«Si morimos» de Ethel Rosenberg


Ethel Rosenberg dejó a sus pequeños hijos en 1953 este poema.

 

Vosotros sabréis, hijos míos, sabréis

porqué dejamos las canciones sin hacer

los libros sin leer, el trabajo sin hacer

para descansar bajo la grama.

No más lamentos hijos míos, no más

porque las mentiras y las calumnias fueron montadas

las lágrimas que derramamos y el dolor que nos penetra

para todos deberá ser proclamado.

La tierra sonreirá, hijos míos, sonreirá

y el verde sobre nuestro lugar de reposo crecerá

el crimen finalizará, el mundo se regocijará en hermandad y paz.

Trabajad y construid, hijos míos

construid un monumento al amor y a la alegría

al valor humano, a la fe que guardamos por vosotros, mis hijos, por vosotros. Julius y Ethel Rosenberg: ternura en el infortunio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: