Daños del tabaco en la boca del fumador


Daños del tabaco en la boca del fumador

El consumo de tabaco produce un mayor riesgo de cáncer oral, lesiones en la boca y las llamadas enfermedades periodontales.

En lo adictos al tabaco, el primer lugar por donde entra en contacto esta maligna sustancia adictiva  con el cuerpo con la boca. Por eso, sus manifestaciones en ella van a ser más que evidentes y sumamente visibles. Pero por sobre todas las cosas, el tabaco causa numerosos y hasta graves enfermedades a nivel de la cavidad oral.

Está científicamente demostrado como el consumo de tabaco produce un mayor riesgo de cáncer oral, lesiones en la boca y las llamadas enfermedades periodontales.

Cualquier observador de los dientes de cualquier fumador, es capaz de distinguir a simple vista si es fumador o no. Los daños orales en los fumadores pueden variar de uno a otro. Pero en general se presentan ciertas alteraciones más allá de lo estético, pues le complican la salud a cualquiera de ellos, sea hombre o mujer.

Por eso, uno de los principales objetivos será prevenir o eliminar, tanto como sea posible hacerlo, la adicción al tabaco de cualquier persona.

LAS COMPLICACIONES

Entre las complicaciones en la boca de los fumadores se encentra un mayor riesgo de cáncer oral, disminuyendo notablemente tras 5 o 10 años después de dejar de fumar, mal aliento, retraso en la cicatrización de las heridas, manchas en la superficie de los dientes, arrugas en la piel de alrededor de la boca y de toda la cara, problemas en la integración ósea de los implantes dentales, disminución del sentido del gusto y mayor riesgo de inflamación y sangrado de las encías producida por las llamadas periodontitis y gingivitis, manchas en mejillas, encías y paladar, mayor riesgo de presentar candidiasis oral, nombre de un hongo, y alteraciones en la composición y en la cantidad de saliva.

CÁNCER BUCAL Y MAL ALIENTO

Está científicamente demostrada la relación entre los fumadores y el cáncer bucal en ambos sexos pues al existir componentes altamente cancerígenos en el tabaco, se convierte en la causa principal del cáncer oral; cuando se  suma el alcohol al tabaquismo aumentan marcadamente este riesgo.

Además, según una publicación de la revista  Journal of Dentistry, la saliva de las personas fumadoras contiene sustancias presentes en el humo del tabaco, potencialmente cancerígenas.

En general, a los adictos al tabaco se les tolera y se disimular por educación, el horrible mal aliento salido de sus bocas generado por varios factores y persistente en ellos mientras fumen.

OPERACIONES BUCALES Y ARRUGAS

EL tabaco disminuye el flujo de sangre hacia las heridas debido a la estrechez producida en los vasos sanguíneos de todo el cuerpo, incluida boca y encías, hay una vinculación entre mayor dolor después de una operación en la boca, el retraso en la cicatrización de las heridas y mayor riesgo de infecciones a ese nivel por esa razón, según se demuestra en publicaciones especializadas como la de la revista Journal of Wound Ostomy & Continence Nursing, así como de feas, finas y menos finas arrugas alrededor de sus bocas y en toda la cara.

Los implantes dentales se ven perjudicados gravemente por el tabaco, pues fumar perjudica gravemente al éxito de este tratamiento, tanto a corto plazo en la integración del implante con el hueso, como a largo plazo disminuyendo la vida útil de los mismos.

MANCHAS VISIBLES Y SENTIDO DEL GUSTO

El consumo de tabaco puede causar feas manchas en los dientes y otras de color marrón en las encías, visibles para todos. En la gran mayoría de fumadores son observadas esas fealdades no solo en los dientes, sino también en las  prótesis y restauraciones.

En personas fumadores tanto el sentido del gusto como las del olfato van disminuyendo por el tabaco. Un fumador necesita varias veces más sal en una comida para darse cuenta que está  salada.

MÁS CARIES DENTALES

También se ha observado una mayor concentración de bacterias que predisponen a la caries dental, como la S. Mutans. Por eso existe una relación directa entre el tabaco y la pérdida de piezas dentales. Esta relación puede ser debida tanto a la periodontitis, como al aumento de bacterias favorecedoras de caries dentales en la saliva, que aumentan el riesgo total de padecerlas.

Los adictos dependientes al tabaco presentan mucho mayor riesgo de sufrir periodontitis, perdiendo más cantidad de hueso de las encías, y por eso tienen más riesgo de perder un mayor número de piezas dentales a causa de ello. Aunque reciban tratamiento oportuno, la respuesta al tratamiento va a ser peor en estos adictos.

DAÑO Y PREVENCIÓN

El tabaco ocasiona numerosos perjuicios en la cavidad oral, aparte del daño  que traspasa a los fumadores pasivos por la aspiración del humo.

La mejor forma para evitar todos los serios problemas en la boca y el resto del organismo es la prevención, evitando fumar y por otra parte, eliminando el hábito de las personas ya adictas.

(Cubahora)

Publicado el 10/14/2019 en Salud y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: