El bloqueo contra Cuba y algunas afectaciones “cotidianas”


El bloqueo también afecta al sector de las telecomunicaciones en Cuba

Por Laydis Milanés

El mensaje no me deja continuar, me molesta incluso. Llevo par de años utilizando WeTransfer en mi trabajo para compartir los videos o archivos pesados con facilidad y en poco tiempo. Una maravilla. Sin embargo, allí están esas letras impertinentes en la pantalla que quieren decirme algo: “El gobierno de los EE. UU. prohíbe el suministro de ciertos productos y servicios a países específicos. Lo que significa que, lamentablemente, no podemos brindarle nuestros servicios”.

Conclusión: ya no se puede acceder a WeTransfer desde Cuba por las vías tradicionales. Así de sencillo. Ahora la plataforma se suma a los más de 30 sitios prohibidos para Cuba, de los cuales 18 pertenecen a Google.

Me molesta, sí, pero no me sorprende. Estas son consecuencias del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba, que transversaliza los diferentes sectores del país y afecta a cada uno de ellos. En el área de la informática y las telecomunicaciones, solo en 2020, debido al recrudecimiento de esta política, se reportaron más de 65 millones de dólares en pérdidas en el sector.

Y hay más. El bloqueo limita los ingresos por exportación de servicios de telecomunicaciones. En este caso, servicio aeropostal es uno de los más afectados. De hecho, la compañía estadounidense American Airlines, a partir de la activación del Título III de la Ley Helms-Burton, suspendió su contrato con Correos de Cuba y la empresa recurrió a otra aerolínea para lograr la llegada de los paquetes desde esa nación norteamericana. Los costos se incrementaron el doble.

Por si fuera poco, el bloqueo prohíbe a Cuba acceder a productos que tengan el 10% o más de componentes estadounidenses. De esta manera, se limita la adquisición de tecnologías y equipamientos de altas prestaciones y líderes en el mercado, que son distribuidas o cuentan con patentes de entidades norteamericanas, entre ellos teléfonos fijos, móviles, antenas, sistemas informáticos. Como consecuencia, el país está obligado a comprar en otros mercados, mucho más lejanos y, por tanto, con mayores gastos.

El bloqueo es real, no un capricho nuestro. Afecta en las dimensiones de país y también en las personales, en la cotidianidad. No es sencillo, pero mientras tanto, los cubanos buscamos alternativas, intentamos sortear obstáculos, evitar las zancadillas, resistimos, andamos.

Un comentario sobre “El bloqueo contra Cuba y algunas afectaciones “cotidianas”

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: