Archivos diarios: 10/07/2019

Octubre: unos días que transformaron el mundo


Por Víctor Arrogante

En la madrugada del 25 al 26 de octubre de 1917, los bolcheviques derriban al Gobierno Provisional y toman el poder. El Asalto al Palacio de Invierno de Petrogrado, símbolo de la monarquía, fue un acontecimiento clave en la Revolución rusa. El alzamiento tuvo escasa resistencia. La revolución soviética comenzaba.

El creciente protagonismo de los consejos locales, creó en Rusia una dualidad de poderes: el legal del Gobierno Provisional; y el real de los soviets liderados por Lenin. La caída del Gobierno Provisional de Kerenski se consumó tras el Asalto. Los soviets se habían apoderado de los puntos estratégicos de la ciudad (central telefónica, estaciones de ferrocarril, y edificios oficiales). El crucero Aurora, anclado en el puerto, bombardeó el Palacio. Se constituyó un Consejo de Comisarios del Pueblo, formado por bolcheviques, que sustituyó al gobierno derrocado.

Eran las 12:30 de la mañana del 8 de noviembre de 1917 (25 de octubre en Rusia según el entonces vigente calendario juliano). «Anoche a las nueve empezó un vivo fuego de fusilería, ametralladoras y cañones alrededor del Palacio de Invierno, que dista de esta embajada solo unos 500 metros». El telégrafo repiqueteaba en Madrid las palabras que enviaba desde Petrogrado Justo Garrido Cisneros, el encargado de Negocios de la Embajada de España. Además de Garrido, también se encontraba en la capital la periodista, Sofía Casanova, corresponsal del diario ABC. «Al escribir estas líneas se oyen los primeros cañonazos dirigidos a la enorme mole roja del Palacio, donde el zarismo había concentrado sus imperiales esplendores y que ahora cobija al gobierno republicano bombardeado por sus contrincantes radicales pacifistas».

Lee el resto de esta entrada

La inquietud sobre Florencia Kirchner, del odio visceral a la admiración incondicional


Por Cecilia González

Florencia es una cineasta y activista feminista de 29 años, pero su vida está marcada por la atención y el juicio público porque se apellida Kirchner. Su caso es singular. No cualquiera es hija de dos presidentes ni porta un nombre que suscita extremos: del odio visceral a la admiración incondicional.

A menos de un mes de las elecciones en Argentina, su estado de salud es motivo de incertidumbre e impacta en las campañas. Su madre, Cristina Fernández de Kirchner, la única mujer electa y reelecta como presidenta en este país, ahora es candidata a la vicepresidencia en la fórmula que ella misma armó para que la encabezara Alberto Fernández, su exjefe de Gabinete, quien hoy lidera con holgura las encuestas y el 27 de octubre puede evitar la reelección de Mauricio Macri y convertirse en el nuevo presidente electo.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: