Créalo o no…


Ambas noticias tienen como fecha de publicación este 3 de julio. La primera preferí sacarla de la cadena de televisión rusa RT y la otra, con elementos de la agencia española efe. Una es de Estados Unidos y la otra de Brasil. Ambas tienen que ver con la pandemia de la covid-19 y su común denominador es casi increíble, pero real.

¿Cómo imaginarnos esto?: estudiantes en EE. UU. organizan «fiestas COVID» con personas infectadas y el primero en contagiarse se lleva el premio, que consiste en poner dinero en un bote hasta que alguien resulte infectado y se gane todo lo recaudado.

El contagio, me imagino que se sepa una vez hecha la prueba al «agraciado», de quien no se dice nada respecto a que si con ese dinero podrá pagar la atención en algún hospital para ser atendido.

Según la abc News, varios estudiantes de la ciudad de Tuscaloosa (Alabama) que han sido diagnosticados con covid-19, asistieron a esas fiestas. Y cita al respecto a la concejala de la urbe, Sonya McKinstry, quien, además, aseguró que esos festejos se celebran tanto en su ciudad como en los alrededores.

BRASIL: «ABRIR, MUERA QUIEN MUERA»

Otra insólita pero cierta realidad. El alcalde de Itabuna, un municipio del estado de Bahía, al este de Brasil, que tiene colapsada la capacidad hospitalaria

para la atención a pacientes con la covid-19, anunció que este 9 de julio abrirá el comercio «muera quien muera».

La afirmación aparece en un video divulgado por las redes sociales, que se volvió tendencia en Twitter.

«Ordené publicar el decreto el día 8, para que el día 9 abra, muera quien muera», señaló el alcalde Fernando Gomes.

Itabuna, una región con 200 000 habitantes y que solo cuenta con 30 camas para la atención de pacientes con la covid-19, ya suma 2 751 casos confirmados y 69 muertes por la enfermedad.

Brasil, con 63 174 muertes y 1 539 081 casos confirmados del coronavirus, es el segundo país del mundo con más infectados, solo por detrás de Estados Unidos.

Se trata de dos naciones en las que sus respectivos mandatarios siguen mostrando su incapacidad e irresponsabilidad para desarrollar una política coherente en el control de la pandemia. El brasileño Jair Bolsonaro tiene obsesión con el estadounidense Donald Trump, y por eso exhibe su orgullo de parecerse a él, aunque sea en momentos tan críticos para el mundo y, en especial, para los habitantes de ambos países.

Un comentario sobre “Créalo o no…

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: