exterior brasileña a Estados Unidos. «Les dio (Estados Unidos), a cambio de nada, la Base de Alcántara, (…) degradó la diplomacia a una cuestión de familia y asesores que dicen que la tierra es plana».

(Juventud Rebelde)

Publicado el 09/05/2019 en América Latina y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: