Todo el revuelo causado por Estados Unidos con respecto a los llamados “ataques sónicos” contra sus diplomáticos en La Habana parece haber sido producto de ensayos realizados por experimentos patrocinados por el Pentágono o la CIA. Manuel Yepe ofrece en su artículo “Revelan misterios de los ataques sónicos” una hipótesis interesante y nada descabellada.