Carlos Manuel de Céspedes, uno de los imprescindibles


Por Silvio J. Blanco

A ese hombre excepcional, Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo, los cubanos le rendimos, orgullosos, el homenaje perpetuo que merece quien fue capaz de ser iniciador de nuestras gloriosas gestas por la independencia de la patria allá por el 10 de Octubre de 1868, dando a conocer el Manifiesto de La Demajagua, anunciando al país y el mundo las causas por las que declaraba la guerra a España.

Es el mismo hombre que supo demostrar su grandeza humana cuando hizo libres a sus propios esclavos aceptándolos como verdaderos hermanos. Estas virtudes revolucionarias son las que nos hace afirmar que en Cuba solo hay una gran revolución que comienza en el 68, se fortalece en 1959 y seguimos combatiendo por la dignidad y el decoro nacional.

Había nacido en la heroica ciudad de Bayamo, la misma que sus pobladores prefirieron quemar antes que entregarla al conquistador español. Por sus incuestionables méritos ocupó el alto cargo de Presidente de la República en Armas entre 1869 a 1873, año en que fue destituido y poco tiempo después, vilmente asesinado a manos de asaltantes españoles, el 27 de febrero de 1874, en una finca del poblado de San Lorenzo de la Sierra Maestra.

Definitivamente, no es posible hablar de un Céspedes de mármol, es un ser humano imperfecto como todos, pero indudablemente muy cercano a la perfección por su heroísmo y alto valor patriótico; fue rebelde, inconforme, tuvo sueños y amores, pero con la vista fija y el corazón latiendo con desenfreno por la libertad de Cuba.

La vida ejemplar de este hombre no es posible reseñarla en unas pocas líneas, porque no podemos hablar de él, como tanto merece, si no es tras un estudio minucioso de su quehacer; quizás sí es posible que sirvan como una invitación, sobre todo a los jóvenes, para que lo estudien y, hacerle el merecido homenaje con nuestra actitud ante el Padre de la Patria de ayer, hoy y siempre. El mismo que lanzó el Grito de Yara con un ¡Viva Cuba Libre!, para iniciar la guerra por la independencia.

Es importante, como siempre sucede con Martí, mencionar unas palabras del Maestro:

…Y no fue más grande cuando proclamó a su patria libre, sino cuando reunió a sus siervos, y los llamó a sus brazos como hermanos”.

Por todas estas razones es que, por derecho, aparece nuestro Céspedes como uno de los imprescindibles, junto a figuras cimeras de la patria de ayer y de hoy, y de un Fidel que sigue viviendo en el corazón de todos los cubanos y cubanas, porque fue capaz de derrumbar la maldad y, en su lugar, edificar una revolución continuadora de aquel 10 de Octubre de 1868.

“Hay hombres dispuestos para guiar sin interés, para padecer por los demás, para consumirse iluminando”. José Martí

Un comentario sobre “Carlos Manuel de Céspedes, uno de los imprescindibles

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: