Marco Rubio, Lester Mallory y la falta de imaginación


Lester Mallory fue la mano dura de EEUU en los primeros tiempos de la Guerra Fría. En 1960, como Subsecretario de Estado, se encargó del “caso Cuba”.

En sus memorias confiesa que “hubo un momento en el que el país necesitaba comida. Propuse entonces detener todos los envíos de arroz a Cuba”. También, a sugerencia de la CIA, autorizó la destrucción de las refinerías cubanas mediante la introducción de agentes químicos en el aceite.

Pero la obra cumbre de Lester Mallory es su memorando de abril de 1960: “La mayoría de los cubanos apoyan a Castro… La única forma posible de que el gobierno pierda el apoyo interno es provocando desilusión y desánimo a través de la insatisfacción económica y las dificultades. Todos los medios deben ser utilizados” para “reducir los salarios reales y así provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno.”

La administración Trump y su piloto Marco Rubio repiten hasta el cansancio la fórmula Mallory. Siguen persiguiendo el arroz, el gas doméstico, el petróleo, los medicamentos  y hasta la colaboración médica de Cuba en medio de la peor pandemia mundial reciente. Contando, para ello, con el silencio cómplice de los medios.

El escritor Graham Greene se inspiró, sin duda, en individuos semejantes, cuando, en “El poder y la gloria”, uno de sus personajes dijo que “El odio es, simplemente, falta de imaginación”.

En CubaInformación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: